Introducción al Psicoanálisis

Sección coordinada por Liliana Donzis
De la catástrofe al relato: la vía del sujeto
por Leonardo Leibson

Inicios y cortes en el tratamiento institucional
por Eduardo García Dupont

Existe, en el comienzo de un análisis, una relación complementaria entre síntoma y transferencia. El síntoma es una cifra, un enigma que llama a su desciframiento, por eso es importante que se instale la noción de causa. Algo del orden de “lo que no marcha” para el sujeto. De lo que lo hace “penar de más”, será lo que se complementará con el otro vector fundamental: la transferencia. Si el síntoma es una cifra, llama al desciframiento, y ese saber sobre la cifra, ese saber descifrar, se supone al analista. Si está en juego la noción de causa, estarán dadas las condiciones que empujen a trabajar esa causa. Si el paciente sufre por lo que le pasa, está en una buena posición para solicitar nuestra ayuda. Por lo tanto podrá instalarse el Sujeto Supuesto Saber como instrumento que posibilite, por parte del analizante, la producción del saber inconsciente, con su correlato de “forma impura” que implica la ilusión imaginaria de suponer que el saber inconsciente lo detenta un sujeto: el analista.
Entonces, concluimos que si están en juego estas dos dimensiones: síntoma y transferencia, están dadas las condiciones para sancionar una entrada en análisis.

Fobia: fragmento clínico. Los componentes bisexuales del síntoma
por Mario Cingolani

“Veo un animal negro... raro que está naciendo, está en un lugar que es extraño, como un campo... pero es una granja, está el granjero... toma al animal con sus propias manos, yo también lo toco... y me hace una seña cuando lo tengo en mis manos, para que no diga nada... que es un secreto”. El sentido de este sueño parece oscuro pero no lo va a ser tanto... es en realidad de fácil acceso. Empieza a asociar y dice. P : El granjero...no sé qué me puede decir, no se me ocurre nada, es una granja... con granja pienso en gallinas, chanchos...chanchero (se calla un largo rato)

La transferencia
por Oscar Mario Gutiérrez Segú

El psicoanalista debe responder por sus actos en el devenir de una cura. Su capacidad en el ejercicio será el fruto de un largo trabajo de elaboración de la teoría que sería imposible de producir sin transitar por los caminos de su propia cura. Es por esto que la transferencia es el lugar privilegiado en donde la ética del analista será puesta en juego y será el fiel reflejo de ella el camino por donde la cura se desarrolle. Del Sujeto del Saber Supuesto a la producción de ese resto desechable hay un recorrido en el cual la inercia de la estructura se alza como un obstáculo de envergadura. Promover y sostener la destitución subjetiva y la caída de los ideales es algo que implica también al analista, quien tendrá que abandonar la comodidad narcisista del ser otro privilegiado para poner en juego su propia castración, como condición sine qua non para sortear las trampas del amor.

Adolescencia: entre padecimiento y crecimiento
por Fernanda Perretta

La adolescencia es un proceso dinámico que transcurre en el camino de la niñez a la edad adulta. Es una etapa en la cual se producen diversos cambios: físicos, psíquicos, emocionales y sociales. La adolescencia es una etapa de duelo, cuando hablo de duelo hago referencia a lo que ya otros autores han mencionado, duelo a la pérdida del cuerpo infantil, al desasimiento de la autoridad parental y demás. Se espera que en este periodo se produzca un pasaje de la endogamia a la exogamia, que el joven pueda ir generando nuevos vínculos fuera del ámbito familiar. Es necesario para ello que el adolescente cuente con los títulos y que pueda usarlos en el encuentro con el otro.
En muchos casos esta etapa de la vida no deja de acontecer sin angustia. Tomaré algunos momentos puntuales de un caso clínico para abordar la problemática adolescente y la emergencia de la angustia en dicha etapa.

Cuerpo, déficit orgánico y subjetividad
por Alicia Fainblum

Ante un mismo diagnóstico médico con consecuencias discapacitantes las alteraciones funcionales se expresan en forma diversa, poniendo en cuestión el papel unilateralmente determinante de las marcas del cuerpo. Marcas del déficit orgánico que se juegan en lo real del organismo. En la clínica de la discapacidad a poco de andar la realidad interroga al ubicarse en primer plano la singularidad en la realización sintomática. Hiancia entre organismo y cuerpo. Si la singularidad es puesta en escena por el sujeto, es que éste ha advenido por operatorias que subvierten el orden puramente biológico.
Dimensiones las del cuerpo que no coinciden con el ordenamiento anátomo- fisiológico.

Algunas reflexiones acerca de la violencia
por Manfredo Teicher

El desarrollo de la cultura humana pretende encontrar una ética que haga la convivencia agradable para todos. Pero quizás el obstáculo insalvable esté, en cuanto a lo individual, en el poder que puede adquirir un narcisismo recalcitrante que quiere a los demás, padres, hijos, hermanos, parejas o amigos, siempre y cuando éstos estén dispuestos a satisfacer sus arbitrarios deseos. Un narcisismo al que no le interesa demasiado ni el futuro ni el resto de la especie. El instinto de conservación de la especie motiva la reproducción, pero no la preocupación por los vecinos. Este aspecto perverso del narcisismo, individual y grupal, está en constante conflicto con otro aspecto del narcisismo, que podemos llamar sublimado.

Escalones amorosos
por Susana Díaz

Concluir, momento crucial en el tratamiento toxicòmano
por Oscar Mario Gutiérrez Segú

El tratamiento de la toxicomanía debe ser entendido como un proceso terapéutico que se desarrolla durante un tiempo que nunca es breve. Esta visión se deriva de la concepción de la fenomenología adictiva como una consecuencia de un padecimiento subjetivo que emana de diferentes estructuras clínicas, que encuentran en el recurso al tóxico una vía de alivio y de satisfacción inicial importantes.
En este proceso se pueden diferenciar tres fases, que parafraseando a Lacán, nominamos como “el instante de ver”, “el tiempo de comprender” y “el momento de concluir”. Nuestra comparación no es precisamente ingenua ya que implica una toma de posición en referencia a la concepción que tenemos tanto de la problemática adictiva como de las vías que se deben transitar en su abordaje.

Psicoanálisis y psicoterapias en el mundo que nos toca vivir
por Edit Beatriz Tendlarz



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta