La gran ilusión… de la salud total y perfecta

09/08/2016- Por Leon Benasayag - Realizar Consulta

Imprimir Imprimir    Tamaño texto:

Aguda crítica la del Dr. León Benasayag, especialista en neurología infantil, quien desde dentro del campo de la medicina, se permite poner en cuestión los actuales parámetros de salud y enfermedad, tan contaminados por la industria farmacológica. “El objetivo de la industria no es sólo crear medicamentos para tratar enfermedades sino además lograr que los sanos se sientan enfermos, entonces el duelo normal pasa a ser medicado y así todos los aspectos normales de la vida”.

 

 

                                                      

La medicina, utilizada por la industria, con un contexto social permisivo, trata de “vendernos” frecuentemente “que esta vez” ha logrado la clave para tener la Salud perfecta y definitiva.

Parte de una premisa falsa, pues la enfermedad forma parte del estado biológico normal, así como las bacterias son fundamentales para la supervivencia, un buen ejemplo se encuentra dentro del cuerpo humano, al permitir un normal funcionamiento del intestino.

La omnipotencia del hombre choca permanentemente con la realidad, pero no se doblega. Mostramos algunos pocos ejemplos:

El descubrimiento de los tranquilizantes sacó a mucha gente de los hospicios, fue un gran adelanto. En 1958 Janssen[1] descubrió las propiedades antipsicóticas del Haloperidol y a partir de allí se exploraron otras sustancias similares. En 1963 se descubre el Valium, ansiolítico vigente hasta hoy en día. Pero no resolvió el problema en su totalidad y los antiguos y nuevos enfermos recibieron antipsicóticos, que trajeron soluciones y también crearon algunos problemas, por sus efectos secundarios. Esto no fue suficiente para lograr mejoras totales y universales, pues todavía quedan resabios del antiguo Hospicio, persisten casos de mal trato humano, a través del medicamento o de la atención al paciente. Además, la conducta humana totalmente desquiciada que se observa a diario, en algunos sectores, a nivel mundial, donde se mata indiscriminadamente, muestra que la locura universal está muy lejos de ser contenida o resuelta.

El Psicoanálisis fue un logro significativo, pero también se encerró en su verdad revelada, por su dificultad de ser universalmente aplicado y sus normales limitaciones.

Los antibióticos, un aporte fundamental, trajeron la idea del “fin de las infecciones”, pero el mal uso y abuso, originan gérmenes resistentes. Entonces el Hospital, se convierte en un centro de infecciones graves, a veces incontrolables.[2]

El descubrimiento de los genes (25.000), que integran un ser humano, significó un enorme adelanto. Su costo superó los 3.000 millones de dólares.[3] El genoma humano aportó enorme información y beneficios a la salud. Pero las expectativas eran superlativas y traían nuevamente, la fantasía de la solución definitiva. Llegó con una pelea por las patentes, pero fueron los científicos ingleses que aportaron la solución, y brindan toda la información gratuitamente en internet. Nuevas realidades y desafíos. El descubrimiento, no trajo simultáneamente todas las soluciones esperadas, si bien fue un eslabón fundamental para entender muchas afecciones. Ya se pueden clonar animales y se tienen grandes expectativas en este enfoque, pero esperemos los años venideros para dejar filtrar lo rescatable. Es prudente.

La carrera por la información genética tuvo un giro inesperado que marca un hito en la medicina. En Europa la información científica era abierta, en USA estaba patentada. La Corte Suprema de Estados Unidos (13-06-2013) respondió la pregunta: ¿se pueden patentar los genes humanos? La respuesta negativa ha hecho temblar la industria de la biotecnología y farmacéutica. Pero no la derrumbó. Prohíben patentar genes(4) pero quedan muchos procedimientos bajo costosas patentes. Veamos esta historia ilustrativa.

A Lisbeth Ceriani le diagnostican cáncer de mama, no imaginó que además de luchar contra la enfermedad, tenía que hacerlo contra Myriad Genetics industria, y contra el sistema de patentes de USA. Hasta este momento, Myriad era el único laboratorio con derecho universal sobre los genes y las mutaciones de los BRCA 1 y 2 –que son los responsables de aumentar exponencialmente los riesgos de cáncer de mama y ovario, hereditario–. Ceriani tenía que tomar una decisión vital: ¿además de una doble mastectomía, debía someterse a una extirpación de ovarios? Necesitaba una prueba genética que Myriad, (único proveedor), le negó, por motivos económicos. Luego del fallo de la Corte Suprema, se pudo hacer la prueba.[4]

 

La simple idea de un gen = una enfermedad = un medicamento sufrió un duro revés cuando se descubren 17 variaciones genéticas vinculadas con la depresión (Nature, Ashley Winslow).

Antiguamente si se desconocía el origen de una afección, decíamos “viral”. Esto cambió para mal, actualmente se dice es genético y con ello se justifica medicar y generar un cuadro de impacto social y emocional permanente, muchas veces sin documentación válida. Además sirve para “exculpar” a los padres de su incidencia en la conducta de sus hijos.

Los niños dispersos, inquietos o impulsivos, son actualmente diagnosticados como enfermos, que padecen un “Déficit de Atención con hiperkinesia”, (ADHD) de origen genético (no probado) y, lo peor, medicados con una anfetamina (Ritalina®), que es perjudicial para la salud[5], como todas las drogas adictivas. Su uso requiere un recetario triplicado, otorgado por el Ministerio de Salud Pública, utilizado para las drogas adictivas. La mayoría de estos niños sólo tienen un problema de conducta, no una enfermedad.

Los medicamentos han contribuido substancialmente a la prolongación de la vida y a su bienestar, sin embargo, cualquier medicación para los niños debe ser aplicada sólo cuando es necesaria, en la menor dosis posible, por un tiempo limitado, y evaluada cuidadosamente.

Los padres deben leer los prospectos y preguntar las dudas. Esto vale para niños y adultos. Como dice la Lic. Celina Tamarid[6], “el Jardín es un buen modelo para aprender a preguntar a la «Seño» las dudas e inquietudes que nuestra sana curiosidad nos demanda, con el mismo criterio los adultos pueden aprender a preguntar al médico lo que necesiten, sin miedo a que éste deba alargar unos minutos la consulta”. El derecho a preguntar es universal y abarca también a los niños.

Es notable cómo se utilizó la gran “ilusión de la salud perfecta”, para vender medicamentos. Hoy el marketing marca el accionar oficial y médico, la pastilla mágica vende salud, inteligencia y belleza. Los medicamentos constituyen un “nicho económico” de incalculable valor.

El “bebé prefabricado en USA”, ya es una “realidad”. Se puede encargar un niño de ojos azules, blanco y “casi perfecto”. Faltan algunos años para ver el precio de semejante manipulación, pues al romper una regla de la naturaleza, se crean nuevos problemas, y ella se cobra su precio.

La propaganda del nuevo detergente dice “logramos eliminar el 99% de gérmenes”[7]: falso. Repitamos que el ser humano tiene millones de bacterias, y no podría vivir sin ellas. Hay un equilibrio biológico que no puede violarse gratuitamente.

La idea permanente de haber alcanzado la perfección o la eternidad, son conceptos falsos. ¡Hay quienes, como Walt Disney (15 de diciembre de 1966), se hicieron conservar ¡para ser revividos en el futuro! Por ahora una fantasía.

El objetivo de la industria no es sólo crear medicamentos para tratar enfermedades sino además lograr que los sanos se sientan enfermos, entonces el duelo normal pasa a ser medicado y así todos los aspectos normales de la vida. “La gran ilusión” abarcó a los recursos naturales y hoy todos sabemos que el petróleo, el agua, los bosques tienen una vida útil que estamos destruyendo.

Sin embargo ¡somos optimistas! El logro de limitar mundialmente el hábito del cigarrillo es una proeza impensada por los poderes incalculables de la industria, realizado por personas independientes que se unieron con un fin común.

El ser humano ha demostrado una capacidad infinita para resolver múltiples problemas, hacer agua dulce del mar, florecer los desiertos, llegar a la luna y “mover montañas con la palabra”, y brindar soluciones muy valiosas. Además ha rescatado la importancia del afecto como motor de la familia y la sociedad

 

                                  



[1] Flores J.; Armijo J.; Mediavilla A. y col. Farmacología humana: fármacos antipsicóticos neurolépticos; 3era edición. editorial Masson 1997. pág. 533

 

[2] Infobae, 22/07/2016, Bs. As., Argentina, http://www.infobae.com/salud/2016/06/22/las-infecciones-por-superbacterias-seran-la-primera-causa-de-muerte-en-2050/

 

[3] Jorge Halperín, 2005. “El genoma y la división de clase”, John Sulston, premio Nobel por la decodificación del edificio genético de la humanidad. Bs. As., Argentina, Le Monde diplomatique

 

[4] Gabriela Torres,13/06/2013, BBC Mundo Salud, http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/06/130613_salud_patente_genes_decision_gtg

 

[5] Dr. León Benasayag, 2011. ADDH Una patología de mercado, Bs. As. Argentina, Editorial Noveduc.

 

[6] Lic. Celina Tamarid, 02/08/2016, “Comunicación verbal”, Bs. As. Argentina

 

[7] Clarín Sociedad 20/12/2015, Bs. As. Argentina. http://www.clarin.com/sociedad/bebe_perfecto-CRISPR-  alteracion_genetica-cancer-distrofia_muscular_0_1478252225.html  

  


© elSigma.com - Todos los derechos reservados


Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas


Del mismo autor

» Cómo cuidar su salud, cuidándose de los medicamentos
» El uso distorsionado del concepto de comorbilidad

Búsquedas relacionadas

» Ideal de perfección
» mercado
» patologización de la salud
» laboratorios
» manipulación genética
» ilusión
» genoma humano
» ADDH