Colaboraciones

Sección coordinada por Florencia Fracas
El rechazo de lo trágico (o la cruzada por Juan Carlos)
por Sergio Zabalza

El duelo es una perspectiva privilegiada para visualizar los efectos de la división subjetiva que el lenguaje impone al ser hablante.

... si aquel que nos engendró no sabe sobre la muerte, es inevitable entonces enfrentarnos con la dimensión absurda y contingente de nuestras vidas. El saber agujereado del padre supone nuestra propia inconsistencia vital, ya que desde este enfoque no hay causa que justifique nuestra existencia. Se trata de un "dolor de existir" que se transmite en el hueco que la filiación simbólica vehiculiza en el lenguaje. Si interrogamos al apellido que somos tan solo resonará la mise en abyme de un eco insustancial.

Comunicación on line. ¿Es posible la terapia on line?
por Sonia Cesio

La historia de la humanidad agrega a su lenta, inexorable e interminable evolución, el 'universo on-line' que tiene la jerarquía de acontecimiento e instaura marca en la subjetividad, formando parte de los rasgos distintivos de nuestro tiempo. Se lo incluye también como el problema del devenir: aquello que aparece como punto de creación, que estuvo siempre pero que de pronto, irrumpe (al estilo del decir de Gilles Deleuze).

Acerca del valor terapéutico de trabajar con padres en el psicoanálisis con niños
por Claudio O. Steckler

El lugar de los padres con relación al tratamiento parece no ser patrimonio de la práctica con niños, sin embargo, en otras ocasiones, donde se trata de personas con cuadros graves, que comprometen su autonomía, se presenta la ineludible necesidad de dar cabida, en el contexto del tratamiento, a algunos “otros significativos” en la vida del sujeto. Se me ocurren direcciones posibles de reflexión. Una de ellas, sería interrogarse por el lugar que le compete a estos “ otros”, en el sentido del espacio que le asignamos cuando... o bien los convocamos( sería el para qué ? )... o bien cuando son ellos los que piden venir; si los “dejamos pasar” entonces: para qué ?. Digo, porque hay un lugar que el analista produce en el acto de abrir la puerta para que aquellos otros entren; entiéndase que me refiero al carácter simbólico de “abrir la puerta” y a todas las derivaciones asociativas que de allí puedan surgir pero también a su carácter real: dar una hora, escuchar, intervenir, hablar, dialogar con estos “otros”.

Abstinencia, neutralidad e implicación del analista
por Carlos Guzzetti

El psicoanálisis como disciplina lleva en sí una enfermedad congénita y recurrente, que trabajosamente alcanza alivios, siempre provisionales. Diríamos que sufre de la intensa resistencia a aplicar sus propios instrumentos sobre el proceso de producción de su teoría y las modalidades de sus prácticas. Lenin afirmaba que el izquierdismo era la enfermedad infantil del comunismo. Así, la enfermedad infantil del psicoanálisis –si bien resulta discutible que nuestra disciplina esté atravesando su infancia- es la incapacidad reflexiva sobre sus propios fundamentos, una suerte de izquierdismo fácil, que dista sólo un paso del totalitarismo. Los síntomas que produce los padecemos a diario los que nos ocupamos del sufrimiento psíquico de los sujetos.
Por supuesto que nuestro quehacer produce sus propios anticuerpos, los recursos que permiten aliviar esta dolencia. Son sin duda nuestros pacientes quienes en el despliegue de su demanda conminan a abandonar toda certeza y a producir cada vez, de nuevo, el valor operacional de los conceptos. La experiencia de la clínica es indomeñable por cualquier lecho de Procusto que pretenda ajustarla a los saberes constituídos.
Este preámbulo pretende introducir, problematizar, dos términos que han perdido buena parte de su productividad por haberse convertido en premisas indiscutibles. Me refiero a la “abstinencia”, entendida como regla técnica y metodológica, y a la “neutralidad” del analista.

