Columnas

Acerca del Régimen de Adopción. Identidad, legislación y ética
por Eva Giberti

La expresión identidad biológica constituye un deslizamiento ideológico en tanto y cuanto el vocablo biológico, en tiempos de clonaciones, mapas genéticos y recursos al ADN ha quedado cuanto menos rezagado, además de la ilusión de completud que convoca; ilusión de completud porque se supone que una vez que se emitió la expresión, todo queda claro. Cuando la Ley de Adopción se refiere a padres biológicos o realidad biológica, región semántica que inspiró a los redactores del decreto 383/05, lo hace debido a una idealización del positivismo, que la conduce a centrarse en la biología. Recordemos que el positivismo de comienzos de siglo, es el hijo predilecto del naturalismo derivado de la idea de naturaleza o derivado de la teología. Esta idealización de lo biológico desemboca en un determinismo a ultranza que es contrario a las lecturas que actualmente introducen las variables históricas en tanto dato imprescindible. Se trata de un deslizamiento ideológico mediante el cual se los desprovee de origen y se los convierte en objetos, porque el término realidad, etimológicamente corresponde a objeto.

Apertura de los Escritos... o porqué el analista es idiotisch
por Teodoro Pablo Lecman

Una temprana carta de Freud cuenta que su estilo, ya en el Gimnasium, había sido calificado por un profesor de idiotisch, idiótico, idiota. Esta expresión extrema, irónica, quiere decir idiosincrásico, singular. Un estilo propio. La sola ubicación de Freud en las encrucijadas culturales de las que proviene explica su singularidad. Lo que implica un peligro, en el límite, los trastornos de la metáfora, de la semejanza, llevan a un idiolecto, a la pérdida del código, en el caso de las afasias metafóricas. No podemos asignar a Freud tal afección, aunque por ella, simbólicamente, fue entrando en el psicoanálisis. La afasia. Mientras que Lacan, quizás, por ella, real, fue saliendo, al fin de su vida.

De que se trata en psicoanálisis
por José E. Milmaniene

En psicoanálisis no se trata de la mera supresión sintomática, ni del logro de una estabilidad asentada en el andamiaje psicofarmacológico, ni de una corrección conductual basada en la reeducación cognitivo-conductual. Se trata de otra cosa: del reordenamiento simbólico de un sujeto que por no poder hablar se expresa con los síntomas; y la supresión de los mismos, si bien es deseable, resulta insuficiente, y hasta puede configurar un modo de huida a la salud, utilizado para no cuestionarse los conflictos encubiertos del que padece. Si los síntomas son expresión de conflictos inconscientes que no logran ser tramitados simbólicamente, su forzada erradicación suele dejar intocado el núcleo generador de la problemática que los causa.

Experiencia de la paradoja
por Jorge Rodríguez

Desde Las pulsiones y sus destinos podemos decir que no existe concepto sin experiencia, ni experiencia sin concepto.
Existe cierta tendencia a pensar lo transicional exclusivamente en términos de objeto. Se pretende captar la naturaleza de lo transicional desde el objeto, y a éste se lo piensa desde las pulsiones, el amor o la autoconservación. Dos indicaciones de Winnicott, que los fenómenos de los que se ocupa (el jugar, por ejemplo) no se basan en las pulsiones; la otra, para trabajar lo transicional, más que en el objeto debemos fijamos en el uso que se hace del objeto. Entonces, del objeto al uso y a la paradoja.

Avergonzados
por Jean Allouch

Si el psicoanálisis tiene un interés, un alcance, una incidencia, en una palabra una especificidad, no puede ser otro que el de abstenerse radicalmente de ejercer el poder sobre el que se fundan la psiquiatría y la psicopatología.
Ahora bien el transexualismo ofrece al psicoanalista una irrefutable prueba de su extravío en la psicopatología. Otro prejuicio de esta disciplina con la que los psicoanalistas flirtean, sin incluso saber por qué, es que a cada estructura clínica (como se las llama) corresponde una cierta configuración libidinal, una cierta manera de posicionarse de la libido de estos individuos, así categorizados. Eso será entonces, verdadero para los neuróticos (se enseña, castración), para los perversos (se enseña, denegación), para los psicóticos (forclusión). Y los transexuales se alojarán, con algunos matices diferentes en el caso de los psicóticos. Todo está entonces de lo mejor y en el mejor de los mundos clasificatorios.

Vigencia del psicoanálisis. Incidencia política y social del acto analítico
por Edgardo Feinsilber

Proponemos para la vigencia del psicoanálisis, que lo social es aquello que puede leerse desde el psicoanálisis en la conjunción de lo particular y lo singular, es decir una especie de lo imposible de cualsea que se muestra como de indecidible veracidad. De allí que desde el psicoanálisis la mostración de lo social precisa de dos núcleos de lo Real, lo imposible de lo particular aunado con lo indecidible de lo singular. De ahí que lo singular del caso por caso, del uno de lo discreto, de lo que es por partes o trozos, de aquello que semblantea el carozo del objeto sobre el que se conforma la realidad, es lo que sirve de apólogo para la transmisión de lo inconsciente.

Maradona... o los que triunfan al perder
por Sergio Zabalza

El argento que moldea nuestro país no tiene una forma esencial y original, es el que cotidianamente le damos con nuestros prejuicios, nuestras ilusiones, nuestro trabajo y nuestros sueños. Luego de tantos avatares y tragedias sería deseable que nos desembarazáramos definitivamente de aquellos lastres que, como a Maradona, nos gestaron la ilusión de tener un futuro asegurado por alguna forma original; sea ésta el llamado granero del mundo, la argentina potencia, el país que nos merecemos, la nación condenada al éxito o cualquier otra que el poder de turno intente imponer. El único retorno que abre un horizonte nuevo es el triunfo que supone aceptar la posibilidad de perder.

El psicoanalista de Willy Wonka
por Carlos Gustavo Motta

Hay razones para suponer que los psicoanalistas somos sapos de otro pozo o sectas que poseen en sus huestes integrantes que padecen de furor interpretandis, o analizar la cuadratura del círculo o enredarse con nudos topológicos desconociendo el lenguaje matemático o hablan de todos los temas posibles.
Los argumentos originales son escasos y las ideas, que no se matan, pueden plagiarse ya que las propias parecen provocar derrames cerebrales. Se puede plagiar y a nadie le afecta, salvo al plagiado, claro, que encima tiene que demostrar que ha sido el primero en trabajar ese tema. Pero como no es un problema de competencia y a nadie le importa, todo queda subsumido en el olvido de algunos lectores que leen de vez en cuando.

El Libro negro del psicoanálisis
por Norma E. Alberro

Con este título acaba de aparecer en Francia, el 1 de Setiembre, un texto de una rara violencia -como dice Elizabeth Roudinesco- hacia los psicoanalistas y particularmente hacia Freud que es tratado de mentiroso, estafador y cocainómano. Este libro, a la fecha, vendió los primeros 10.000 ejemplares. El segundo tiraje, lleva vendidos más de 20.000. Ya se anuncian juicios por difamación, de parte de los psicoanalistas. Los enemigos en esta guerra, que ya lleva cien años, son los de siempre, los psiquiatras y los psicoterapeutas defensores ardientes de las TCC. -Terapias Comportamentales Cognitivas- que hacen fuego contra Freud y sus seguidores, es decir los psicoanalistas.

El objeto a en los lazos sociales/6 Object a in social links/6
por Slavoj Zizek

El presente escrito forma parte de un entramado que da cuenta de algunas de las últimas formulaciones polémicas del autor en relación al tema. Consta de tres ejes: 1) La historicidad de los cuatro discursos 2) El judío como objeto a, o los impasses del anti-anti-semitismo 3) El objeto a como el límite inherente del capitalismo Esta edición bilingüe se ofrecerá en entregas parciales de frecuencia mensual.

The following work is part of a framework regarding the last polemical statements of the author on the subject matter. It has three main points: 1) The Historicity of the Four Discourses 2) The Jew as object a, or, the Impasses of anti-anti-Semitism 3) Object a as the Inherent Limit of Capitalism Parts of this bilingual issue will be released every month.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta