Literatura

Sección coordinada por Nicolás Cerruti
El placer del rexto
por Nicolás Cerruti

Motivos hay para lograr cierta continuidad en este espacio, es por el vínculo entre psicoanálisis y literatura. Pero eso no podría encararse sin la poesía, aquello que nos atraviesa sin más. Es por eso que se propone en una entrega la poesía, y en otro el análisis de este fecundo vínculo. En esta ocasión tomamos a Roland Barthes para proseguir, de la mano de su libro "El placer del texto", lo mismo que el texto indica.

Pumba
por Melina Perlongher

Melina Perlongher (1975) es redactora publicitaria y escribe poesía. Ha participado de los talleres de poesía de M. Lo Coco, S. Castellano y F. Sanchez Sorondo, y en 2004 participó de los talleres de poesía que I. Gruss y L. Lamborgini dictaron en la Casa de la Poesía de la Cdad. de Bs. As. Tiene cuatro libros aún no publicados: Botánica (2003); Anatomía (2007); Ventanas (2007) y Poemas de Moda (2008). Se encuentra trabajando en los poemarios 'Versitos' (2010) y 'Linked' (2011).

Notas sobre el uso de la ficción en el Seminario 10, La Angustia, de Lacan
por Nicolás Cerruti

Siguiendo con la idea de cierta continuidad, en esta entrega se intenta abrir a la posibilidad de pensar la ficción como un concepto válido tanto para el psicoanálisis, como ya lo es para la literatura. Centrados en este exquisito seminario de Lacan, La Angustia, motivo de grandes quiebres, indagamos nuevamente sobre la relación entre psicoanálisis y literatura. Al parecer es necesario recurrir a los inventos de los otros para palear algo que, desde el nacimiento hasta la muerte, se nos impone: la angustia. Qué mejor que este seminario para interrogar estos vínculos entonces, o por lo menos para inventarlos.

Se te cayeron los ojos
por Silvia Cossio

La poesía no necesita el motor de la palabra, porque desde siempre, en su tejido, va urdiéndose la posibilidad de su potencia. Luego de muchas lecturas, de mucho leer la palabra, aparece ese espasmo, ese más allá que se nos sale de entre los dedos, se nos evapora frente a los ojos, se nos termina en el paladar. La poesía no carece de vacío porque nos lo acerca, y sin que medie sinceridad alguna impacta ahí, en nuestro cuerpo, que es donde habita. La poesía es lo vivo del mito, y en este, nuevamente, nos dice su autora: se te cayeron los ojos, y los busco... la imposible mirada ahí, desde el piso, nos interroga. Su respuesta es poesía.

Amamos a Murakami
por Nicolás Cerruti

El autor intenta cierta continuidad incierta entre este texto que presenta y el anterior en esta sección, de Flor Codagnone, Literatura y Psicoanálisis: un relato de carmín. Se hace cargo de las sospechas, de los posibles vínculos, y propone poner en juego lo que nombrara Flor como el límite: ¨tiene que ver con lo creativo¨ . Algo de lo creativo tiene que lograr expresarse en todo este anudamiento de psicoanálisis y literatura. Es por eso que toma a Murakami, autor de ficción Japonés, de nuestra actualidad, porque en su relato no sólo se confrontanlo real y la verdad, sino lo vivo. Porque, en el sentido de Flor, da cuenta de ¨una zona rica que apenas se ha explorado y que está relacionada con tres elementos: la ficción, lo vivo y el sentido pedagógico¨. El autor parece anticiparnos que no hay de lo creativo y vivo si no hay del amor.

Literatura y psicoanálisis: un relato de carmín
por Flor Codagnone

La autora de esta nota nació en Buenos Aires en 1982. Se licenció en Periodismo. Trabaja como periodista freelance en diversos medios gráficos. Está a cargo de la cátedra Rock y Comunicación Social en la Universidad del Salvador. Escribe poesía. Nos propone con su decidida frescura interrogarnos por un psicoanálisis no tan psicoanalizado; encontrarnos con sus propuestas como si fuesen el prólogo de un libro todavía no escrito, o el programa de una materia que no se dio, y quizás también la creación de lo nuevo que tanto nos cuesta parir: Literatura y Psicoanálisis.

Escritor-es
por Nicolás Cerruti

El poeta crea poesía que crea al poeta. Hay de estos que nos trascienden y nos hacen a su vez poemas. O sea, sus palabras se introducen en la certeza del inconsciente y habitan allí (quien sabe dónde) hasta que despiertan: se repiten, o se mezclan, o transforman nuestro día como el golpe de un recuerdo que es ajeno. Borges encontraba laberintos, espejos que se multiplicaban al infinito en los reflejos de las palabras, bibliotecas interminables, moebianas, espacios temporales superpuestos en la mínima cabeza de la cuenca ocular de un ojo, ciego por supuesto, lleno del objeto a, que es el motivo de su goce; a de aleph.

Sobre las “notas de autor” del texto Exiliados de James Joyce
por Nicolás Cerruti

Para nosotros la lectura de Joyce es anticipada por Lacan. Y para los que nos hemos encontrado con Joyce previo a Lacan la vuelta se torna asombrosa, casi necesaria: hay que volver a Joyce. Considero un hallazgo estas “Notas de autor” que Joyce incluye al final de la obra Exiliados. No todas las ediciones las incluyen, y sin embargo tienen un gran valor para todo aquel que las quiera interpretar. Iré presentando pequeñas referencias de cómo Joyce ve su propia obra, y lo que dice de la mujer... El trabajo de Joyce parece cargar las tintas acerca de que no es sin el exilio, o más bien, no hay unión más que para el exilio. Lo que sería tal vez una excelente metáfora de la no relación. ¿No constituye una sorpresa este exilio al que parece destinarnos?...

Sábato y sus fantasmas: primeros tiempos y grandes decisiones
por Julio Woscoboinik

En este ensayo he intentado comprender desde el psicoanálisis, las estrechas vinculaciones entre las vicisitudes de los primeros tiempos de la vida de Sábato y las grandes decisiones expresadas en la realización de su destacada obra literaria. Con especial referencia al Informe sobre ciegos. La conjetura: Sábato consiguió plasmar en sus creaciones literarias, arcaicas vivencias catastróficas que, nos atrevemos a pensar, fueron percibidas en los últimos días de su paso por ese hogar-útero de una madre afligida y triste por la pérdida sufrida... Nuestra hipótesis: en Sábato, la ceguera evoca la imagen de la madre que, en razón del momento dramático que acababa de vivir, cuando miraba a Ernesto estaba mirando al otro, a Ernestito. Encerrada en su dolorido mundo interior, aunque no fuese físicamente ciega, lo era en realidad para el recién nacido. Desde la perspectiva de la extranjeridad, lo ajeno y extraño, ¿pudo Sábato sentirse como el no esperado, el extranjero -ciego- a los ojos de sus padres?

Tengo dos secretos
por Raúl A. Yafar

Tengo dos secretos….
Uno es

que las alas entreabiertas de
una mariposa se parecen a ella…

dulce miel negra, deporte
suave en las noches de
caricias,

inviernos de las frazadas de
luz…



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta