» Entrevistas

Entrevista a Betty Garma (primera parte)

06/06/2001- Por Emilia Cueto - Realizar Consulta

Imprimir Imprimir    Tamaño texto:

 


-E: ¿Ud. pensó allá por el año '40 que aquel movimiento que se iniciaba en Buenos Aires, me refiero al psicoanálisis, iba a tener esta envergadura en nuestro país?

-G: Si. En el '40 no, pero hacia el '43 ya se veía. Porque yo tengo como tres vidas. De alguna manera se juntó, porque yo daba clases de inglés y tenía mucho éxito con eso, porque tengo una forma de conectarme con la gente que gustaba y vine de una familia que siempre hacía cosas, tenían interés en la casa y había siempre muchos ensayos con el impulso de mi padre; organizaba shows para beneficio, siempre para beneficencia y por lo tanto yo estaba metida en eso desde chiquita. Esto me ayudó a conectarme y me facilitó la comunicación. Cuando era profesora de inglés tenía alumnos muy lindos y entre ellos estaba por un lado la familia de Don Paco Muñoz, por otro lado totalmente distinto estaba la familia Rascovsky, -yo no sabía que más tarde Don Paco Muñoz iba a ser un benefactor importantísimo de los comienzos de la A.P A.-, así es que fue como algo mágico que se juntasen las dos cosas. Yo conocía a Arnaldo y Matilde Rascovsky quienes junto a Enrique Pichon y la Negra lo buscaron a Angel , eran personas muy especiales, con mucha honestidad, mucho emprendimiento, mucho empuje.

-E: Ud. también era una persona con mucho empuje, no se quedaba atrás…

-B: Por mi lado, pero con otras cosas, yo siempre tuve empuje. Imaginate, a los 7 años gané un concurso de canto en Londres, en la adolescencia era campeona de danzas escocesas, al mismo tiempo participaba en muchas representaciones para beneficencia, estaba acostumbrada a públicos y teatros y todo eso. Mi padre me dejaba siempre y cuando fuese para beneficencia, jamás me permitió ser profesional…

-E: ¿Por qué no?

-B: Porque en esos días era muy mal visto, y yo de una familia británica tenía ciertos parámetros en cuanto a modales, me decían que debía ser muy amistosa, muy compañera pero siempre cuidar muchísimo los modales, la moral, las amistades y demás.

-E: ¿Y a Ud. le hubiese gustado dedicarse profesionalmente al canto?

-B: Si, porque estaba en un nivel profesional, estaba acostumbrada a cantar, era la querida de la comunidad británica, cuando querían juntar dinero durante la guerra y después de la guerra yo era la atracción y me conocían mucho. Esto me ayudó, créase o no enormemente en mi trabajo con niños porque aprendí a conocer personas, aprendí a pescar ambiente y onda, aprendí a jugar con todo eso. Yo estaba muy cómoda. A los 16 años quise tomarlo profesionalmente en Inglaterra pero no; después acá cantaba mucho en radio también, en radio "Nacional", en radio "El mundo", tenía mi programa en ingles en radio "Excelsior".

Por lo tanto esto me ayudó también mucho en mi relación con Angel, porque él venía desde Madrid, Berlín y París lleno de entusiasmo y realmente tenía una fuerza de pionero impresionante, se juntó con Arnaldo (Rascovsky) y Enrique(Pichón Riviere). Cada uno era distinto pero juntos pudieron hacer esa cosa seria y expansiva a la vez que fue la A.P.A.

Conocí a Angel porque los Rascovsky me presentaron a "el maestro" para traducirle unos trabajos. Claro, con mi rol en la vida me entendía muy bien con el maestro, no le tenía ese terror o ese miedo o ese falso respeto; bueno no es falso respeto es una situación especial de gente que se está analizando con una persona importante, porque Aldo, Matilde, Enrique y la Negra (Aberastury) los cuatro se analizaron con él.

-E: Y además muchas opciones no había!

-B: Claro porque Celes Cárcamo llegó recién después de un año.

-E: Y el único que estaba con su formación acabada era Angel Garma

-B: Era Angel, claro, pero no solamente. Después Angel me pidió que vaya donde la Negra y ahí la conocí personalmente, porque ella había traducido el libro de Melanie Klein de "Análisis de Niños" y quería mirar, corregir algunas partes y se lo corregí. Al mismo tiempo yo estaba en análisis con María Langer que le había pedido a Angel desde Montevideo, donde ella estaba, si podía integrar el grupo de Buenos Aires.

-E: ¿Ella todavía no estaba instalada en Buenos Aires?

-B: Yo tengo una carta de Richard Sterba del año 42 contestando una carta de Angel. Allí le decía a Sterba que le había hablado una tal Marie Langer que se había analizado con él y quería integrar el grupo de Buenos Aires, entonces quería tener algún dato sobre ella porque el grupo recién se iba a formar y quería que fuese en un nivel importante. Y tengo la carta de Richard Sterba diciéndole que si, que efectivamente se había analizado con él y que sería un aporte muy lindo para el grupo de Buenos Aires. Es decir una carta pidiendo referencias y contestada muy positivamente.

Yo fui de las primeras analizadas de ella, no me acuerdo si fue ya en el año '42 o '43 pero por ahí. En el '44 ya la conocí a la Negra para ayudarla en las traducciones, en ese mismo año tanto Angel, la Negra como Maria Langer me dijeron a mi que en lugar de enseñar ingles por que no me ocupaba de analizar niños. Por eso empecé a trabajar con la Negra y durante mucho tiempo seguimos solas.

 

 

-E: ¿A Ud. le había surgido el deseo de analizar niños, o fue a partir de lo que ellos le dijeron?

-B: Yo estaba en análisis porque los hermanos de Matilde Rascovsky que eran alumnos míos también me dijeron:"ah, ¿sabes que ha llegado una nueva analista a Buenos Aires?, tú tendrías que analizarte", entonces yo dije:"Y bueno, si ustedes dicen!", y así fue como empecé mi análisis.

Siempre fui muy aventurera, yo no se si aventurera es equivalente a pionera, pero me parece que debe tener algo de eso, cosas nuevas me despertaban interés. Y cuando me dijeron de analizar niños no se me había ocurrido antes porque yo estaba muy contenta con mi vida, estaba muy bien, gracias.

Me dijeron de analizar niños y bueno empecé a hablar con la Negra y me estudié los tres libros que teníamos en ese momento…

-E: Claro, no había mucha bibliografía tampoco, además usted estaba ahí recibiendo fresquito todo lo que llegaba de Melanie Klein, y que Aberastury iba traduciendo.

-B: Teníamos los dos libros de Anna Freud, el de niños y el de defensas y teníamos el libro de Melanie Klein

-E: Y tenían Freud..

-B: Y teníamos Freud, pero claro Freud no dice mucho de niños. En fin empezamos esto y yo empecé a analizar niños, porque a todo esto fueron transcurriendo los años y tengo todas las notas escritas después de cada sesión de ese famoso niño de 21 meses y eso fue en el año 47.

-E: Y en el '49 Ud. participó del congreso en Zurich.

-B: En el '49 ya estaba con Angel y fue lo del congreso y entonces viajamos juntos. Allí es donde se vuelve a juntar la cosa del teatro, la cosa del ingles con la cosa del análisis. Angel fue muy bien recibido en Zurich, en Europa por todos los europeos , que lo amaban a él. Porque por ejemplo Paula Heimann fue compañera de él de seminarios, y ella en ese momento era la segunda y muy íntima de Melanie Klein, no se separaban ni un minuto. Yo tengo como lengua materna el ingles, pero además es un ingles, (como lo llamamos nosotros el ingles de la B.B.C. ) muy lindo y como tenía teatro también enunciaba muy bien y hablaba muy lindo en ingles, y tenía esa facilidad de comunicación.

-E: Y tenía además un material clínico que ellos no tenían y que les interesaba muchísimo para corroborar los desarrollos teóricos sobre los que venían trabajando.

-B: Pero yo no lo sabía. La Negra me dijo, porque ella no fue, anda y mostrale a Melanie Klein, a ver si estamos haciendo las cosas bien.

-E: ¿Y por qué no viajó Aberastury?

-B: Era un poco fóbica ella en cuanto a hablar en otras lenguas, frances lo sabía muy bien pero, no se.

-E: ¿A ella la habían invitado o la invitación era para Ud. y Angel Garma?

-B: No es que yo tuviera una invitación, nadie tenía una invitación. No se podía invitar así no más porque tardaba más de un mes para que una carta llegase hasta acá; tardaban mucho. Angel se enteró del congreso, le dijeron o le escribieron, no lo se, una carta -no la tengo en realidad-, pero supo del congreso y el dijo yo me voy al congreso. Había empezado dos o tres años antes él a viajar en avión, porque en otros tiempos era en barco y el barco tardaba un poco más de dos semanas casi tres.

Entonces fuimos, teníamos escalas en Río de Janeiro, Recife, Dakar, Lisboa y París para arribar luego a Zurich.

-E: que aventurera sería para subir a aquellos aviones!

-B: Si, yo me acuerdo la gran novedad cuando salieron los aviones a turbina, a chorro, que decían:"sabes, en el avión podes poner un vaso, y el vaso se va a parar solito, no se cae, así es que te puedes imaginar lo que eran los aviones antes. Había tanta oscilación, tanta vibración que a las cosas había que sostenerlas. En fin, cuando llegamos a Zurich Angel fue recibido maravillosamente, pero también me aceptaron inmediatamente a mi porque me conectaba tan bien en ingles, porque no me era difícil, como yo estaba acostumbrada a estar con mucha gente, -mucha gente nueva e importante-, entonces era un medio fácil para mi, entonces por lo tanto ¿quién se me acopló inmediatamente? -Ernest Jones, que era el presidente de la internacional y nos divertimos mucho juntos. Y el me tomaba el pelo que ¿cómo había ido con Angel?, que ¿qué era eso?, etc.

Y, a través de Paula Heimann, Melanie Klein enseguida invitó -como yo he dicho muchas veces- a todo el grupo que la acompañaba a ella a un almuerzo donde leí el famoso caso del niñito y en donde ella me dijo que no había ninguna experiencia de que se hubiese analizado un niño tan chiquito y que esto era el apoyo clínico, la prueba clínica de la veracidad de todas las teorías que ella tenía, por eso estaba muy contenta. Me quería llevar a Londres ya.

-E: Y la quiso becar para que pudiera seguir estudiando y trabajando.

-B: Si, con ellos allá

Una vez yo le mostré una blusa de broderie que había conseguido en una liquidación a ella y a Paula Heimann les pareció fantástica y me preguntaron donde quedaba el negocio, fueron y se compraron una igual. Muestra un poquito primero el tipo de relación, el vínculo que se pudo hacer y luego el tipo de persona. Porque muchas veces me preguntan ¿y Melanie Klein cómo era?. Bueno, sabemos que como madre fue nefasta, pero en el momento que se le hablaba de su tema que era el análisis de niños cambiaba totalmente, era juguetona, sonriente, no tanto como Donald Winnicott pero más o menos. Muy dada, entusiasta.

-E: ¿Y Ud. que anécdotas recuerda?, porque después volvió a viajar a Londres y supervisó con ella.

-B: Si, íbamos todos los días con Angel, durante un par de meses en el verano de acá. Yo llevé mucho material. Ella leyó conmigo todo lo del niño de 21 meses aunque yo lo había analizado antes de conocerla. Ese es un mérito también Argentino, de la Negra y supongo que mío también, porque que con esos tres miserables libros pudimos hacer una cosa que fue fresca e incluso que contribuyó con cosas nuevas al análisis de niños.

-E: Bueno, todo el desarrollo que Uds. han hecho del lugar de los padres, la entrevista con los padres, la hora de juego no estaba muy conceptualizado por Melanie Klein.

-B: La hora de juego si, pero "lo del padre" lo hizo la Negra. Ellos entrevistaban si, pero la Negra lo amplió .Yo lo amplié un poquito más ya que no veo padres sin la presencia del chico a menos que sea muy chiquitito. Pero desde la latencia en más yo hago la primera entrevista de los padres con el hijo presente.

-E: ¿Ud. mantiene esa modalidad de trabajo?

-B: Si, si.

-E: Por que hoy predomina la modalidad de hacer algunas entrevistas previas con los padres sin la presencia del chico para despejar un poco el motivo de consulta.

-B: Eso es más Anna Freud. Ella también decía que había que educar al niño primero para que pudiese aceptar el análisis, una gran diferencia con Melanie Klein que decía no, el niño de entrada puede analizarse y hace una transferencia. No solamente era que yo tenía ese vínculo muy fuerte con Melanie Klein y toda la escuela de ella, sino que realmente nos sirvió más, era más útil para nosotros su enseñanza por lo menos clínicamente.

-E: También su viaje marcó mucho lo que fue el desarrollo del kleinismo en la A.P.A. en aquel momento.

-B: Si, pero después mucha gente lo deformó bastante como ocurre siempre, con Lacan hacen lo mismo, ¿no es cierto? Hay mucha deformación de la esencia de Lacan, como hay mucha deformación de la esencia de Melanie Klein.

-E: ¿El viaje suyo a Zurich y todo lo que sobrevino después generó entre Ud. y Aberastury algún tipo de recelo o de rivalidad?

-B: No, no había rivalidad entre la Negra y yo. Así como no hubo rivalidad en mi unión con Angel, y no había rivalidad justamente porque yo ya tenía mi cuota de aplausos cumplidos, yo no necesitaba ni necesito actualmente rivalizar con nadie, tú lo has visto eso en mi modalidad, no rivalizo con nadie psicoanaliticamente. Si cuidaba mucho en aquella época mi posición en el canto, en eso tenía más recelo y todo lo demás, pero en el psicoanálisis no. Recibí muchísimo de la Negra y yo también le di mucho porque clínicamente tenía más flexibilidad yo, ella era brillante teóricamente. Ella se analizaba con Angel, cuando se supo que Angel estaba cerca mío y luego cuando nos casamos dependía del tipo de transferencia de la Negra con Angel que era lo que me tocaba a mi. Como la transferencia fluctúa, cuando yo era un estorbo para ella en su transferencia entonces me dejaba de hablar y cuando yo no molestaba en su transferencia éramos grandes amigas.

-E: ¿Las dos lo tenían tan claro?

-B: Yo lo tenía claro. Ella no se daba cuenta, pero a mi no me molestaba eso de ella porque yo ya tenía mi yo muy seguro y muy tranquilo, es muy difícil de explicar, pero yo no sentí ni nunca he sentido rivalidad, lo mismo que con Angel.

-E: Bueno, pero por ahí con Angel me parece que podría ser distinto, era otro lugar, él era un hombre, no se dedicó al análisis de niños, las que se dedicaban al análisis de niños eran Ud. y Aberasturi, es más en ese momento eran solo ustedes dos, no había quien más

-B: Pero en ese nivel nunca tuve dificultades ni roces, es decir aceptaba, esa es la otra cosa un psicoanalista tiene que poder recibir, metabolizar mucho odio y agresión de parte de sus analizandos, para algunos es más difícil que para otros yo nunca tuve problemas en ese sentido.

-E: Y los niños lo manifiestan más abiertamente.

-B: Si, y si uno lo mantiene en un nivel de juego con total permisibilidad en ese sentido entonces se puede analizar muy bien. Es importante para alguien que va hacer algo como psicoterapia o psicoanálisis que tenga una personalidad que pueda tolerar ese tipo de trabajo. La formación le ayuda, el análisis personal le ayuda pero es un tipo de trabajo muy insano, al que no lo puede aguantar le va mal.

Los pacientes no vienen a traerte cosas lindas, ni grandes ni chicos, vienen con angustias, conflictos y terrores. Van a contar lo que les va mal porque quieren que les vaya bien y el analista tiene que poder hacer que les vaya bien porque sino no sirve. Yo digo que el analista tiene que poder recibirlo y metabolizarlo como para devolverle algo que le sirva al analizado.

-E: Y aún con quienes no eran analizandos, es decir con sus compañeros aplicaba esto.

-B: Si, pero no era una cosa conciente, era una manera de ser nada más. Yo tengo todos los recortes de los diarios de cuando cantaba en público y tengo uno de cuando fui a una agrupación de la comunidad británica para dar una charla psicoanalítica, sobre niños y en el reportaje -que por su puesto apareció en el diario- decía:"Betty Goode de Garma más conocida como "entertainer" de la comunidad británica dio una interesante charla o conferencia sobre…

-E: ¿Y sus padres que dijeron del psicoanálisis?

-B: Mi padre ya había fallecido y mi madre aceptaba más mis aventuras, entonces esto era otra aventura.

-E: ¿Sus aventuras del teatro también eran aceptadas por su mamá?

-B: Si, mamá estaba siempre al lado de mi padre y siempre ayudando.

-E: Pero cuando Ud. quiso ser en algún momento profesional y su papá le dijo que no, ¿cuál fue la postura de su mamá?

-B: Lo que decía mi padre.

Esta entrevista continúa en la segunda parte que localizará

en el sector superior de la columna derecha

 

 

 

 

 

 

 


© elSigma.com - Todos los derechos reservados


Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas


Del mismo autor

» Entrevista a Leonardo Leibson
» "La entrevista como herramienta de transmisión". Entrevista a Emilia Cueto en Radiofonía y Psicoanálisis.
» A Daniel Zimmerman con afecto y memoria
» Entrevista a Germán García. In memoriam
» Audio-entrevista a Juan Carlos Volnovich (2001)
» Audio-entrevista a Ricardo Rodulfo
» Entrevista a Irene Meler
» Audio-Entrevista a Alicia Hartmann
» Audio-Entrevista a Alberto Sava
» Entrevista a Diego Timpanaro
» Audio-Entrevista a Ana María Gómez
» Audio-Entrevista a Juan Vasen
» Entrevista a Ana María del Cueto
» Emilia Cueto en la presentación del libro de elSigma “El estadio del Screen. Incidencias de la virtualidad en la constitución del lazo social"
» Audio-Entrevista a Rudy - Marcelo Rudaeff
» Presentación del libro “El estadio del Screen. Incidencias de la virtualidad en la constitución del lazo social” de elSigma
» Comentario del libro “Venganza <> Culpa. Dilemas y Respuestas en Psicoanálisis”, de Marta Gerez Ambertín
» Entrevista a Miguel Kohan
» Audio-Entrevista a Silvia Amigo
» Entrevista a Horacio Etchegoyen. In memoriam
» Entrevista a Gabriel Belucci
» Entrevista a Tute
» Audio-Entrevista a Héctor Yankelevich
» Audio-Entrevista a Silvia Bleichmar
» Audio-Entrevista a Eva Giberti
» Audio-Entrevista a Ana María Fernández
» Entrevista a Ana María Fernández
» Audio-Entrevista a Colette Soler
» Entrevista a Eduardo Said
» Audio de las entrevistas a Fernando Ulloa, Roberto Harari, Juan David Nasio y Eva Giberti
» Entrevista a Paula Sibilia
» Entrevista a Gustavo Dessal
» Audio-Entrevista a Juan David Nasio - 2001
» Audio-Entrevista a Fernando Ulloa - 2003
» Audio-Entrevista a Roberto Harari - 2004
» Entrevista a Pablo Zunino
» Entrevista a Diana Sahovaler de Litvinoff
» Entrevista a Carlos Gustavo Motta
» Entrevista a Daniel Zimmerman
» Entrevista a Martín Alomo
» Entrevista a Alicia Stolkiner
» De porqué en un momento se pierde la palabra aunque no se pierda el habla
» Entrevista a Sergio Zabalza
» Entrevista a Silvia Wainsztein
» Entrevista a Ana Rozenfeld
» Entrevista a Verónica Cohen
» Entrevista a Roberto Rosler
» Entrevista a Rebeca Hillert
» Entrevista a Fidias Cesio
» Entrevista a Amelia Imbriano
» Entrevista a Carina Kaplan
» Entrevista a: Cristina Oyarzabal
» Entrevista a: Julio Granel
» Entrevista a Susana Kuras de Mauer
» Entrevista a Marcelo Percia
» Entrevista a Hugo Dvoskin
» Entrevista a Edgardo Feinsilber
» Entrevista a Haydée Nodelis
» Entrevista a Patricia Alkolombre
» Entrevista a Isidoro Berenstein
» Entrevista a Moty Benyakar
» Entrevista a Leandro Pinkler
» Entrevista a Alfonso Luis Masotti
» Entrevista a Juan Dobón
» Entrevista a Rubén Slipak
» Entrevista a Daniel Paola
» Entrevista a José Eduardo Abadi
» Entrevista a Eduardo Foulkes
» Entrevista a Héctor Rupolo
» Entrevista a Mariam Alizade
» Entrevista a Juan Jorge Michel Fariña
» Homenaje a Oscar Masotta. Entrevista a Teodoro Lecman
» Entrevista a Esteban Levín
» Entrevista a Gabriel Rolón
» Entrevista a Nora Trosman
» Entrevista a Stella Maris Rivadero
» Homenaje a Oscar Masotta. Entrevista a Germán García
» Entrevista a Norberto Ferreyra
» Entrevista a Jorge Rodríguez
» Entrevista a Liliana Donzis
» Entrevista a Gilou García Reinoso
» Entrevista a Norberto Rabinovich
» Entrevista a Mario Buchbinder
» Entrevista a Jorge Baños Orellana
» Entrevista a Luis Kancyper
» Entrevista a Héctor López
» Entrevista a Pablo Peusner
» Entrevista a Robert Levy
» Entrevista a Néstor Braunstein
» Entrevista a Leopoldo Salvarez
» Entrevista homenaje a Enrique Pichon - Riviere. Entrevista a Vicente Zito Lema
» Homenaje a Enrique Pichon-Riviere. Entrevista a Alfredo Moffat
» Homenaje a Enrique Pichon-Riviére - Entrevista a Isidoro Vegh
» Entrevista a Marta Gerez Ambertín
» Entrevista a Juan Vasen
» Entrevista a Enrique Millán
» Entrevista a Eric Laurent
» Entrevista a Jorge Alemán
» Entrevista a Alberto Sava
» Entrevista a Sergio Rodríguez
» Entrevista a Silvia Ons
» Entrevista a Gilda Sabsay Foks
» Entrevista a Andrés Rascovsky
» Entrevista a Mario Goldenberg
» Entrevista a Charles Melman. Versión en español y français
» Entrevista a Diana Voronovsky
» Entrevista a Benjamín Domb
» Entrevista a Alfredo Eidelsztein
» Entrevista a Pura Cancina
» Entrevista a Esther Díaz
» Entrevista a Gabriel Lombardi
» Entrevista a Silvia Bleichmar
» Entrevista a Rudy - Marcelo Rudaeff
» Entrevista a Juan Ritvo
» Entrevista a Norberto Marucco
» Entrevista a José Schavelzon
» Entrevista a Alicia Hartmann
» Entrevista a Janine Puget
» Entrevista a José Grandinetti
» Entrevista a Hugo Vezzetti
» Entrevista a Colette Soler
» Entrevista a Carlos Ruiz
» Entrevista a Armando Bauleo
» Entrevista a Roberto Harari
» Entrevista a Beatriz Sarlo
» Entrevista a Francois Leguil
» Homenaje a Fernando Ulloa: Entrevista a Fernando Ulloa
» Entrevista a Fidias Cesio
» Entrevista a Silvia Amigo
» Entrevista a Eva Giberti
» Entrevista a Eduardo Grüner
» Entrevista a Eduardo Pavlovsky
» Entrevista a Silvio Maresca
» Entrevista a Ricardo Rodulfo
» Entrevista a Héctor Yankelevich
» Entrevista a Rubén Zukerfeld
» Entrevista a José Milmaniene
» Entrevista a Rolando Karothy
» Entrevista a Carlos Brück
» Entrevista a Juan Carlos Indart
» Entrevista a Raúl Yafar
» Entrevista a Tomás Abraham
» Entrevista a Horacio Etchegoyen
» Entrevista a Emilio Rodrigué
» Entrevista a Ana María Gómez
» Entrevista a Germán García
» Entrevista a Isidoro Vegh
» Entrevista a Juan David Nasio
» Entrevista a Élida Fernandez
» Entrevista a Olga de Santesteban
» Entrevista a Silvia Fendrik
» Entrevista a Betty Garma (segunda parte)
» Entrevista a Juan Carlos Volnovich (segunda parte)
» Entrevista a Juan Carlos Volnovich (primera parte)

Búsquedas relacionadas

» Betty Garma
» Arnaldo Rascovsky
» Pichon Riviere