Arte y Psicoanálisis

Sección coordinada por Mariela Paoltroni
La carne dulce y triste (Pequeña teoría de la escultura)
por Teodoro Pablo Lecman

La escultura parece querer detener esta panoplia desorbitada, este panóptico del ciclo continuo de la materia y la vida, en un instante fijado para siempre.
Los cuerpos, como vaciados de su carne insolente, se endurecen en la piedra.
Estatuas de Lot o de Orfeo que se niegan a mirar atrás, porque no tiene pasado, son eternas.
Como si el ser humano hubiera proyectado su endoesqueleto como exoesqueleto, viendo lo que pasaba con los animales marinos (en última instancia la impronta de millonaria de años de los trilobites), en las esculturas, en los monumentos, en las casas, en sus ruinas al fin, que es lo que queda. Exoesqueleto de la cultura. Marc Augé deduce de ellas un tiempo puro (El tiempo en ruinas).

Más allá del saber.......Marguerite Duras
por María Graciela Trione

La artista es Marguerite Duras… la artista y más. “Reconozco esto en el rapto de Lol V. Stein, en el que Marguerite Duras evidencia saber sin mí lo que yo enseño”.
Ella, en verdad, no sabe lo que dice o, más exactamente, lo que escribe. Ella muestra una clara articulación entre su escritura y lo que está más allá de lo descifrable, de lo interpretable. Su escritura va más allá del significante por ella utilizado paso a paso.

Una voz, desde el sainete criollo al sainete nacional
por Abel Langer

Intento de trabajar el objeto voz y la imagen como elementos constitutivos del lazo social imaginario en la sociedad rioplatense.(...)Es a partir de considerar como posible la hipótesis del exceso, y de pensarla como factible de extender a otros aspectos de nuestra cultura, que tomamos el derrotero de “Leer letras de tango”, después de establecer para el mismo, tres posibilidades de abordaje: desde la danza, la música o las letras.

El forzamiento de Booz
por Sergio Zabalza

Booz endormi acunó durante décadas el discurrir poético infantil de varias generaciones de francófonos.
No en vano Jacques Lacan eligió ese poema de Hugo para dar cuenta de la estructura del lenguaje inherente al inconsciente. Por nuestra parte, y habida cuenta del esfuerzo de poesía que la orientación lacaniana supone, intentaremos desplegar el abordaje efectuado de los afamados versos, con el fin de ilustrar la operación de “forzamiento por donde un psicoanalista puede hacer sonar otra cosa que el sentido”

Nada, Vacío, Agujero, Objeto a: una serie en la experiencia artística.
por Irene Accarini

Describiré en un pequeño recorrido que va desde el esfuerzo de la Razón en filosofía hacia el arte actual para situar un interés del psicoanálisis. Así preguntamos si el esfuerzo hacia la razón oculta un horror al vacío, experiencia acuciante de nuestro tiempo.

El personaje y el semblante
por José Antonio Vidal

Mientras el sujeto se caracteriza por su división y su fluctuación en la relación con los demás el personaje en cambio es indiviso y constante, es una respuesta más que una pregunta. ¿Sería posible hacer extensiva esta definición a todas esas maneras de gozar que llamamos las nuevas formas del síntoma, como la anorexia, las patologías del acto, el travestismo, de las que podemos decir de entrada que comparten ese rechazo en lo que al inconsciente se refiere, al inconsciente como pregunta, a la división subjetiva? Quisiera examinar el sentido de esta palabra “personaje” y oponerla a la de semblante, cercana, en la perspectiva de Lacan, a la posición femenina y a la del analista. Así tendremos por un lado el personaje y en el extremo opuesto el semblante.

Rigoletto... ¿destino o responsabilidad?
por Peichi Su

El drama de Rigoletto ha sido considerado popularmente como una tragedia del destino dentro de la literatura operística. Cada vez que se hace oír la palabra “Rigoletto” afloran en nuestras mentes pensamientos tales como “pobre Rigoletto... qué destino trágico le ha tocado, qué mala suerte”. ¿Pero acaso esa es toda la lectura posible acerca de este drama? La vida nos ha enseñado a no conformarnos con demasiada rapidez... alguna fisura se ha dejado ver en los actos de Rigoletto, algo no nos permitió cerrar la historia con coherencia... algo quedó golpeando en la puerta... El presente trabajo intentará correr el velo que nos ha puesto la literatura popular para tratar de colocar nuestra mirada ante la inocultable verdad, verdad tan seductora como a la vez angustiante e insoportable.

Uno, repetición, arte.
por Mario Antmann

Dice Lacan en De nuestros antecedentes: “La fidelidad a la envoltura formal del síntoma, que es la verdadera huella clínica a la que tomábamos gusto, nos llevó a ese límite en que se invierte en efectos de creación” Se trata entonces de preguntarse cómo es que se produce esta inversión, en que punto aquello que repite en lugar de dirigirse a la producción sintomática se constituye en lo que deviene creativamente. Dice Lacan: "El sujeto es totalmente impotente a justificar y se produce significante; se produce S1 y tanto más impotente a justificar que este significante Uno lo representa para otro significante" Es a través de eso que pasan todos los efectos de sentido. Se trata realmente de la articulación entre S1 y S2. Esa articulación es la condición de los efectos de sentido. Tiene siempre algo de arbitrario. El sujeto no lo puede justificar. Y los efectos de sentido se taponan inmediatamente, produciendo un impasse. La astucia del hombre es colmar todo eso con la poesía, que es a la vez efecto de sentido y efecto de agujero.

A propósito de la muestra de León Ferrari: Cavilaciones de un católico
por José Emilio Burucúa

Lamento discrepar con los pastores de mi Iglesia. No me parece que la exposición de León Ferrari en el Centro Recoleta sea blasfema. Criticar y reírse de la religión hasta el extremo de la befa no implican un insulto a la divinidad. Al contrario, la historia nos ha enseñado que nuestra idea del Irrepresentable e Indecible puede aproximarse a Él y fortalecer nuestro amor por Él, después de haber aceptado y respondido con nuevos compromisos íntimos o con una conciencia inédita y retemplada de lo divino a las agresiones más feroces contra las formas visibles e institucionales de la religión (necesariamente inferiores y degradadas respecto de Aquél a quien proclaman servir).

La infancia del arte
por Martín Reyna

La imagen de los niños que pintan o de los niños que yo vi pintar me hace pensar en Picasso y en algunos aspectos de su obra. Recuerdo una niña de diez años, cada vez que venía a mi taller copiaba una reproducción de una pintura de Picasso, la pintura de la foto se modificaba , pero la lógica plástica desde la que componía su propia versión siempre se parecía a una pintura que podría haber ejecutado el mismo Picasso. Esta niña había captado la lógica de un período de la obra del artista y realizaba adaptaciones inexistentes. Ella aceptaba con mucha naturalidad un esquema fijo de trabajo -la reproducción elegida- y a partir de esta imagen, la acción de su propio gesto le revelaba movimientos inéditos que no existían en la imagen original.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta