Columnas

Leyes del desorden e incidencias del analista
por Roberto Harari

Se procura la generación de enigmas, de perplejidades, de encuentros con junturas de letras inesperadas, lo cual se despliega en un estado transitorio y puntual de anonadamiento, de imprevisión, de desacomodamiento de las expectativas lenguajeras del analizante referentes a la anticipación y a la predictibilidad. Por lo tanto, ni hacer consciente lo inconsciente, ni levantar represiones, ni rastrear la historia a los fines de reescribirla. A cambio de ello, lo recién consignado se erige en cabal prerrequisito para la deriva inventiva, por parte del analizante, hacia la gestación de significantes nuevos, no inscriptos.

La paternidad simbólica en los tiempos del amor extendido
por Mirta Goldstein

El tema de la paternidad simbólica y de las consecuencias para la cultura del rebajamiento de la función metaforizante del Padre, conmueve, hoy día, a los discursos científicos, sociales, religiosos, jurídicos, de opinión, etc. Esta conmoción se debe a la desubjetivación creciente que se observa en la clínica de la salud mental, con los riesgos que ello implica para la humanidad. Ya no se trata solamente de proteger a las nuevas generaciones y al planeta de la producción tecnológica destructiva o de la miseria que oprime de la mano de los gobiernos despóticos o indiferentes; se trata fundamentalmente de proteger el recurso más importante del ser hablante en tanto ese es su modo de ser: la simbolización y el lenguaje.

Anencefalia y daño psíquico en la madre
por Eva Giberti

La gestación, transformada en aliento de un ser que crece transportando la muerte y la deformación en el interior del cuerpo materno para morir inmediatamente de nacido, sintetiza la idea freudiana de lo ominoso. En ella se conjugan el desvalimiento del feto y la decisión de la madre en la alternativa de continuar hasta el momento del nacimiento o elegir un parto prematuro. Los efectos paradojales que se suscitan en la madre a partir del diagnóstico, así como los conflictos éticos que surgen debido a la posibilidad de elegir un parto prematuro posicionan el tema como paradigmático de la Bioética. Esta mujer-madre ingresa en el trance de inscribir a ese ser en los registros del horror. ¿Cómo inaugurar los planos capaces de acoger la inscripción endopsíquica de lo irrepresentable?

Buen fin y mejor principio
por Carlos Brück

Así es que el Año Nuevo más allá de esa metáfora baldía que convoca un lapso que muere y otro que surge puede tener la oportunidad de la inscripción. La dimensión eficaz que implica una ceremonia. Entonces se crea un relato que excede al costumbrismo, que repite una y otra vez eso que tan bien conocemos: la necesidad de escribir el sinsentido de lo real hasta volverlo un sonido.

Sobre una fobia en psicoanálisis con niños
por Edgardo Feinsilber

Se trata de una niña de 8 años que venía solicitando ser escuchada desde hacía al menos un año, hasta que el acceso (ataque) de angustia ante los animales sueltos, le impedía casi salir a la calle. ¿Qué fantasma primordial, constituido por esas escenas simples que luego se complejizan en la conformación de los fantasmas inconcientes, los que entonces se expresan en síntomas, se ha erigido en causal de su neurosis, esa que para Freud se manifestaba en miedos y mentiras, la Neurosis Infantil considerada como un tiempo inicial de la subjetividad?

¡Ojalá!
por Juan Carlos Volnovich

Si los argentinos morimos y resucitamos el 19-20 de Diciembre del 2001; si algo acabó allí para siempre; si definitivamente algo nació en el preciso momento en que un gobierno constitucional caía derrocado por una multitud de civiles indignados, aprovechemos la oportunidad que nos da el 2004 para comportarnos como un chico que acaba de cumplir dos años.

Espera, esperanza, desesperación; lo inesperado
por Teodoro Pablo Lecman

Habitualmente, los textos de psicopatología y psicoanálisis han catalogado la incapacidad de espera como un signo de las impulsiones y las adicciones. De allí parecería deducirse, por contraste, una capacidad de espera normal, paradigmática, algo que se suele asociar con la llamada tolerancia a la frustración. Desde que Lacan ubica la frustración, junto a la privación y la castración como operaciones de la falta de objeto, y considera que la primera es universal, la frustración ha perdido su prestigio de muletilla en el campo psicoanalítico. De modo que quedamos siempre frustrados.

¿Hay una axiomática psicoanalítica?
por Mario Goldenberg

La confluencia entre psicoanálisis y objetivación científica se encuentra en lo que se llama la neutralidad analítica, término que Freud nunca utilizó, sino que proviene de la traducción de Strachey de "Indiferenz" por "neutrality" (...)
La neutralidad como desapego, como inacción, como forma de no tomar partido, como observador científico, no está en las reglas que rigen nuestra práctica. Pero es evidente que hay en Lacan una búsqueda de una neutralidad analítica, en tanto semblante que posibilita la clínica de la sorpresa, de lo contingente, de lo imprevisto y la orientación por lo real.

Psicosis. De Benjamin a Lacan abrevando en Borges
por Abel Langer

Será en el simposium acerca de la psicosis infantil que a iniciativa de Maud Mannoní se realizó en Francia a fin de octubre de 1967 donde Jacques Lacan planteará el tema de las tres generaciones para que se constituya una psicosis y retomará la propuesta de David Cooper diciendo, en una parte de su intervención: En cuanto al niño, al niño psicótico, esto desemboca en leyes, leyes de orden dialéctico, resumidas de algún modo en la pertinente observación del doctor Cooper; para obtener un niño psicótico hace falta por lo menos el trabajo de dos generaciones, ya que él mismo es el fruto en la tercera.

Psicoanálisis y Hospital/ 3 Efectos paradojales
por Élida E. Fernández

Quiero plantear algunas hipótesis intentando mostrar primero que la Institución de Salud Mental así como es descompletada por el discurso psicoanalítico, a su vez descompleta al psicoanálisis, mejor dicho al psicoanalista, poniendo en evidencia sus límites y contradicciones. ¿Qué es ejercer el psicoanálisis en un Hospital? ¿Es hacer de cuenta que no existe el dispositivo institucional? ¿Es contravenir todos los dispositivos institucionales, porque sólo impiden? ¿Es cerrar la puerta del consultorio que se consiguió a los codazos, correr el escritorio contra la puerta para que nadie irrumpa y decir por suerte, al fin solos? ¿Es zafar de la reunión de equipo, o de la supervisión o de la actividad de la residencia porque lo bueno está en lo privado, -o sea sólo lo que está afuera-?



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta