Introducción al Psicoanálisis

Sección coordinada por Liliana Donzis
Escribir de un cuerpo
por Maren Balseiro

La apuesta es articular algunas puntuaciones respecto al cuerpo para el psicoanálisis, en el tiempo particular donde la pubertad golpea, anunciando un punto crucial y nueva encrucijada para el sujeto respecto a su estructuración. ¿Qué operaciones son necesarias para que un sujeto cuente con un cuerpo?, ¿Cómo constatar esas operaciones? Y a partir de allí: ¿Cómo pensar la función de un analista en esa encrucijada particular que provoca la pubertad y causa ese adolecer del cuerpo? Propongo estos interrogantes para ponerlos a trabajar con la novela “Diario de un cuerpo” para avanzar en una trama que pivotea entre escritura y estructura.

¿La transferencia es repetición?
por Andrés Musto

Este trabajo se trata de la repetición y la transferencia, y aquello del acto que permite orientarnos mejor en cuanto al valor que la repetición toma en la cura.

¿Vigencia de las estructuras clínicas en psicoanálisis?
por Cristina Irene Ochoa

Resulta necesario, diferenciar lo que es la presentación de lo que llamamos estructura, y ahí, se introduce esta dimensión en la que amerita detenernos, la cuestión de la escucha, en cuanto pensamos que la operación de lectura escribe un texto diferente… La idea de estructura, como cualquier otra idea, es necesario que se piense como supuesta, pero lejos de dejarla de lado, será retomada en la dimensión del decir, es decir, por las consecuencias de su enunciación.

Sadismo materno
por Elena Jabif

El presente trabajo es el resultado de diferentes entrevistas clínicas sobre un caso de abuso sexual a un niño por vía materna. La tragedia de éste pequeño desde su embarazo, corrompido su cuerpo, sin poder pronunciar la palabra “papá” por interdicción de la madre hasta la violación de su inocencia, la llamaré por su dolor “El velo negro”.

Psicoanalistas: ¿Por qué es fascinante la Física?
por Laura Palacios

Gloria Dubner -Astrofísica. Directora del Instituto Argentino de Astronomía y Física del Espacio- se mete con algo que no estaba en mis cálculos. Algo sobre lo que la Ciencia no halla una explicación… El asunto hubiera hecho derramar lágrimas negras (de felicidad) a Lovecraft, a Nick Cave, a Klaus Kinski, a Francis Bacon. Es que ante una pregunta, nuestra astrofísica oriunda de Chajarí empieza a hablar de la energía oscura... Valga este párrafo para despertar en los lectores la curiosidad que demostraban los Maestros para nutrirse de los campos más diversos de la cultura y de las ciencias.

Razones de la práctica analítica
por Isabel Paz

Jacques Lacan dice en su seminario RSI que ha hecho el nudo para dar razones de su práctica analítica y explicita: “No hay consistencia que no se soporte del nudo. Es en eso que por el nudo, se impone la idea misma de Real: lo Real está caracterizado por anudarse, aunque ese nudo hay que hacerlo” Subrayo este “hay que hacerlo” y me pregunto: ¿cómo se hace ese nudo? ¿Cómo se funda éste Real? Lacan comienza su seminario RSI diciendo que éste año se propone hablar a su auditorio de lo Real como lo estrictamente impensable. ¿Por qué plantea esto? ¿Qué quiere decir que lo real es lo estrictamente impensable? Este es el punto del que parte –haciendo un agujero- y nos recuerda que ha estado trabajando desde los orígenes, a lo largo de su enseñanza, estos tres términos: Real, Simbólico e Imaginario. Lo que Freud nos aporta es que “hay una urvergránt, (...), un inconsciente irreductible (…) que introduce como tal la categoría de lo imposible”. En sus formulaciones sugiere un agujero, agujero que no hay medio de saber. Lacan sigue éste agujero a la huella y se encuentra con el nudo borromeo. La ex-sistencia de lo Urverdrang, afirmado por el análisis, da cuenta de que hay una represión primera e irreductible. “La dificultad de la introducción de lo mental en la topología da bien la idea de que ahí hay algo que aprender de ésta topología para lo que es de nuestro reprimido, que presenta la dificultad misma de cogitar sobre el nudo borromeo.” Nuestro reprimido, ¿cómo se origina? ¿Por qué es lo reprimido lo que origina la dificultad misma de cogitar sobre el nudo? ¿Qué papel cumple aquí la forclusión? Preguntas que intentaré responder por medio de éste escrito en el cual voy a hacer un recorrido por la letra del seminario de Lacan, intentando pesquisar allí elementos que den cuenta de ello en la medida de lo posible advertida de que no todo puede ser dicho, es decir articulado en la palabra.

La casa. Cartografía de un dispositivo entre-dos analistas
por Flabiana Liñares y Silvana Sturba

¨Que el niño no pueda articular una demanda al Otro no significa que no se pronuncie¨. Jean Claude Maleval. En este escrito queremos transmitir sobre nuestra práctica psicoanalítica tomando dos líneas de trabajo en el análisis de un niño de 4 años que está desalojado de la palabra, del cuerpo y del lazo social y los efectos clínicos de la invención de un dispositivo entre- dos analistas. Cuando decimos líneas, lo leemos en el sentido que transmite Deleuze, en su texto ¿Què es un dispositivo? ¨ En primer lugar es una especie de ovillo o madeja, un conjunto multilineal…Desenmarañar las líneas de un dispositivo, es en cada caso levantar un mapa, cartografiar, recorrer tierras desconocidas, y eso es lo que Foucault llama, el trabajo en el terreno¨. Esta experiencia nos interroga, también nos permite la invención y la escritura para poder historizar a partir de alojarlo y presuponer un sujeto a advenir. Podemos leerlo cuando se pone en juego la transferencia y la escucha en la clínica del autismo y la construcción de mundo que funda la posibilidad de hacer espacio en el lenguaje a través del juego. La casa representa una construcción de un lugar para vivir, la fundación de un espacio habitable que permita abrir la puerta para salir a jugar.

¿Qué implica que el psicoanálisis opere?
por Álvaro Albacete

Para tratar de dar cuenta de la práctica analítica, Lacan produce su avance a través del nudo borromeo como una escritura matemática para ser leída y así pasa formalizado al escrito que se da a leer. “Real, Simbólico, Imaginario…”, los escribo y escribo la estructura de este sujeto si en ella dispongo la particularidad de los elementos en juego. Siguiendo a Lacan en el Seminario sobre “El acto analítico: “Esta dimensión del sujeto renueva lo que puede ser enunciado del sujeto como tal y que se llama el inconsciente; este sujeto en el psicoanálisis es puesto en acto.” “La expresión ‘acto psicoanalítico’ nos evoca como se opera psicoanalíticamente, lo que el psicoanalista dirige de su acción en la operancia psicoanalítica”. La dimensión interpretativa funciona en la medida en que nuestra interpretación lee de otra manera una cadena que no obstante es ya una cadena de articulación significante. Y podemos agregar así que la intervención analítica implica conmover el sentido agazapado en la aparente torpeza del fallido. Intentaré algunos trazos acerca del acto así definido produciendo en tiempos lógicos diferentes anudamientos del sujeto implicado en el análisis.

Lo Real en la clínica
por Graciela Jasiner

La experiencia del análisis confronta al analista una y otra vez con lo real. Real como imposible, que resulta un eje respecto al cual se orienta la dirección de la cura y el fin de análisis. Lo real como lo imposible, lo que vuelve siempre al mismo lugar, y su relación con el Síntoma son abordados en este texto. La autora abreva en el Lacan de “La Tercera” y el Lacan de “RSI”, poniendo a trabajar la enseñanzas respecto al síntoma y lo real, que se desprenden de la diferente escritura borromeica en ambos textos. “Lo que el inconsciente cifra, el análisis descifra”, la interpretación sigue siendo una herramienta princeps en una clínica que se dice psicoanalítica, pero en el texto se despliegan cuestiones respecto a otras intervenciones del analista que no alimenten el sentido, recursos del lenguaje, que no es lo mismo que juegos de palabras son trabajadas en viñetas clínicas, allí donde la eficacia clínica se juega vía deseo del analista en las coordenadas de la transferencia.

Los gadgets en la escena del análisis
por Diana Rodríguez

Como parte de los escritos que dan marco al Congreso Mundial que organiza elSigma, la autora ofrece las presentes líneas de pensamiento: “Para el psicoanálisis el gadget es un síntoma. Un síntoma hipermoderno (parafraseando a Gilles Lipovetsky)… ¿El hombre hipermoderno necesita sostenerse de la voz haciendo de la letosa un partenaire? ¿El parletre se sostiene en estos tiempos de una voz transmitida por la letosa?... Los gadgets entran al consultorio, al dispositivo analítico. Resulta cada vez más difícil acotarlos, silenciarlos, apagarlos. Es habitual la presencia de la tecnología celular, aparecen en la escena del análisis y se infiltran en la relación transferencial…”



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta