Cine y Psicoanálisis

Sección coordinada por Laura Kuschner
Sección coordinada por Juan Jorge Michel Fariña
El ojo andaluz
por Emilio Malagrino

Un Perro Andaluz, cortometraje más significativo del cine surrealista, tiene como origen la confluencia de dos sueños de sus realizadores. Salvador Dalí soñó con hormigas que pululaban en sus manos en torno a un agujero, y Luis Buñuel soñó con una navaja que seccionaba un ojo. Las dos imágenes de apariencia antagónicas, ocultan en su seno una matriz angustiante. La presentificación de un corte en lo real del cuerpo. Lo siniestro que bombardea el esquema físico, el mirar, el tocar, como símbolos de la actividad sexual.

Tiempo de Valientes
por Fernanda Salmerón

Mariano Silverstein es un psicólogo que en razón de haber sido acusado por un accidente de tránsito en el que atropelló a una mujer, se ha acogido a la medida judicial de la probation. Por tal motivo le es asignado asistir a un detective policial, Alfredo Díaz, quien se supone se encuentra en un momento de crisis por haber descubierto recientemente que era engañado por su esposa. Tras haberlo acompañado durante la jornada, Silverstein decide invitar a cenar a su asistido, quien a punta de pistola le arranca la confesión a la mujer del primero (Diana) respecto de cierto affaire amoroso con un profesor del taller literario al que asistió.

El niño
por Adrián Tignanelli

Juan Carlos Indart comenta respecto del término “función”: “Funcionar es liberarse de la obligación contraída, cumpliéndola”. En este sentido, un padre es aquel que asume el cargo de “paternidad” y se libera de sus obligaciones en la medida en que las cumpla . No sorprende, entonces, que sea fortuita la circunstancia por la que la función paterna esté encarnada en el padre biológico, pero mucho menos el desinterés de un padre biológico en encarnarla: está muy claro que nuestro personaje permanece libre de cualquier deuda y obligación respecto de una función que -hasta con repugnante sencillez- llega a negar durante un interrogatorio policial.

Flores rotas: la historia de un Don -> Juan
por Viviana Victorero y Betina Ramos

El film Flores rotas del director Jim Jarmusch relata el viaje que realiza el personaje principal, Don Johnston, un Don Juan que ronda los 50 años, buscando a la supuesta madre de su hipotético hijo. Si, como propone Lacan, un hombre ha asumido la posición masculina, tomará a una mujer en tanto no-toda, es decir que ésta estará dividida en sus funciones de madre y mujer; ello se pondrá en juego en las peripecias de nuestro Don Juan, pero hay algo más que Don Juan deberá consentir para situarse como padre.

El maldito policía
por Hugo Dvoskin

Nuestro héroe, el maldito policía, ha ingresado no hace mucho en la pendiente. Presenta una asimetría entre su estado físico, su porte que aún se mantiene, y la caída subjetiva que ya se anticipa. La película se inicia quizás, cuando la caída aún podría ser dialectizable.

La mágica linterna de Bergman
por Eduardo Mandet

Me retiro antes que mis actores o mis colaboradores vislumbren al monstruo y los invada el asco o la compasión. He visto a demasiados colegas morir en la pista del circo como payasos cansados, aburridos de su propio aburrimiento, silbados o abucheados o cortésmente silenciados, apartados de los focos por bondadosos o despectivos mozos de pista. Tomo mi sombrero, porque aún llego a la percha y me voy andando solito... La creatividad de la vejez no es, en verdad, un axioma. Es periódica y está condicionada, aproximadamente como la sexualidad, que se va extinguiendo suavemente…

La vida de los otros
por Analía Dominguez Neira y Agustina Saubidet

El escenario elegido es el símbolo de una caída, la bisagra de una época. Para algunos ese cambio refiere al pasaje entre la pre modernidad y la modernidad, o de la modernidad a la postmodernidad. Lacan captura algo de este viraje cuando desarrolla el discurso capitalista como el quinto discurso, allí donde un sujeto se esboza “sin referencia”. La película se enmarca en la lógica del amo. Quizás si tuviésemos que referenciarla en nuestros días sería un “Gran Hermano” donde espía y espiado son parte de un gran escenario que hace coexistir política, cine y miseria. Pero el director elige ese quiebre que, podríamos pensar, denuncia que el cambio de época, lejos de acercar al otro, lo invita a construir un muro diferente, invisible.

Los circuitos del grafo ¿Lectura-escritura de la responsabilidad?
por María Elena Domínguez

Un grafo. “¿Qué es un grafo? Es un conjunto de caminos” . Caminos como los que Freud ubicó para la formación del síntoma. ¿Pero, cómo logrará Bitsey Bloom, la fiel reportera, no perderse entre ellos si David mismo se ha extraviado de la vía del deseo? Miremos nuevamente. Efectivamente se trata de un grafo conocido de Lacan: el grafo del deseo, pero no erremos el circuito a desplegar para responder la pregunta: ¿culpable o responsable?, o mejor dicho ¿de qué es responsable? Aceptemos, entonces, la invitación que David le hace a la ganadora del Premio Pulitzer: leer, como lee un analista la escritura de su fantasma

El gran pez
por Susana Espíndola, Ana Eyheremendy, Grisela Sixto

Lacan nos dice que el mito es la tentativa de dar forma épica a aquello que opera en la estructura. ¿Quién cuenta el cuento de El Gran Pez? Es el hijo quien hace presente al padre contando historias: “Al hablar de la vida de mi padre, es imposible separar hechos y ficción, el hombre del mito. Lo mejor será contar su historia como él me la contó. No siempre tiene sentido y muchas cosas nunca sucedieron”. Nos hace escuchar su propia “novela familiar” a través de los relatos oídos en su infancia: historias de gigantes, brujas, amores y mundos fantásticos. En el mito individual del neurótico, Lacan dirá que la verdad no puede ser apresada, no puede sino expresarse de una manera mítica y es en este sentido que se puede decir lo imposible de decir.

El extraño mundo de Jack
por Daniela Salinas

Nuestro personaje es Jack Skellington, habita en la tierra de Halloween y es el maestro del miedo. Todos los habitantes del pueblo lo aclaman, lo consideran el mejor. Jack organiza todos los años la fiesta de Halloween. Sin embargo, ya no encuentra motivación. Por azar ingresa a un mundo inédito para él, donde reina la alegría: la tierra de la Navidad. Comienza a investigar qué es la Navidad y decide llevarla a cabo él mismo. Para poder organizarla, Jack debió explicar a los residentes de Halloween (brujas, vampiros, monstruos, etc.) qué es la Navidad. Pero ¿cómo se introduce un nuevo significante en este particular? ¿Qué sentido puede adquirir? ¿Es posible transmitir la Navidad en términos lógicos? ¿Se puede entender el significado de esta festividad sin haberla vivido? Además, ¿no se debería considerar la Navidad como perteneciente a otro particular?



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta