Literatura

Sección coordinada por Nicolás Cerruti
Backstage
por Juan Pablo Navarro Cox

Se levantó de la cama de un salto agitado. El ambiente era el mismo, las paredes la cuidaban, la ventana le hacía respirar, el espejo la mataba. Era su fiesta de quince y entonces se probó el vestido. El vestido más hermoso del mundo y enseguida el trapo de tela más horrible sobre su cuerpo. Un cuerpo armonioso y pretendido que se miraba a sí mismo, una buena cintura y unos pechos firmes, unos ojos negros que miran y se miran y desenfocan y se acercan más y más y golpean contra el vidrio. Unos párpados cansados que ceden lentamente y se cierran aplastando las lágrimas.

Para que el Quijote no se quede hablando solo
por Sergio Zabalza

¿En qué consiste esta eficacia simbólica que le atribuimos al lenguaje y desde la cual pretendemos abordarlo? Que un genio como Lev Vigotsky –psicólogo mentor de la teoría contextualista– otorgue al orden simbólico el carácter de herramientas ya bien puede aleccionarnos sobre la dimensión instrumental de la lengua. Sin embargo, de no efectuar ciertas precisiones corremos el riesgo de caer en el mismo prejuicio de aquellos a quienes criticamos. En efecto, por ser la herramienta con que pensamos, el lenguaje produce una tan increíble como eficaz paradoja: somos instrumentos de las palabras, la lengua nos piensa a nosotros.

La educación sentimental o la novela del no acto
por Claudio Glasman

El tema del presente ensayo es la novela moderna. Interesa mostrar, en el análisis de una novela en singular, ciertas relaciones entre novela y acto por las cuales he titulado paradójicamente al presente ensayo “La novela del no acto”. Trataré de mostrar, tomando como texto testigo La educación sentimental de Gustav Flaubert, en que lo que está en juego en la novela, al menos en la concepción moderna que él inaugura, es la imposibilidad de la acción o, más precisamente, las razones internas de esa imposibilidad.

Cuatro tipos
por Carlos D. Pérez

Cuatro tipos Las siguientes apreciaciones no provienen del diccionario, quizás estén allí en forma larvada, quizás obraron como secreta fuente de inspiración. Aún recuerdo cuando adolescente busqué la palabra “pelotudo” y encontré que el libro de los significados aludía a un sujeto “negligente y descuidado”. Me he permitido distinguir una secuencia tipológica de categorías cargada de consecuencias, que solemos mezclar sin rigor. Cuatro palabras, cuatro perfiles, cuatro riesgos, cuatro desafíos.

Alejandra Pizarnik, La posesa desposeída
por Lidia Rada

“Se fuerza la máquina/ de noche y de día/ y el cantante con los músicos/ se juega la vida” dice el estribillo de una canción, mentando el exceso propio del acto creativo, que en su dinámica, bucea diferentes registros tensando sus enlaces. El presente trabajo intenta dar cuenta, a partir de textos de Alejandra Pizarnik, del proceso por el cual el goce creativo puede transformarse en un puro goce que convierte la escritura del sujeto en vehículo y testimonio de su sufrimiento.

Cacique rojo
por Laura Kuschner

Cacique rojo,
lobo con olor a sangre,
la noche es tu aliada.
Fuera de foco,
ves las hembras acercarse,
entre la maleza mojada.
Hembra despierta,
que no quiere rodeos,
sino ser elegida por el fuego.

Instrucciones para entender lo que a usted le pasa
por Carlos D. Pérez

Aproveche, lector, la oportunidad: estas instrucciones son un breve, expeditivo y literal modo de entender lo que a usted le pasa.

La ciencia ficción a partir de una referencia literaria de Lacan
por Carlos Faig

Si la ciencia ficción nos habla del sujeto supuesto saber y la metáfora de la relación sexual, ¿hay conexión entre estos datos? El mutante, verdadero subgénero de la ciencia ficción, parece definirse por esos dos hechos. Es una transacción entre Plan y Generación, entre el SSS y la relación sexual. El mutante es reabsorbido por el sujeto supuesto saber, la novela lo explica. Aludimos a diversos ejemplos al pasar: la Gestalt de Sturgeon, el Mulo en la Trilogía de Asimov, Tom en las Crónicas marcianas.

Chau Negro
por César Hazaki

Un día cualquiera, hoy por ejemplo, al Negro Fontanarrosa se le ocurrirá morirse. Si, lo hará sin estridencias y con humildad en su Rosario primordial y única, viniendo del Cairo, tratando de tomarse con humor el desplazarse en silla de ruedas desde el bar hacia a su casa. Los vecinos que lo ven pasar no aplicarán ningún manto de piedad sobre su situación actual. Lo aman demasiado como para no perdonarle estas flaquezas del cuerpo, la debilidad de su enfermedad, sin duda desean que el Negro dure para siempre. Como hace cualquier hinchada con su ídolo.

Hamlet - Entre dos duelos
por Guillermo Apolo

Según la estima de Freud, en la obra sobre Hamlet se encuentran las mismas raíces que en Edipo Rey, de Sófocles. La dificultad del personaje de Shakespeare para cumplir con el mandato paterno de matar a su tío se debería a que en su infancia -y sin saberlo ahora- habría anhelado ejecutar tal crimen. Consecuentemente, la frase de Hamlet “la conciencia nos hace a todos culpables”,es interpretada por Freud como “sentimiento inconsciente de culpabilidad”. Lacan, en tanto, encuentra una diferencia: mientras Edipo mata al padre y se casa con la madre sin vacilar pero sin saber que son ellos, Hamlet es arengado por el fantasma del padre. Ese saber del otro, según Lacan, tiene como efecto que el acto de Hamlet se dilate y postergue. De lo que se infiere que mientras en la tragedia antigua el acto se realiza porque no se sabe, en la tragedia moderna el saber interfiere la ejecución.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

Actividades 2018
Leer más
Realizar consulta