Colaboraciones

Sección coordinada por Florencia Fracas
¿Hay novación en psicoanálisis?
por Diana Voronovsky

Consideramos que esta pregunta interesa al psicoanálisis en tanto da entrada a una cuestión crucial: mantener vivo un debate con relación a lo que hace avanzar el psicoanálisis; lo nuevo que adiciona, no sustituye ni reemplaza pero puede establecer un trazo diferencial decisivo en el orden de la praxis. Se trata de una cuestión crucial ya que articula conceptos que hacen al fundamento de la misma.

Incidencias de lo político y social en el Acto psicoanalítico
por Ricardo Díaz Romero

Intento colocar sobre la mesa los elementos de la estructura del “acto psicoanalítico”, a los fines dedar sustento a dos hipótesis. La primera hipótesis dice que las políticas de la polis (en las que incluyo las de la Salud Pública), que las políticas de la Universidad, que las políticas en la que se soporta el discurso social, no cuentan – estructuralmente hablando – con ningún lugar, con ninguna posibilidad donde pueda inscribirse, donde pueda registrarse un analista efecto del “Acto Psicoanalítico” como tal. La segunda hipótesis, que está adelantada en mi título, puede enunciarse así : más que la incidencia del acto psicoanalítico en lo político y social, parecería que es lo político y social lo que incide en las posibilidades del “Acto psicoanalítico” como tal

De la clínica con veteranos de Malvinas
por Graciela Pérez

La guerra, como emblema de una situación límite, representa un "estado extraordinario", "estado de excepción". Los veteranos de Malvinas son los testigos actuales de ese estado de excepción, son ellos las excepciones. Sujetos a los efectos traumáticos del campo de batalla, el trauma impresiona en sus relatos. El peligro, la sorpresa, la falta de preparación, la amenaza permanente para la propia integridad física y psíquica, el azar, la contingencia, la angustia como reacción del yo frente al peligro revelan el encuentro con lo real del trauma. Encuentro con algo no previsto, fuera de todo cálculo, mal encuentro con el horror, cita fallida con lo Real. Encuentro a destiempo, que acontece demasiado temprano para los chicos de la guerra.

El fin del psicoanálisis - según Noticias (1)
por Martin Krymkiewicz

Si los interesados en el psicoanálisis esperaban encontrar en esta nota una buena oportunidad para pensar argumentos racionales y científicos críticos al psicoanálisis, es recomendable no perder el tiempo.
Sin embargo, el artículo no deja de ser un excelente ejemplo del discurso mass-mediático, en este caso promoviendo las "modernas", "científicas", "breves" y "eficaces" terapias cognitivo-conductuales (TCC).

Lo que el callar nos otorga
por Luis Vicente Miguelez

M. Elíade decía que para "curarse de la obra del tiempo, es preciso volver atrás y llegar hasta el comienzo del mundo". El psicoanálisis, su práctica clínica, constituye no sólo una genuina oportunidad de reescribir un acontecimiento del pasado, sino que en tanto experiencia abierta a lo nuevo como apuesta y como asombro, genera un corte en el continuum temporal, una verdadera brecha del tiempo, donde el presente no está determinado absolutamente por lo que ya fue o por lo que nunca ha sido. Pudiendo entonces resistir al efecto estructural de convertir instantáneamente lo actual en memoria, el decir en lo ya dicho, para reconquistar la dimensión realizativa del habla. Acontecimiento que brinda la posibilidad de que el sujeto decida la manera particular de tomar lugar en su historia.

Articulaciones de lo actual y lo real
por Susana Gass

Sabemos que lo actual no es el presente, ambos son conceptos diferentes tanto desde el punto de vista temporal como estructural.
¿Qué podemos entender como "actual" desde el psicoanálisis?
En la lógica de los registros, ¿qué preponderancia desde lo actual tiene lo Real, haciendo alusión a mi título?. Como Freud lo pensó, se trata de una forma de neurosis donde no hay actualización mediatizada del conflicto, sino actualidad inmediata de una tensión. Sólo una reacción específica

Encuentros de la vida amorosa: sexualidad femenina y masculina
por Mónica Federmann

Hablar de la vida amorosa nos introduce de lleno a hablar de hombres y mujeres, de las particularidades de la sexualidad femenina y masculina y de cómo el Otro social hace historia en la singularidad. Los diferentes avatares del atravesamiento por los complejos nucleares, complejo de Edipo y complejo de castración dan cuenta de que el proceso de adquisición de la identidad sexual, ser hombre o mujer, está marcado por el lenguaje.

Bataille y el masoquismo
por Ana Petros

Georges Bataille, nos dejó un libro precioso, en el sentido de un hallazgo, titulado Mi Madre, otorgándonos la posibilidad de "leer" la puesta en acto y el despliegue de un goce que, por su estructura misma, está hecho para escapar a su aprehensión... Lo que nos hace retornar al siguiente el enigma freudiano: ¿Es que el Principio del Placer, se encontraría narcotizado para que ciertas pulsiones tomen como fin al dolor y al displacer, a la humillación moral? .

El arte de la puntuación
por

Es en el final del Ulises, en el apartado conocido como el "Monólogo de Molly" que, en su omisión más radical de los signos, el "arte" de Joyce muestra el sueño de escribir de un modo tal que la puntuación no haga obstáculo al ritmo. Que se deje oír la melodía de la lengua, así como los saltos que indican el ritmo de un autor que sabiéndose siervo del lenguaje, hace de las palabras sus criadas. Así, el arte de la puntuación lograda por Joyce, viene a mostrar con su obra algo que incumbe a nuestra práctica como analistas. A saber: que la palabra no se agota en sus articulaciones significantes sino que incluye un elemento musical que al hacer oír el ritmo, la cadencia y la melodía, permite alcanzar lo que de inaudito tiene la palabra.

El despertar como acto
por María Eugenia Vila

"Un acto está ligado a la determinación del comienzo" dice Lacan, determinación que implica una cierta "localización significante" .
Freud sitúa en la pubertad un segundo despertar como producto de los cambios físicos que la misma introduce. "Cambios que han de llevar la vida sexual infantil hacia su definitiva conformación normal". Por lo tanto, es de observar que si bien esto marca un comienzo, es necesaria una localización significante para que, en el sujeto, este despertar adquiera la dimensión del Acto. El segundo despertar, lo enfrenta con la posibilidad del acto sexual, lo que requiere una preparación para el mismo. Representa "una entrada en la vida y en un cuerpo" por lo tanto, la cubierta imaginaria que abrigó la infancia, ha de ser renovada. Es necesario un nuevo reanudamiento que permita nuevos enlaces, conjugando sexualidad y muerte y posibilite, en alguna medida, hacer frente a la irrupción de ese real pulsional.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

Actividades 2018
Leer más
Realizar consulta