Introducción al Psicoanálisis

Sección coordinada por Liliana Donzis
Urgencia: un nombre de la angustia en el Hospital de quemados
por Jaime Epstein

A diferencia de la clínica que se lleva a cabo en un consultorio particular, en el hospital de quemados asistimos a un tipo de práctica como analistas, en la que no se presenta por parte del paciente, generalmente, demanda alguna por el punto de fracaso de un síntoma, en tanto hecho de discurso que solicita alivio. Somos llamados a intervenir a partir de las demandas más diversas del personal médico y de enfermería que atiende al paciente internado en el proceso doloroso y traumatógeno del restablecimiento corporal, o en consultorios externos, por solicitud de los cirujanos que atienden la evolución postinternación de los pacientes que sufrieron alguna quemadura, o que solicitan alguna plástica.

Un Síntoma en el cogito
por Sergio Zabalza

Es posible que, tal como dicen algunos, el cuerpo sea nuestra manera de estar en el mundo, sin embargo también es cierto que generalmente solo somos felices allí donde no estamos. Sutil matiz con que la fantasía introduce la división subjetiva, por cierto. ¿Cuál es nuestro domicilio pues, dónde vivimos ? Según el psicoanálisis nuestra subjetividad habita en Otra Escena, aquella que los sueños velan con los guiones argumentales que enmascaran nuestros más íntimos deseos. Por algo Sigmund Freud confió su tarea analítica al desciframiento del sentido de los sueños; aunque bien pronto, debió reconocer un punto irreductible a la interpretación, al que distinguió con una metáfora corporal: el ombligo del sueño, ese lugar que se traga las palabras que me dirían quien soy en el mismo momento y lugar en que estoy.

El delirio como restitución
por Ana María Sendon

El cuerpo en la neurosis obsesiva
por Pablo Eugenio Grosz Schwarz

El cuerpo es incluido en la clínica a partir de la histeria. Cuerpo imaginario en la histeria que ilusionaba tanto al médico como al paciente. Tanto el antiguo médico egipcio como el griego, sostenían una anatomía imaginaria resistente a la investigación y disección del cuerpo: sostenían que el útero migraba por el cuerpo. La histeria apunta siempre hacia un saber imaginario, simbólico y real acerca del cuerpo. Hasta hoy suele confundirse en medicina el correlato corporal con una relación causal. La histeria ha podido enseñar a quien quiso, acerca de lo simbólico del síntoma que toma cuerpo. Relativamente menor ha sido la investigación del síntoma en la neurosis obsesiva (n.o.) sin embargo existen algunos antecedentes fundamentales, para considerar el tema que lo distinguen de la histeria.

¿Represión o Insight?
por Manfredo Teicher

Tras nacer, cuando aprende a hablar, un niño dice lo que se le antoja sin ningún análisis previo. Al elaborar el Complejo de Edipo, la educación “socializa” al infante, le enseña lo que puede y debe decir, pensar, hacer y lo que no. Se le dice: no hay que mentir, la verdad debe ser sagrada. Al mismo tiempo se le dice: ¡eso no se dice! Por miedo (al desamparo, al desprecio, al rechazo, al Complejo de Castración) una criatura se somete y aprende a “portarse bien”. Hay cosas que no se deben decir. Entonces aprende y comienza a mentir, para mostrar que se “porta bien”. También se va auto convenciendo, se miente a sí mismo. "

¿Por qué retorna la compulsión a repetir?
por Marta Kreiselman de Mosner

No tan pequeño para...
por María Rosa Borgatello de Musolino

Una joven analista trae a su análisis de control un caso que la inquieta. En realidad, lo que la inquieta son los resultados de sus intervenciones, a pesar de la poca participación de sus padres. Afortunadamente, sin pretender saber nada se dejó arrasar por la transferencia del pequeño. Ni siquiera atendió a un diagnóstico de psicosis. Sólo lo escuchó y lo dejó hablar.

La deuda que el Psicoánalisis tiene con la Histeria: ¿Es suficiente con sólo reconocerla?
por Maite Fernández Soriano

¿ Qué es la realidad para el psicoanalista ?
por Diego Mosner

El analista, en su consultorio, se pregunta por la incidencia de factores como crisis económicas, estallidos sociales, nuevas modas e ideologías en las mentes de los pacientes... y en la propia. ¿No es habitual las quejas de los pacientes que ganan poca plata o que no tienen trabajo, o referencias a un hecho injusto que leyeron en el diario o vieron en la televisión? Nuestros pacientes adolescentes: ¿No cambian de ropa, peinados e intentan modificar su cuerpo en metamorfosis? ¿No hay algún paciente que diga cosas“ a esos negritos hay que matarlos cuando nacen” u otras expresiones que revelan prejuicios? El analista entonces piensa: “ Tengo que conseguirle trabajo a este paciente, ¡pobre! las condiciones en la que vive."

Los usos de la metáfora. De la creación mitológica a la creación topológica en el tratamiento de lo que retorna
por Sergio Zabalza

Bien, hablábamos del mito, quizá la mejor forma de hacerlo es mintiendo y el engaño más escandaloso que podría formularles sería que comenzaré por el principio. Sin embargo, al denunciar esta falsedad, estoy diciéndoles: “Yo miento”. Lacan le dedicó varios pasajes en su enseñanza a este enunciado. Dice que si bien los lógicos lo consideran una paradoja sin embargo él desestima esta concepción, y expresa que se trata del enunciado más verdadero que puede formularse, ya que hace patente el tropiezo que la represión primaria inflige en el lenguaje, atestiguado por esa hiancia entre enunciado y enunciación.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

Actividades 2018
Leer más
Realizar consulta