Introducción al Psicoanálisis

Sección coordinada por Liliana Donzis
Las vicisitudes del acompañamiento psicoterapéutico. Parte 1
por Peichi Su

El presente escrito tiene como objetivo mostrar los trabajos de acompañamiento psicoterapéutico realizados con las pacientes Elsa y Amalia. Se intentará analizar las diferentes patologías que padecen cada una de ellas y los distintos lineamientos y consecuencias que esta diferencia conlleva. Asimismo, el escrito versará sobre la importancia y los fundamentos del dispositivo de Acompañamiento Psicoterapéutico.

El malentendido como síntoma de la era de las comunicaciones
por Marina Levins

La tecnología parece dirigirse hacia una meta: mantener a los seres humanos permanentemente conectados, localizables, reduciendo la posibilidad de error o falla al mínimo posible, tratando de cercar la falta y no darle lugar para que aparezca… Sin embargo, ¿por qué cada vez la gente está más sola? Si estamos tan bien comunicados ¿Por qué se repite como primer motivo de consulta “el problema para comunicarse con los otros”?

Algunas consideraciones acerca de la histeria: “Dos separaciones y un marido”.
por Vanina Daraio

Puede pensarse que las quejas sobre su marido, como ella aún lo llama, remiten de alguna manera a como se posesiona S frente al sexo opuesto. Si el “matrimonio perfecto y feliz” lo pierde con la muerte de su madre… con quién lo tenía? ¿Con quién hizo pareja? Interrogante que nos introduce en la problemática Edípica.

Aguas Turbias: del Ideal al objeto
por Marcelo Mazzuca

Propongo tomar como material de análisis una obra cinematográfica del autor japonés Hideo Nakata cuyo título en castellano es "Aguas Turbias", apoyado en la concepción de que el psicoanálisis es una disciplina de lectura y de interpretación de un texto en el cual el deseo inconsciente, tanto como los determinismos del sujeto, se dice a través de una ficción. Se trata para mi más bien de tomar a esta sujeto, la protagonista de la obra, como si fuese un caso clínico a partir del cual poder plantear algunos interrogantes que hacen a la práctica del psicoanálisis y a la posición del analista Pienso hacerlo entonces en tres tiempos: en primer término, ubicando el escenario del Otro que da el marco a partir del cual los acontecimientos van adquiriendo significación; en segundo término, delimitando desde una perspectiva que me gustaría llamar sincrónica, los elementos del caso que hacen a la estructura del fantasma ilustrado en el filme; en tercer término, y desde una perspectiva más bien diacrónica, incluyendo una reflexión acerca de la función del interlocutor de quien sería aquí ficticiamente la analizante y de los acontecimientos que se precipitan a partir de dicho encuentro y dicho diálogo.

¿La ética del psicoanálisis o la estética del capital?
por Elizabeth Ormart

El capitalismo ha construido su edificio de mercancías taponando los resquisios y grietas con productos. Hace falta una salida para la emergencia del sujeto. ¿Puede el psicoanálisis postularse como la salida?

Algunas notas sobre el bien y el mal en psicoanálisis
por Pablo Diego Muñoz

La diferencia entre el goce al que invita el superyó y el armado del cuerpo teórico kantiano con su imperativo categórico es absoluta, lo de Kant no tiene que ver con el goce; basta ver lo que Kant produce para darse cuenta que no es el goce idiótico que se produce a expensas de uno y que es justamente lo que impide producir cualquier cosa. Lacan dice en El Seminario 10 que el Goza! Goza! del superyó funciona al modo del imperativo categórico kantiano, pero me parece que se puede establecer una diferencia radical entre lo que es el goce del superyó y otros imperativos categóricos como el kantiano, que es producto de un esfuerzo monumental de la razón pura. Claro está que para Lacan están íntimamente ligados el imperativo categórico con el superyó, por lo menos en el sentido de esta invitación al goce. Pero la articulación que hace al cruzar Kant con Sade muestra cómo Sade pone de relieve qué puede pasar al establecer una moral universal como la kantiana. Es decir que Lacan patea el tablero de la filosofía y revela nuestros prejuicios, pues es como si nos dijera: “Ustedes creían tan santito a Kant, ¡miren lo que se puede hacer con él: Sade! La filosofía en el tocador corrobora la verdad de la moral kantiana; su lado oscuro: anverso y reverso.

La Urgencia en psicoanálisis en la época del Otro que no existe
por Silvia Baudini

La aplicación del psicoanálisis más allá de la consulta privada, en los dispositivos de atención, ha contribuido a la variedad de la duración del tratamiento psicoanalítico. La variedad de los casos clínicos y de las edades a las que ha sido aplicado el psicoanálisis permite considerar que ahora, en el mejor de los casos, la duración de la cura se define "a medida". Una cura se prolonga hasta que el analizante esté lo suficientemente satisfecho de la experiencia que ha hecho como para dejar al analista. Lo que se persigue no es la aplicación de una norma sino al acuerdo del sujeto consigo mismo. Encontramos nuevamente este punto de la satisfacción. Lo interesante es que el que decide de esa satisfacción es el sujeto, él es el sujeto supuesto saber satisfacción, y la clave es que hay un punto de detención que no responde al punto de capitón que ordena el nombre del padre y que hoy se muestra completamente en retirada. En relación con el lugar, he escrito debajo el término libidinal. Es decir que el lugar donde esa urgencia se alojará, se producirá es un lugar donde se pondrá en juego la vertiente libidinal del inconciente, puesto que el inconciente no es solo el inconciente freudiano del Edipo, sino el inconciente lacaniano que debe su dinámica al objeto a y su lógica a la diversidad de los cuatro discursos que constituyen el lazo social.

Un recorrido hasta el síntoma función
por Rosa Apartin

Podemos decir que en el dispositivo analítico, al inicio, el síntoma aparece como perturbación dada por la determinación del inconsciente, y al final del análisis, el síntoma como función, hace trabajar lo real hacia algo novedoso en la vida del sujeto.

Efecto dominó: identificación y melancolía en la obra freudiana
por Adriana M. Fanjul

Freud afirma que la identificación narcisista que opera en la melancolía no dista esencialmente de la constitutiva del Yo, excepto por lo abarcativo que resulta. Podría plantearse entonces que la falla se presenta en el mismo momento de la constitución del Yo, esto es, algo en la identificación primaria acontece de manera diferente que en la neurosis; cuestión que provocaría un efecto dominó: las identificaciones secundarias que modelarían al Yo no alcanzarían para recubrir este primer tiempo fallido, el Yo mismo tendría un agujero. Retomando el esquema freudiano podríamos plantear que aquí situamos a la precondición necesaria para la melancolía, siendo la pérdida del objeto el factor desencadenante, pero no determinante.

El complejo de Edipo como operador
por Osvaldo Delgado



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta