Columnas

El ser moral en la perspectiva freudiana
por Omar Mosquera

En la elaboración freudiana se pueden localizar numerosas referencias filosóficas con diversos grados de complejidad, en base a las cuales Freud sostiene, o bien su postura crítica, o bien su reflexión para fundamentar ciertas especulaciones. En algunas ocasiones hace expresa mención de algunos pensadores entre los que se destacan Schopenhauer, Nietzsche y Platón. Y en otras oportunidades, sólo alude de manera sesgada a ciertas categorías de enorme alcance en la tradición filosófica, como cuando integra el problema del ser en el horizonte de su reflexión y lo articula con la metapsicología... Al tratar el problema del superyó y tangencialmente la cuestión del ser como categoría ética, Freud opera un reordenamiento de tal magnitud que le permite acceder a esa dimensión donde ubica el impiadoso mandato del deber-ser como derivado de la exigencia pulsional, que lo transforma en un deber-gozar-ser articulado a diversos fantasmas masoquistas...

Publicidad política y psicología de masas, según pasan los tiempos
por Sergio Rodríguez

Sabemos desde “Psicología de las masas y análisis del yo”, la función clave que cumplen los líderes y los liderazgos, para promover identificaciones de los integrantes de la masa a ellos y cómo consecuencia entre sí, dando por resultado su agrupamiento. Dicha identificación les posibilita a esos líderes, sostener su hegemonía. ¿Pero, a qué precio? Al precio de adecuarse ellos, a un entrecruzamiento entre deseos y goces de los sectores con más peso en sus masas. Lo que les exige remodelar según los tiempos, el accionar de sus liderazgos, para no caer de ese lugar. Eso les exige, adecuar estética, semiótica, selección de enunciados y modalidades de enunciación, a la llanura media de las masas que quieren atraer. Remodelar según los tiempos, psíquicamente no es fácil, pues exige con agudeza y rapidez renunciar a antiguas formas de goce en modalidades de operar, trasmitir y hacer política. “Reconfigurar” el imaginario, para emitir mensajes con enunciados capaces de hacerse escuchar por las mayorías necesarias para sostener el peso numérico. Para lo que resulta imprescindible poder simbolizar la nueva realidad, de tal forma, de saber dar esa vuelta de timón.

La anorexia en la época de la desvergüenza
por Silvia Ons

Lacan considera que el Otro de la anoréxica confunde el don de su amor, con el don de sus cuidados. Lejos de dar lo que no tiene, suministra lo que posee y por ello, la papilla deviene asfixiante. Considero que las modificaciones producidas en el lugar del amo, inciden en la sintomatología histérica. Ese sitio es ocupado cada vez más por el discurso capitalista, en el que la apropiación del plus de gozar, no está obstaculizada por barrera alguna. El saber se consuma en la producción del objeto para obturar la división subjetiva. Pienso a la anorexia de hoy en día, como la respuesta de algunas jóvenes histéricas, a este imperativo: el sujeto insiste en afirmar su división subjetiva, rechazando al objeto que pretende colmarla. Se afana en albergar la nada, espacio del deseo puro...

Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi indignación
por Sergio Zabalza

El insulto no deja de ser más que una palabra, cuyo ulterior significado está determinado por la situación, la oportunidad y la relación de fuerzas en que el mismo se enuncia. Así, un agravio, por ejemplo, puede suponer un llamado, un pedido de reconocimiento, una demanda de escucha, una denuncia frente al atropello, una afirmación subjetiva. Se puede entregar el corazón en un insulto...

Die Gefahr. El peligro.
por Carlos Faig

La construcción “rechazo de la segregación” remite a la forclusión de la segregación. Lo rechazado de lo simbólico, según la conocida fórmula, esa suerte de apotegma lacaniano, reaparece en lo real. Y allí, pues, los campos, el Lager. En algún sentido hay que admitir que la segregación, los rasgos sobre los que se monta, son simbólicos, y por mucho que esos rasgos no nos simpaticen no conducen al genocidio. El peligro, Die Gefahr, para tomar el título que nos convoca, viene por otro lado. El peligro viene, en parte al menos, por el lado de la forclusión de las marcas y no por el hecho de que la segregación sea llevada al extremo.

Dios, mito y bautismo
por Sergio Zabalza

Escasos días atrás se celebró, por primera vez en Latinoamérica, el bautismo de una niña nacida en el seno de un matrimonio homosexual; en este caso, una pareja conformada por dos mujeres. Desde el punto de vista psicoanalítico, el episodio resulta más que oportuno para formular un comentario... Más allá de toda anatomía, se trata de que el niño cuente en su entorno con alguien que, lejos de encarnar la ley, habilite a servirse del nombre rasgo o identificación. Cualquiera sea el hogar el método empleado para traer un ser al mundo, se hace menester sostener la pregunta que convoque a un trabajo; amar a un niño es brindarle el espacio y el lugar para que construya una versión –un mito– sobre su origen.

Una noticia: del síntoma que hace falta
por Maritam Salgado

El suicidio y la locura marcan los límites de la libertad, como la hiancia abierta en su esencia. La época, el tiempo que nos atraviesa, con su empuje a la norma por sus más diversas vías, impone a veces una elección forzada, que hace perder a algunos jóvenes la oportunidad de la vida, sumergidos en sus espejismos. Una noticia, hace algún tiempo, conmocionó un cierto bienestar en un pueblo supuestamente bucólico y alejado del interior de Salta, Argentina…

Cuerpo y Cultura
por José Grandinetti

Hablamos del cuerpo de la naturaleza y sus leyes, y del cuerpo de la cultura y las suyas. Cultura que es tejido, tramado, urdimbre, ficción en la que el cuerpo se sostiene y se ubica en cada sociedad y en cada época. La religión, el arte y la ciencia, constituyen el “material” con el que es tramado el texto. Verdaderas vías de tránsito por las que circulan diferentes sentidos.
Cuerpo atravesado, mortificado e incomodado por la lógica del significante y sus efectos de significancia, especialmente allí donde se da la operación de recorte del objeto a, desprendimiento del cuerpo simbólico en el cuerpo.
Trazado en la conversión histérica pero también cuerpo tatuado por los valores de cada cultura, tatuado y tallado...
No hay goce que no sea del cuerpo, que no se extraiga de la superficie de la carne, o fuera de él, y en algunos trastornos psicosomáticos hasta de las entrañas...

La identificación en el fin de análisis
por Silvia Ons

La identificación al síntoma en el fin de análisis ¿En qué consiste? Las hipótesis que Freud construye acerca de la creación de un nuevo estado en el interior del yo, puede vincularse con el planteo de Lacan sobre la identificación al fin del análisis y con el nuevo estilo del significante amo. (...) El seminario XXIV Lacan dice, que no se tratará de una identificación al inconsciente, ya que éste resta el Otro. Si fuera así, la alienación y el extravío, serían la consecuencia. Afirma que el análisis produce una demarcación con respecto al Otro. Y es a propósito de esta delimitación, que introduce la temática de la identificación. (...) La identificación al síntoma, en fin de análisis, es a lo más real, es decir que se trata de una identificación, que no enmascara la pulsión por el fantasma. Resuena aquí la hipótesis freudiana acerca de la neocreación de un estado, que no preexistió, en el yo. Una identificación capaz de acoger lo pulsional, en lugar de transformarlo en goce del Otro. Los análisis conducen a indagar acerca del destino de las identificaciones una vez que operó su franqueamiento.

Brasil: lo que retorna desde afuera
por Sergio Zabalza

La gran mayoría de las personas vivimos casi siempre en un estado de indeterminación, ni tan puros ni tan impuros. Todo lo contrario para el sujeto psicótico, cuya frágil estructura subjetiva no tolera albergar aspectos contradictorios o reñidos entre sí: por eso los escucha o los ve afuera, escindidos de su personalidad, a través de las alucinaciones, por ejemplo. Luego, aparecen los perseguidores y el delirio, más o menos organizado, más o menos consistente, que sostiene esas ilusorias presencias. Se trata del reino de la certeza. El caso de esta malograda persona que asesinó a doce niños, no podría ser, entonces, más ilustrativo.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta