Cine y Psicoanálisis

Sección coordinada por Laura Kuschner
Sección coordinada por Juan Jorge Michel Fariña
El eterno retorno de lo igual: la compulsión a la repetición en “Los suicidas”
por Gabriel Martín Yurdurukian

: “Los Suicidas”, adaptación cinematográfica de la novela homónima de Antonio di Benedetto, parece ser un película que, valiéndose del tema del suicidio como pedestal, aborda también la idea de un destino fatal en la existencia de los seres humanos. Idea que S. Freud trabajó y que lo llevó a postular, en 1920, la presencia en la vida anímica de las personas, de una compulsión a la repetición que se instaura más allá del principio de placer, compeliendo al sujeto a enfrentarse, una y otra vez, con la repetición de las mismas vivencias dolorosas y displacenteras. Mecanismo incoercible que, en definitiva, se encuentra al servicio de las pulsiones de muerte y de la autodestrucción del individuo.

Frankenstein, hacerse cargo
por Hugo Dvoskin

Mary Shelley, novelista inglesa, en 1818 y con 20 años publicó esta primera obra de éxito inmediato en la crítica y el público. Llamativamente ninguna de sus siguientes obras (novelas, libros de viaje, relatos y poesías) alcanzó popularidad. El rotundo éxito no fue entonces debido a la genialidad literaria de su autora. Nos interrogamos por las marcas y los fantasmas que han estado en juego para que esta obra haya logrado el éxito que aún tiene, después de dos siglos. ¿Qué proceso condujo a que la innominada “Criatura” heredara plenamente el nombre del científico? Es evidente que el nombre Frankenstein, incluido en el vocabulario cotidiano, refiere de forma exclusiva al “monstruo”. Incluso el nombre de la autora del libro no ha alcanzado notoriedad. Si Borges es un autor al que los personajes no han hecho sombra; Frankenstein es un personaje que ha dejado en las profundas penumbras a sus creadores, el científico y la autora.

Marat/Sade
por Carlos Faig

El 13 de julio de 1808, exactamente quince años después del asesinato de Jean-Paul Marat a manos de Charlotte Corday, con motivo de la visita de un grupo de aristócratas al hospicio de Charenton, el Marqués de Sade escribe y dirige una obra teatral sobre los últimos días de la vida del revolucionario francés.

“La carta robada” a través del cine y la literatura. Entwendete, o el sufrimiento de una espera
por Natacha Salomé Lima y Juan Jorge Michel Fariña

Fuera de todo catálogo, existe como curiosidad una película argentina cuyo guión fue escrito en azarosa coincidencia con el centenario de la publicación del cuento de Poe (1844) y estrenada en 1948 bajo el anodino título de Los secretos del buzón.

La vida de los otros o el último comunista
por Hugo Dvoskin

“La vida amorosa es de mucho interés para el partido”, enuncia el director del servicio de inteligencia. El telón de los párpados se levanta y el espía, cuya vida ha sido generosamente entregada a la causa del socialismo, ve por primera vez que los ideales del buró no coinciden con el renacer de la condición humana.

Ser paranoide: Sobre el goce, la adolescencia, la responsabilidad subjetiva y la configuración del síntoma como ruta de vida
por Astrid Álvarez de la Roche

Alex pone sobre la mesa uno de los problemas más fuertes para el ser humano: la más honda soledad del sujeto, su estado de precariedad respecto del lazo social, estructural y contemporáneo en la relación con el goce. Para los adultos interesados, la pregunta que puede generarse al final del film, articulada a nuestra labor sería: ¿De qué maneras hacer lazo, conectarse con estos jóvenes, para poder ayudar a aquellos, si lo desean?

Responder por la vergüenza
por Juan Jorge Michel Fariña

Llevar al cine una novela es siempre una empresa incierta. La más de las veces el resultado resulta frustrante para los lectores, que no pueden evitar comparar el texto con el film y sentirse desilusionados o directamente estafados. Las ilustres excepciones –como la versión de El nombre de la rosa, de Jean-Jacques Annaud, sobre la célebre novela de Umberto Eco– muestran que la clave radica en entender que se trata de dos lenguajes diferentes. Dos cuerdas que vibran separadas y que, a veces, se tocan en momentos magistrales. Cuando ello ocurre, el cine deviene un acontecimiento que logra potenciar el texto literario. La película El lector, sobre la novela homónima de Bernhard Schlink (Der Vorleser, 1995), que por momentos precipita hasta la exasperación páginas memorables del libro, logra sin embargo instantes de lucidez que devienen inolvidables.

Entre los muros
por Carlos Faig

El film se ocupa de la relación de un grupo de alumnos con François, su profesor de francés –el propio François Bégadeau, coguionista del film. Este se ve en problemas en cuanto se produce una situación difícil con unas alumnas. Un compañero que intenta defenderlas actúa de manera torpe y agresiva y lastima a una de ellas.

Casablanca, Ilse, Rick y Laszlo, una cita en el aeropuerto
por Hugo Dvoskin

Si de un clásico se trata, es porque ha podido atravesar el tiempo y no quedar sujeto a una exégesis única y convoca a nuevas lecturas. Un clásico es un llamado a una nueva lectura porque aún tiene para decir. Intentaremos en este comentario, tomar ese desafío considerando principalmente la travesía de cada uno de los personajes.

Cuatro minutos
por Carlos Faig

Traude Krüger (Mónica Bleibtreu) es una anciana pianista que da clases de música en una cárcel alemana. Allí descubre el talento de una joven y conflictiva presa: Jenny (Hannah Herzsprung), de 21 años. Frau Krüger decide presentarla a un certamen musical destinado a jóvenes intérpretes. Las dos mujeres, en apariencia en todo opuestas, se verán obligadas a trabajar en equipo y aprender a respetarse.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta