Literatura

Sección coordinada por Nicolás Cerruti
Narrativas del exilio
por Graciela González Paz

Místicas uno
por Graciela González Paz

Hemos convenido
Que
Hay sangre en las alcobas
Luego de amarse
Y suele
ser
absurdo
fingimiento casi
supeditar el contenido
al oscuro detalle de su canto

La comedia violenta del falo
por Haydeé Rosolén

Novelista, ensayista, crítico literario y dramaturgo, David Viñas (1927) es miembro de la generación denuncialista, que en los años 50 se nucleó alrededor de la revista Contorno. Desde sus primeros textos introduce la historia nacional como materia dominante. Extrae fragmentos informativos de los diarios de la época y sitúa el trágico suceso producido en enero de l9l9. En la semana trágica es una nouvelle en la que ficcionaliza dos mundos paralelos. Beatriz Guido (1922 - 1988) disfrutó siempre el nombre elegido por su padre, el de la protagonista de La Divina Comedia. De joven viajó a Roma donde siguió un curso de Filosofía; durante su estadía fue pensionista en la casa de una viuda con cuatro niños, familia que inspiró su novela La caída.

Freud según Hilda Doolittle. Un poema
por Hilda Doolittle

Luego de haberse tratado con Freud, Hilda Doolittle escribió un extenso poema en su homenaje. Antes de transcribir un fragmento del mismo haremos una sucinta semblanza de esta autora: D. H., según las iniciales con que solía firmar, fue una escritora estadounidense que en 1933 visitó a Freud para comenzar un análisis. Una vez concluidas sus sesiones, se sentaba en su pieza de hotel a redactar lo sucedido, a escribir un testimonio sobre la clínica, de donde resultó el libro Tributo a Freud (Shapire, Bs. As., 1979).

Un himno urbano
por Patricia Yohai

Aquella mañana, cristalina como un trozo de hielo, parada en RioBamba y Rivadavia esperando luz verde para cruzar escuchó algo así como un terco padrenuestro si no trae la plata no lo dejo entrar... si no trae la plata no lo dejo entrar... Dio vuelta la cabeza y vio a una mujer absorta en sus elucubraciones, con el gesto tan rabioso que su cara parecía cruzada de púas, llevando bolsas de supermercado. Miró a los otros que tenía cerca y le pareció que movían imperceptiblemente los labios susurrando intimidades. Hoy abundan los zumbidos humanos, se dijo medio resignada.

El Quijote, carencia y creación. La formación del Ideal
por Teodoro Pablo Lecman

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, caballero de la triste figura, desfila todavía entre los paradigmas de la literatura y de la historia, a cuatrocientos años de su creación, montado en su astroso Rocinante, y con el temeroso escudero Sancho Panza a sus flancos.
Basta el “logo” de las dos figuras, fundamentalmente el acuñado por Picasso, o un stencil (como el que proyecta la imagen del Che) para recordárnoslo.
¿Qué es lo que se proyecta a través de los agujeros del metal en la fría tinta de la estampa emblemática, tan típica de nuestra época que hasta penetra en los cuerpos con el tatuaje?

1924: La travesía
por Alberto del Horizonte

Un cinco de abril de 1924 partieron los abuelos desde el puerto de Burdeos en el vapor Massilia, travesía de dieciocho días por un mar de incertidumbre esperanzada. Atrás quedó la anegada despedida de la tierra de origen y el recorrido por una Francia sede de los Juegos Olímpicos, en la que estaba muriendo la nieta del General San Martín.
Antorcha de encendidas búsquedas. Maratón épica del alma. Un hombre y una mujer arrojando miradas desde sus treinta. Miradas taladrando océanos.

Gente del barrio
por Carlos D. Pérez

Luego de una seguidilla de días destemplados, el sábado amaneció soleado y tibio. Sin algo que hacer, luego de matear ojeando el diario salí a dar una vuelta por el barrio y a hacerme lustrar los zapatos, que si pudieran se sorprenderían del betún inesperado. Cómodamente sentado en el taburete que un hombre entrado en años tenía en la esquina de Corrientes y Lacroze, su gastada fotografía de lustrador pegada en la pared de la pizzería contra la que me recosté, me dejé llevar por las evoluciones del abigarrado muestrario de gente que se agrupaba y dispersaba en las paradas de colectivos y en la entrada al subte. Con mirada distraída seguí el apuro de quien corría hacia el coche de la línea 39, que estaba arrancando, a las mujeres que con ramos de flores iban al cementerio y recordé al sepulturero que entrevistara para mi audición de radio: A la pregunta de qué era para él enterrar los cuerpos sin vida había respondido que un trabajo como cualquiera (...)

Reconstrucción de la última clase magistral de Ignacio Lewkowicz: Paradoja, infinito y negación de la negación
por Sebastián Gil Miranda

El presente trabajo constituye un testimonio intersubjetivo del último teórico dictado por Ignacio Lewkowicz para la cátedra de Ética y Derechos Humanos de la Facultad de Psicología de la UBA, el 10 de febrero de 2004. Según palabras del propio Nacho, el mejor teórico que ha dictado para la materia. Como ese día no hubo grabadoras dando vueltas por el Aula 5 de Hipólito Irigoyen, no ha quedado un registro exhaustivo de esta clase, a pesar de ello, y por ello debo decir, es la manera que tengo de retribuirle su legado, me propuse recobrar la información, reconstruir los hechos, rastrear la singularidad en juego. Nuevos aportes, viejas novedades, datos invalorables, que para todos aquellos interesados que no pudieron estar comenzaban a presentarse como acallados en su propio devenir, para el imaginario aparente: irrecuperables.

Acerca del papagayo
por César Hazaki

Dulce Prima me preguntas acerca del papagayo, pues, el tema viene de lejos. El mismo pertenece a culturas ancestrales de las forzadas y migrantes almas de los negros que venían de Africa obligados a ser esclavos. Como verás, querida Prima, es un tema que abarca la explotación, la injusticia, el racismo, el sexo y el amor. El papagayo era un animal ritual, el culto sobre el mismo se ha perdido en el tiempo. Por suerte quedaron algunas imágenes del mismo talladas en maderas (dado que era una cultura que no conocía el bronce, ni el hierro). Este noble animal para esas culturas -hay serias discusiones si la cultura africana tiene una sola raíz, que muchos antropólogos ubican en el Congo, o varias que se desarrollan en forma similar en un radio de seis mil kilómetros cuyo epicentro podría haber sido Mombassa- era el símbolo de la potencia viril.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

Actividades 2018
Leer más
Realizar consulta