La sombra del 30 de diciembre
por Patricia Ramos y Silvia Fernández de Nieva

Pasó acá, tan cerca... tan cerca de la casa, del lugar de trabajo... tan cerca de los amigos... de sus hijos. Tan cerca de los amigos de sus hijos, tan cerca que fueron los propios hijos los que murieron. La muerte de los hijos... eso que no tiene nombre... en serio. Fue tan pero tan cerca... en el centro de nuestro hospital, sede sanitaria de la catástrofe donde se desencadenó la segunda tragedia. Se transformó en el segundo centro de la desesperación y de la muerte pero también de la asistencia, la vida y del mayor compromiso ético y profesional que puedan imaginar.
¿Por qué escribimos esto? –nos preguntamos–. Sin ninguna duda primero que nada para agradecer. Agradecer a todos nuestros compañeros del hospital. Pero también a todos los compañeros de los demás hospitales, socorristas y bomberos, por la entrega plena que tuvieron para salvar a cada uno de los jovencitos que tuvieron delante.
Pero es más que eso. Escribimos para intentar tramitar y transmitir algo de lo imposible.

Refractarios
por Silvia Fantozzi

Los llamo los jóvenes post-modernos. Los voy conociendo. Inteligentes, movedizos, saben mucho de todo, menos jugar, o tomarse en serio los juegos, como lo hace un niño, sagrado y de vida o muerte. Tampoco saben comprometerse, cobijar y ser cobijados por otro. No consiguen habitar un espacio aunque se pasean por muchos. Tampoco dejar un hueco para que otro los habite. No se entregan, la misma arrogante pretensión de no sufrir, no enamorarse. Los veo, sin embargo, desgarrados.

Tóxicos sexolíticos
por Héctor López

La literatura psicoanalítica actual llama sexolíticos a ciertas drogas de las llamadas duras que producen sensaciones equivalentes a las de la cópula sexual. Si la condición metonímica del deseo exige un recorrido de ligadura significante, la intoxicación en cambio produce una descarga inmediata que llega a la meta por cortorcircuito, sustituyendo a todo el recorrido. Sustitución que no se produce por la vía metafórica, sino por un pasaje al acto sin palabras. El adicto vive la ilusión de colmar el dolor de la falta, experimentado por todo sujeto como una suerte de abstinencia estructural. A veces el desenfreno de esa ilusión culmina en lo peor. Los psicoanalistas suelen identificarse con la ilusión del toxicómano, de la misma manera que cuando hablan del orgasmo suponen a la relación sexual como posible.

Clínica de la subjetividad en territorio quirúrgico
por Benjamín Uzorskis

En el terreno quirúrgico siempre hay algo que falta o que falla, y eso no siempre puede ser adecuadamente compensado. No tomaré en cuenta lo referido a la pericia técnica del cirujano, la daré por supuesta, y sí trataré de abordar lo referido a la subjetividad de los que intervienen en esta situación. Es este justamente el eje principal que tendrá mi exposición: clínica de la subjetividad , esto es, atender al análisis de lo que se juega desde cada uno de los intervinientes en esta compleja situación de riesgo vital, tanto desde sus manifestaciones conscientes como desde lo que podemos suponer que sucede en la otra escena delimitada inicialmente por Freud, esto es a nivel de lo inconsciente. Otra escena dominada por lo emocional, muchas veces difícil de atemperar de modo racional.

La pulsión: un concepto auxiliar e imprescindible
por Hugo Dvoskin

La pulsión, aun cuando Freud la sitúa dentro de su mitología, se encuentra dentro de los conceptos que él mismo denomina básicos pues de él no se podría prescindir. La pulsión es, en consecuencia, uno de los conceptos lógicos, de las hipótesis necesarias, de las construcciones auxiliares. Conjunto que admite cambios de acuerdo al armado teórico, de los nuevos estados en los que la teoría se encuentre y de los fenómenos que se presenten. El punto de abordaje de la problemática será las interrogaciones que aún produce la primera teoría pulsional freudiana: pulsiones de autoconservación vs. pulsiones sexuales.

Me han preguntado sobre la pena de muerte
por Álvaro Couso

Escribo, no para responder sí debe o no sancionarse, sí debe o no implementarse, o si acaso es válida su eficacia. Escribo, sin más justificación que el horror, sin comprender o mejor dicho para tratar de comprender por qué este escarmiento sin igual puede tener predica en nuestros días. Pienso en los métodos, en todas aquellas formas que encontró quién ejerce el poder para terminar con la vida de un hombre. En todo el entramado normativo que desde el origen de la cultura, desde la moral, estructura la conducta, la muerte como condena, como suplicio, la encontramos en el inicio mismo de ese sistema que regula las relaciones entre los hombres.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta