Arte y Psicoanálisis

Sección coordinada por Mariela Paoltroni
De una fuente a otra. Parte 2
por Carlos Federico Weisse

Estamos en el plano de la aparición de la mirada, en el nivel de la aparición del asco, de la burla y el sarcasmo, de lo horroroso apenas sostenido por un andamiaje formal, y de distanciamiento del cual forma parte la transposición de los lugares, de las funciones en relación a la comunidad artística. Y aquí cerramos el arco tendido a través del abismo del arte, de un lado la belleza, la armonía de la forma y el color, los rasgos simbólicos sabiamente estructurados en una modulación deliciosa. La hermosa muchacha de La Fuente de Ingres, su promesa y recato, su delicada insolencia en la dialéctica de la entrega y la sustracción. Puro encanto y delicia detrás de la cual la mirada está clausurada, detrás de los ojos abiertos de la joven la mirada está bien oculta. En el otro polo La Fuente de Duchamp, el sarcasmo arrojado a las fauces del asco, convertido en obra de arte por el humor y el distanciamiento, por la transposición de la fábrica al museo, por la insolencia del gesto que arroja un orín imaginario a los ojos, un verdadero dar a ver mierda.

De una fuente a otra
por Carlos Federico Weisse

En la dimensión escópica, la temporalidad original se invierte y comienza con lo que es el instante terminal, es decir el instante de ver. Este momento terminal nos permite distinguir entre gesto y acto. El gesto de pintar implica que cualquier acción representada en un cuadro aparecerá como escena teatral, hecha necesariamente para el gesto.
La mirada implica una declinación del deseo de dar a ver. En la creación escópica estamos en esta dimensión, el gesto, en tanto movimiento que se da a ver, que se ofrece a la mirada.

Invención, creencia y erotismo
por Sergio Zabalza

Bastaría rastrear los elementos temáticos presentes...para comprobar la pregnancia que la articulación entre pasión y muerte arrastra desde los tiempos en que poetas y trovadores elevaron a la dignidad de mito historias como las de Tristán e Isolda: Un valiente capitán, que para el caso bien puede ser el equivalente de un caballero, su dama enamorada, los encuentros furtivos, la traición al orden establecido: sea éste el consorcio o el señor feudal, la muerte y el posterior encuentro en una vida pos terrenal. Sin embargo, la disyunción muerte o miseria forma parte de la misma traición neurótica propia de quien ha renunciado a la suposición de saber- la creencia- y, por ende, a soportar y trabajar un síntoma como testimonio de la responsabilidad que otorga su dignidad de sujeto.

Entre nosotros y yo
por Juan Carlos Muñoz Bojalil

Por eso, eso que tiene por nombre Arte, que como vicio, sería una mala arte, pues trato aquí de retrotraer esa parte que también somos, donde aparentemente no tienen nada de reprochable; esto en contraposición de las buenas artes o virtudes, porque las artes no serían otra cosa que habilidades, es decir hacer algo con lo que tenemos en el mundo, sea éste plástico, sonoro o como imagen. Supongo entonces, que tanto el lugar como el nombre del autor, como su función no pueden quedar fuera de este discurso, donde el arte es al parecer imprescindible. Pues bien sabemos que el autor, no es desde el Yo, ni desde el Nosotros, es ese que se produce para no quedarse en una significación, sino que deviene en eso que nombra, eso que da un lugar para que el otro sea. El autor como función de intersticio.

Marcel Duchamp: De “La Mariée…" ao "Etant donné" - Última parte: "Vivemos num mundo par"
por Luis Carlos Miranda

O que caracteriza este (três) objetos é o fato, bem pouco comum, de todos eles, em funçäo da semi-torçäo que os estrutrura, serem unilaterais. O que quer dizer que em todos eles, a passagem do interior apara exterior é contínua, sem saltos ou interrupçöes. Em todos les avesso o direito estäo simultaneamente do mesmo lado. Por isto, neles o espaço é contínuo. Estes ojetos näo criam barreiras ao espaço. Com o que Jacques Lacan dizia que eles “escamoteiam o furo”. Eles escondem, por trás de suas aparências corpóreas, o furo. Säo disfraçes do furo. E é por este motivo que podemos afirmar que eles säo radicalmente furados

Marcel Duchamp: De “La Mariée…" ao "Etant donné" - Parte II
por Luis Carlos Miranda

¿Será que a perpectiva, só pelo fato de estar pintada, näo vidro, mas numa tela comum de tecido como fizeram De Chirico e muitos outros, surrealistas ou näo, corre o risco de perder a máxima eficácia da sua rigidez, mesmo que opintor näo queria que isto aconteça? As razöes que Duchamp apresenta para o uso do vidro säo pouco convincentes, elas se limitan a questöes técnicas, que quase nada esclarecem do seu pensamento como artista de idéias avançadas. Alem do que, näo seria necessário fazer pintura sobre vidro para “eliminar toda idéia de ‘mao’, de mateira” como ele declarou.

Marcel Duchamp: De “La Mariée…" ao "Etant donné" - Parte I
por Luis Carlos Miranda

Näo pretendemos discutir aqui, até que ponto Marcel Duchamp ou os cubista estariam certos ou errados, certo ou errados nas suas concepçoes sobre a quarta ou qualquer outra possível, ou impossivel dimensäo conferida ao espaço. Pois o que importa e verificarmos que, tanto Duchamp quanto os cubistas estavam interessados em abordar, näo apenas a pintura, mas a arte em deral, sob uma nove ótica, sob um novo pensamento estético.

Bristol o paisajes sobre el drang
por Juan Coulasso

Más allá de la angustia (Angst) que adviene en el sinsentido de la desesperación que sobrevuela al enfrentarse con la falta, con la propia y con la del otro, prefiero a veces considerar la ausencia, como la causa misma de la creación y por lo tanto como un fenómeno liberador, activo, en el sentido que le adjudica Nietzsche a lo largo de su obra. Entonces, deconstruir la autobiografía, o bien el propio síntoma (la creación mayor del neurótico), se transforma potencialmente en el paso previo al hallazgo de un nuevo goce, fundado en una nueva historia, dentro de la cual pueda sentirse un poco menos sujeto, una poco más absuelto. Aquí reside, si se quiere, la verdadera subversión que cada cual debe realizar, si acaso es posible, con su Pasado.

La letra de Borges
por Silvia M. Mizrahi

Es claro que, cuando en un atisbo, parece encontrar la clave, la llave, la respuesta, ésta irremediablemente se diluye en falsedades, olvidos o confusiones, que la vuelven inútil. Sus soluciones están condenadas al fracaso, por lo que apela a las ficciones literarias para comunicar el drama o la magia del destino humano. Me parece interesante la insistencia en una revelación presentida, que parece querer manifestarse, pero que no se concreta y que es según él la esencia del hecho estético. Mensaje que esperamos y que nos agita por su condición de inasible.

Representación, poder, comunicación
por Ana Güemes, Jorge Turrillo,Carlos Weisse, Mario Antmann y Gabriela Trapero

¿Cuál es la posibilidad del arte frente al discurso de la época? Su posibilidad estará en poder reflejar, subvertir o al menos dejar al descubierto las categorías dominantes de dicho contexto histórico, su límite será el que ese arte sea capaz de atravesar. Su capacidad de atravesar ese límite estará en relación al modo que esa época tiene de ocultar la Cosa, el das Ding, de intentar mostrarlo en demasía en un afán fracasado de velarlo, o quizás a la manera de la anamorfosis en causar la mirada desde otra perspectiva.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta