Colaboraciones

Sección coordinada por Florencia Fracas
El problema de la localización del afecto
por Viviana Racubian, Ana Rossi y Cynthia Tombeur

"...¿Qué son los afectos? ¿Dónde los situamos? ¿Hay afectos en el inconciente? ¿Pueden existir los afectos sin su representación?...¿Son las representaciones las intolerables, o lo intolerable es el afecto que está ligado a ellas?
En principio -para Freud- la noción de afecto (cantidad) aparece ligada al concepto de descarga (1895).

Freud da al afecto el lugar de residuo de la experiencia de dolor. Dolor, en tanto incremento de energía psíquica.
En 1915, infiere que es en el nivel pulsional donde representación y afecto aparecen unidos, siendo con la represión donde se manifiesta la separación entre ambos..."

Ciudades virtuales - relaciones virtuales
por Pablo Nicolás Méndez

"...Lo virtual deslocaliza la posición, la situación del cuerpo. Niega el aquí en beneficio del ahora. Ya no hay aquí, todo es ahora...El amor virtual, no puede llegar al deseo, porque se queda pegoteado al goce autoerótico..."

Femineidad, adolescencia, cuerpo
por Stella Maris Rivadero

"...La denominada anoréxica llama al deseo (voz y mirada del otro) ofreciendo su propia cadaverización. Así mantiene a la familia escrutando su cuerpo continuamente; intentando la hazaña de sostener en una familia 'no deseante', el deseo vivo sobre ella todo el tiempo..."

Transferencia y deseo. El deseo del analizante y el deseo del analista
por Mónica Soledad Vidal

"...¿Qué sucede en aquellos análisis donde el analista por vía de la transferencia imaginaria y ubicado en posición de 'objeto a' como tapón del inconciente, conduce a su vez a la identificación del paciente consigo mismo?...¿Qué sucede en los análisis interminables, sin cortes, donde una interpretación más es siempre posible, allí donde la segunda vuelta de la demanda no muerde lo real, produciéndose una prolongación contínua de distintas repeticiones?..."

"Ceguera de amor" en el mundo psicoanalítico
por Lucía Graciela Farías de Jorge

"...Los grupos psicoanalíticos no están exentos de fenómenos que entorpecen la tarea, como los sentimientos hostiles, las rivalidades. En las relaciones entre analistas es también observable en ocasiones una tendencia al enamoramiento expresada como fascinación; la sobreestimación que algunos grupos tienen en relación a su líder, funciona de esta manera..."

Echar mano a la masturbación
por Martín H. Smud

"...La masturbación fue tomada por el discurso científico desde el siglo XVIII y ha constituido lo que Foucault llama "la fabulación científica de la enfermedad total" pues fue ubicada como la etiología de una cantidad enorme de enfermedades inespecíficas..."

Acontecimiento, trabajo psíquico, subjetividad y función paterna, en nuestra historia
por Abel Langer

"...Fuimos nombrados por lo que no somos ni tenemos: "Argentum", paradoja de un nombre y parodia de nuestra tragedia, con representantes fantoches que impiden la posibilidad de identificaciones estructurantes al proponer la renegación -intento constante de desaparición del acontecimiento- como forma de perpetuar nuestra formación subjetiva actual..."

Subjetividad de la época y reflejos en la clínica
por María Cristina del Villar

"...El pos modernismo ha producido una devastación en cuanto a la función paterna, es decir en la efectivización de una ley que acote los excesos gozosos... En el recorte clínico sugerido, el análisis sirvió en un principio como S1; ahí donde el discurso social, cultural y familiar, no daban lugar al nombre del padre en lo simbólico..."

Plusvalía (de valor) - Plus de gozar
por Osvaldo Arribas

"...La plusvalía es la verdad del capital y el plus de goce es la verdad del síntoma. Lo cual quiere decir que el plus de goce es la plusvalía que le extrae el lenguaje al ser hablante. Para el psicoanálisis, entonces, no se trata de hacer triunfar a la verdad, sino de hacer posible un saber en el lugar de la verdad para poder perder el goce que comporta..."

La felicidad y la cultura (segunda parte)
por Michael Guy Thompson

LA MISERIA NEURÓTICA Y LA INFELICIDAD COMÚN: El marco glamoroso de la felicidad no es sin embargo toda la historia. Aunque Freud se veía a sí mismo como un realista y sentía que el rol del analista consiste en mostrar a los pacientes las realidades que desean evitar, creyó también que esta amarga medicina entraña la esperanza de una existencia más rica que la que el paciente neurótico era capaz de tener antes de entrar en análisis.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta