Colaboraciones

Sección coordinada por Florencia Fracas
Estoy en manos de un psicópata. ¿Qué hago?
por Hugo Marietán

Esta es una de las preguntas más frecuentes que le hacen a un especialista que trabaja con personas afectadas por estar relacionadas con psicópatas. ¿Cómo me saco de encima un psicópata? Desde luego que no estamos hablando acá del psicópata exacerbado: el asesino serial, el violador secuencial ni el perverso intenso. Sino que hablamos del que el he llamado "el psicópata cotidiano": el que ejerce su psicopatía en la pareja, en la familia, en el lugar de trabajo, en el club. Aquellos que muestran sus rasgos psicopáticos y no son señalados como asociales.

¿Quién quiere sanar?
por Luigi Burzotta

Había dado este título a lo que pretendía desarrollar en un discurso, para responder a una cuestión que, promoviendo la eficacia como criterio principal para medir la importancia del psicoanálisis, sometía ya esta praxis bajo la sección genérica de la terapia, en la frase que generaba el título y el argumento de dos días de estudio: “¿El psicoanálisis es una terapia eficaz?” Tengo que confesar que simplemente con este título bajo forma de pregunta, ¿Quién quiere sanar?, tan sólo con el hecho de plantearme una pregunta como ésta, que se encontraba en el vilo de la ambigüedad, pasando por alto la eficacia, tenía la presunción de responder, volviendo a dar la vuelta a la cuestión sobre la licitud que el psicoanálisis deba proponerse como terapia.

¿Qué guerra?
por Alejandro Méndez Parnes

El artículo que sigue sólo pretende compartir una reflexión acerca de una particularidad que concierne a la historia del psicoanálisis: la guerra. ¡Cuidado! No hablo aquí sobre las guerras mundiales, sino de la guerra que el psicoanálisis, desde Freud, viene librando. Precisar esta guerra no es tarea sencilla para ningún investigador, y tampoco es mi propósito ofrecer algún tipo de coordenadas al respecto, aunque sí quiero dejar en claro que no hay dudas de la existencia efectiva (no las había antes y tampoco las hay ahora) de los enemigos que acechan para destruir el edificio del psicoanálisis.

Frente a lo traumático de la guerra, la ética de la palabra
por Graciela Ana Pérez

La guerra como forma de presentación de lo traumático invita a considerar la noción de trauma. Entendido como acontecimiento, el trauma se ubica como un episodio externo a la estructura, capaz de suscitar "los afectos penosos del horror, la angustia, el dolor psíquico". Acontecimiento contingente, irrupción de un Real, encuentro azaroso con la posibilidad de muerte. De la sensibilidad del sujeto afectado dependerá que dicha vivencia se haga valer como trauma.

Maradona: ¿Un héroe trágico?
por Roberto Harari

La tragedia de Diego Maradona -y digo así porque se trata de un héroe, intentaremos fundamentar por qué cabe denominarlo así- cuya trayectoria vital lo ha ido acercando paulatinamente al encuadramiento característico propio de un héroe trágico. Véase, en ese sentido, cómo coincide la siguiente semblanza inicial postulada por Lacan con la trayectoria personal del conocido ex futbolista: "[.] el héroe de la tragedia participa siempre del aislamiento, está siempre fuera de los límites, siempre a la vanguardia (en flèche) y, en consecuencia, arrancado de la estructura en algún punto".

El Otro del argumento
por Claudio Deluca y Ximena Calleja

Cuando nos referimos a asociar libremente, deberíamos pensar en una libertad condicionada, condicionada por la estructura del lenguaje, el cual imposibilita que todo pueda ser dicho. Que se digan palabras de manera azarosa con cierta libertad no nos permite a los analistas captar su relación con el goce -por lo menos en un primer momento-, esa captación será un trabajo a producir con el devenir del análisis.

Escritura y versiones de la letra en el análisis
por Julio Moscón

Una vez que el analizante se deja llevar por la asociación libre, descubre muy pronto lo que ya era un presentimiento dictado por su malestar. Me refiero a que se encuentra ineludiblemente con esa red significante que lo tiene atrapado, con esos caminos y rodeos que paradójicamente transita, a pesar de que lo llevan (o justamente por eso) más allá del principio del placer. En esas fijaciones pulsionales que hacen a su repetición, detectadas en medio del devenir de la palabra que se reitera en cada sesión, y en la que los significantes van corriendo sin que se sepa a priori qué trazado va a dibujarse, leemos de a poco algo que se escribe con insistencia una y otra vez, el precipitado de ciertas marcas que se repiten, cierta escritura que se va esbozando y puliendo al ritmo de la escucha, las intervenciones y los efectos de interpretación analítica que cada tanto sobrevienen y la trastocan.

Lógica del acting out y del pasaje al acto
por Rómulo Lander

El “acting out” muchas veces es muy útil en el trabajo analítico. La conducta expresada en estos actos, muchas veces incomprensible, es una forma de obtener información de lo que el paciente no es conciente y asunto de lo cual no puede presentar en palabras. Estos actos tienen tanto valor como el trabajo de los sueños, que como sabemos nos permite conocer algo de lo inconsciente en cada paciente. El acto muestra aspectos de la vida mental que el paciente no puede poner en palabras.

Más allá del principio de razón
por Sebastián León

El presente texto procura interrogar el lugar del juego en la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud, a partir de algunos aportes de la filosofía de Martin Heidegger. El artículo sugiere repensar la conceptualización del juego como función psíquica en referencia a la condición de estar-en-juego propia de la existencia humana. Luego de revisar el estatuto del principio de placer y las concepciones del juego en la teoría de Freud, son introducidas las nociones de «principio de razón» y «ética del juego», como modo de reformular algunas de las consideraciones freudianas sobre el psiquismo humano.

En algo hay que creer
por Pablo Fernando López

La idea es compartir un recorte de una experiencia clínica con un sujeto psicótico, con la particularidad, no deseada, de asistir a conceptos fundamentales en la fenomenología de esta estructura. Me refiero al tiempo de descompensación, con la irrupción de los momentos de perplejidad, alusión, suplencia, metáfora delirante y compensación.
La particularidad del caso permite distinguir tres momentos claros, dentro de una psicosis, atravesados por circunstancias por fuera de la dirección de la cura y la compensación maniobrada dentro de la misma



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta