» Introducción al Psicoanálisis

Re orientación vocacional y ocupacional para personas en edad de jubilarse

31/08/2007- Por Daniel Argibay - Realizar Consulta

Imprimir Imprimir    Tamaño texto:

La Orientación Vocacional y Ocupacional es un proceso que responde a interrogantes que se plantea el sujeto a la hora de decidir qué hacer al comenzar una nueva etapa. Que cuente, al momento de jubilarse, con un proceso de re orientación vocacional y ocupacional a través del cual buscar y encontrar respuestas sobre los propios deseos y aptitudes, puede llegar a ser la diferencia entre una vida sana y plena o depresión, angustia y enfermedad. Anticiparse desde, grandes empresas, en particular desde las de medicina pre-paga, mutuales, obras sociales como también desde, dependencias estatales, instituciones, fundaciones y ONGs., ofreciendo un proceso de re-orientación vocacional y ocupacional prevendría de manera directa estos cuadros y sus consecuencias sociales, psicológicas, médicas y económicas.

1. ¿Jubilarse, jubilaré, júbilo?

Etimológicamente, jubilación proviene del latín jubilatio-onem que significa acción o efecto de jubilar o jubilarse. La palabra “jubilar” proviene del latín jubilare que quiere decir eximir de servicio a aquellas personas que desempeñan alguna actividad laboral, por razones de edad o imposibilidad física, señalándose pensión vitalicia o recompensa por los servicios prestados. Pero, también viene de “júbilo”, definido en el Diccionario de la Real Academia Española, como alegría y especialmente la que se manifiesta con signos exteriores. Esta última acepción constituye muchas veces una ironía, ya que para la gran mayoría la nueva situación no ayuda a disfrutar de esa alegría; muy por el contrario, es frecuente que la persona se suma en un sentimiento de insatisfacción, estados depresivos, relegación y aislamiento que la conducen a sufrir trastornos de diversas índoles.
La variedad de actividades del ser humano está limitada sólo por su creatividad, cuando se realizan en el tiempo libre, el sujeto decide por sí mismo el ritmo empleado y no se ejecutan necesariamente para una finalidad económica. En ellas aparece la diversidad y la elección en toda su profundidad, apenas condicionada por factores externos. Cualquier tema puede ser objeto de actividad.
La cantidad de tiempo libre varía a lo largo de la vida; en la infancia y la adolescencia resulta muy amplía, se reduce al entrar a la vida laboral, para ampliarse a la hora de jubilarse. Si el sujeto no se ha preparado para utilizarlo significativamente, puede transformarse en una amenaza para él si no llena con un nuevo sentido este tiempo libre, puede ser una pesada carga.
Este nuevo sentido, entonces, es el que posibilitará mejores condiciones y una posición más favorable en la que el nuevo período jubilatorio encontrará a la persona. Así, por ejemplo, es muy distinto percibirlo como un espacio para la continuación del desarrollo personal, cultivar vínculos, el descanso y esparcimiento, que si se encuentra limitado en sus proyectos y deseos, si sus intereses son restringidos o sus recursos insuficientes.
Las personas después de jubilarse, no solo pueden, necesitan, para tener más opciones de ser saludables, mantener una función productiva. La falta de este compromiso vital conduce a un rememorar nostálgico, una autonomía debilitada, productividad descuidada e iniciativa abandonada. Vivir esta etapa sin ese compromiso implica dificultades para mantenerse sano.
Se trataría entonces de que enfrenten esta etapa de la vida no sólo con serenidad y dignidad, sino como un período que presenta nuevas oportunidades de desarrollo y realización.
En general, la jubilación se vive de manera traumática, con las consecuencias que un acontecimiento de esta característica conlleva. Asumen entonces actitudes que van desde la resignación pasiva hasta la rebelión y rechazo.  Estas personas, al encerrarse en sí mismas y colocarse al margen de la vida, ponen en marcha un proceso de progresiva degradación psíquica y física.
Mantenerse activo, empleando las fuerzas y habilidades de las que se dispone, valorar la propia experiencia, la constante actualización y la renovación de las motivaciones, son algunos de los objetivos de un proceso de re-orientación vocacional y ocupacional.

2. La pirámide de población se está invirtiendo

Según la evolución social y las tendencias demográficas actuales, en muchos de los países desarrollados, la pirámide de población se está invirtiendo. Si hasta hace un tiempo, aquellos que sobrepasaban los cincuenta y cinco, sesenta no suponían un elevado porcentaje con respecto al total de la población y el mayor número lo encontrábamos en la infancia y la adolescencia, ahora se produce el fenómeno contrario, es decir, la base de la pirámide poblacional, indicativa del porcentaje de población ocupado por niños y adolescentes, empieza a disminuir aumentando su cúspide, que es donde se incluyen las personas de más edad. Esto es debido a  lfenómenos que se están produciendo en la sociedad, tales como los cambios en el sistema de organización familiar, la creciente incorporación de la mujer al mundo laboral y su participación en el ámbito público, los avances médicos y tecnológicos, así como la aparición de servicios sociales organizados. El resultado estadístico indica una disminución del índice de natalidad y el aumento de la esperanza de vida con toda la repercusión social que esto supone. Para el año 2030 la población mundial se duplicará, pero la población mayor de sesenta años se cuadruplicará y la mayor de setenta se multiplicará por ocho.
Enfrentar la jubilación en Argentina. Con solo algunos datos es posible daser cuenta de hasta qué punto los fenómenos demográficos que acabo de describir en el ámbito mundial, se reflejan en Argentina: Existen en nuestro país cuatro millones ochocientos mil personas mayores de sesenta años, es decir, casi el 14% de la población.
La tan ansiada prolongación de la vida nos encuentra, como en otros lugares del mundo, con que son cada vez más los que llegan a la edad de jubilarse. Claro está que en nuestro país la realidad es distinta a la de EE.UU., Alemania, Suiza, Holanda u otros. El prestigio, el status, el reconocimiento del grupo, que antiguamente se otorgaba a los mayores y que hacía más deseable llegar a ese momento, se pierde ante un ideal de eterna juventud. El "valor" de lo joven, lo bello, lo armonioso y lo maleable se vuelve referente y en la actualidad es ese el valor social fundamental.
Hablar y reflexionar sobre la etapa de jubilación en la Argentina plantea inevitablemente un problema social. Las personas que transitan esta etapa, como grupo diferente e importante en el ámbito demográfico, con rasgos culturales específicos e intereses propios, necesitan, que se garanticen algunas condiciones que hacen a su bienestar: la posibilidad de desempeñar roles que den sentido a sus vidas, desarrollar actitudes distintas a las actuales con las que se dé fin a la falta de integración social y a todos los prejuicios, mitos y estereotipos que envuelven al proceso de jubilación.
Los sujetos que están por jubilarse se angustian frente al ideario compartido sobre el fin de la etapa laboral. Esto produce sentimientos de pérdida de roles, de actividades, de identidad y del  propio lugar  dañando la autoestima y llevándolos en dirección a cuadros depresivos.

3. El proceso de re-orientación vocacional y ocupacional

Anticiparse desde, grandes empresas, en particular desde las de medicina pre-paga, mutuales, obras sociales como también desde, dependencias estatales, instituciones, fundaciones y ONGs., ofreciendo un proceso de re-orientación vocacional y ocupacional prevendría de manera directa estos cuadros y sus consecuencias sociales, psicológicas, médicas y económicas.
Los sujetos en el período previo a la edad de la jubilación se re-encontrarían con deseos, intereses y proyectos para encarar la nueva etapa. En muchísimos casos la falta de estos ajustes los lleva a inhibiciones y un aislamiento progresivo.
La re-orientación vocacional y ocupacional se caracteriza, fundamentalmente, por la re-formulación del proyecto vital y/o formulación de otro nuevo. Permite cambiar la postura de de-socialización que conduce a la muerte social, por una de re-socialización, con una nueva programación del tiempo libre, con compromiso subjetivo en nuevas actividades laborales, recreativas, culturales y/o sociales.
Surge así, para el sujeto, la posibilidad de adoptar un rol con renovadas expectativas y comportamientos, la posibilidad de modificar el curso diario de la vida, hasta ahora organizado en torno a la antigua actividad laboral. Esto conlleva una utilización diferente del tiempo, una reestructuración de los lazos sociales y un desplazamiento de los intereses personales.
No sería adecuado caracterizar a una persona en su paso del tiempo con un patrón genérico, cada uno será en su proceso de jubilación y en su "hacerse mayor", como ha vivido y aprendido, al igual que  todo lo humano, siempre llevará el sello de lo subjetivo, de lo único, de lo idiosincrásico. El grado de conflicto que representa para cada individuo terminar la formal etapa laboral y las conductas defensivas que se adopten estarán determinadas por la historia personal, las experiencias y representaciones que condicionan habitualmente sus ideas, emociones y conductas.
La re-orientación vocacional y ocupacional aborda esta problemática de la etapa de jubilación como proceso a partir del momento previo y desde una perspectiva preventiva.
La jubilación supone desequilibrios y, seguramente, una vez más, no es sin pérdidas, ni consecuencias. El tema es que en la actualidad parece natural pensar que jubilarse implique perder la salud mental y física, perder bienestar, perder deseo, perder poder adquisitivo, perder función social, perder actividad, en definitiva, perderse como sujeto deseante.

Bibliografía:

-BOHOVSLAVSKY, Rodolfo Orientación Vocacional. La estrategia Clínica, Nueva Visión, Buenos Aires,2002.
-MOLINA, Silvina (Compiladora), Aspectos Psicosociales del Adulto Mayor" Salud Comunitaria, Creatividad y Derechos Humanos, Ediciones UNLA, Remedios de Escalada, Buenos Aires, 2004.
-MUCHNIK, Eva, Envejecer en el Siglo XXI. Historia y Percepción de la Vejez, Lugar. Editorial, 2006.
-MÜLLER, Marina, Orientación Vocacional, Miño y Dávila Editores, 2001.
-http://www.who.int
-http://www.rae.es


© elSigma.com - Todos los derechos reservados


Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas


Del mismo autor

» Falo... Soy, lo tengo o lo intercambio? (Sobre algunas cuestiones del narcisismo)
» La Droga ni avanza, ni retrocede. Existe.
» El Consumo de Alcohol. Diferencia entre lo cultural y el abuso.
» Más de un fin de análisis con niños

Búsquedas relacionadas

» orientación vocacional
» ocupacional
» jubilación
» angustia