» Lecturas

Lo simbólico como patrimonio de lo humano… ¿defendido por una inteligencia artificial? Algunas reflexiones a partir de "Klara y el Sol", de Kazuo Ishiguro

10/05/2022- Por Santiago Dechecco - Realizar Consulta

Imprimir Imprimir    Tamaño texto:

La novela realiza una inversión interesante: los personajes humanos principales quedan ligados al registro imaginario, y Klara, personaje creado a partir de una inteligencia artificial, se vuelve capaz de acceder a operaciones simbólicas que hacen de ella un personaje que pone en evidencia la insuficiencia inherente al mundo de la imagen.

 

                                                                 Robots, imagen de archivo | Pixabay*

 

 

A modo de introducción

 

  Klara y el Sol es la última novela de Kazuo Ishiguro, escrita luego de haber sido galardonado con el Nobel de Literatura en 2017.

            

  Al igual que en Nunca me abandones, publicada en 2005, Ishiguro nos presenta un mundo transido por un evento que marca un hito, un punto de inflexión que genera un antes y un después dentro de las distopías que construye. En ambas novelas, las condiciones que dieron lugar a tal transformación se mantienen veladas para el lector.

 

  Los escenarios se nos presentan ya funcionando a partir de reglas, normas y legalidades que se distancian de aquellas que configuran el universo moral del mundo actual. Tanto en Klara y el Sol, como en Nunca me abandones, Ishiguro no se detiene a explicar aquello que origina las nuevas coordenadas en las que se dirime la humanidad. ¿Podemos leer allí cierta intención por mantener abierta la pregunta por el origen, por recuperar aquello que hay de irreductible e insalvable en la misma?

 

  Si bien las diferencias entre ambos textos existen y son muy variadas, no es mi intención en este breve comentario ahondar en ellas. Lo que se busca destacar en este apartado es que este autor ya había editado una obra ciñéndose a los andariveles que la ciencia ficción habilita.

 

  Y para quienes se interesan por este género, cabe señalar que Nunca me abandones cuenta con una versión cinematográfica, homónima del libro, estrenada en 2010, protagonizada por Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley, y dirigida por Mark Romanek.

 

 

Klara y Josie

 

  Klara es una AA, es decir, una Amiga Artificial. Programada a partir de una inteligencia artificial que le da el propósito de acompañar niños y niñas en su tránsito hacia la adultez, Klara, al igual que las de su tipo, está a la espera de que algún niño venga a buscarla. Durante la primera parte del libro, Klara aguarda en el escaparate de la tienda a ser elegida.

 

  Pasa los días entre observaciones muy agudas que hace respecto de lo que acontece en el mundo de afuera, ciertas inseguridades porque piensa que quizá no sea escogida por nadie, y conversaciones con Rosa, otra AA, las cuales delatan lo especial que es Klara.

Hasta que finalmente, Josie, la niña que se llevará a Klara a su casa, arriba a la tienda. Se da entre ellas una suerte de mutuo encantamiento: Josie sabe que Klara es la AA apropiada, y Klara, por su parte, sabe que es con Josie con quiere cumplir la finalidad para la que fue programada.

 

  Quien se muestra dubitativa, es la madre de Josie. No está segura de que sea Klara la indicada para acompañar a su hija. El proceso de selección, de esta forma, se ve momentáneamente truncado. Klara se queda nuevamente en la tienda sin saber qué le deparará el futuro ya que Josie no regresa a la misma por mucho tiempo.

 

  En este momento de la trama, la novela se sostiene en el desencuentro entre Klara y Josie: no se sabe si esta volverá o no, y de hacerlo, si se llevará a Klara o no. La expectativa y la ansiedad del lector crece junto a la de Klara.

Pero, sobre el final de la primera parte, la madre y Josie vuelven a la tienda, y, tras someter a Klara a unas cuantas pruebas, la madre se da cabal cuenta de que nadie mejor que esa AA para acompañar a su hija.

 

  Punto por punto, Klara imita y responde a la perfección todo aquello que hace al registro imaginario de Josie: su tono de voz, su color de ojos, su forma de caminar y andar por el mundo. Prueba aprobada: certificación de que Klara ha aprendido mucho de Josie al verla unas pocas veces en la tienda, y de que, aún, puede aprender de ella más, mucho más.

 

 

Coordenadas particulares y reflexiones

 

  El mundo que compone Ishiguro ha sufrido cambios capitales. No solo porque es esperable que cada chico o chica tenga una AA como acompañante, sino que se ha transformado de manera tal que, por ejemplo, los niños o son mejorados, o no lo son, y no serlo tendrá para ellos consecuencias en su futuro: “… aunque Rick no fue mejorado, todavía tiene opciones muy razonables” (Ishiguro, 2021, p. 166). Es decir, se observa que algo en relación al porvenir de ese personaje aparece cercenado, comprometido. De todas formas, tampoco se nos dice exactamente de qué va eso de ser “mejorados”, sólo sabemos que es una “mejora genética” (Ishiguro, 2021, p. 272).

 

  Este mundo no es descrito minuciosamente. Lo que hay es más bien un halo, una atmósfera que nos señala que algo ha cambiado, que el orden, tal cual lo conocemos nosotros, ha sido perturbado, que el mundo en el que acontece esta novela no es el mismo mundo en el que está el lector. Algo cambió, pero no se sabe bien qué. Aún así, esa transformación pesa sobre cada uno de los personajes.

 

  Ishiguro, en esta novela, realiza una apuesta fuerte: a partir de una voz sumamente novedosa, ya que quien narra es Klara, introduce cuestiones de suma importancia que permiten esbozar, tal como haré aquí de manera muy sucinta, algunos interrogantes en torno a las limitaciones del registro de la imagen, al afán totalizador de la ciencia, y a las condiciones de elaboración de un duelo.

 

  La novela realiza una inversión interesante: los personajes humanos principales quedan ligados al registro imaginario, y Klara, personaje creado a partir de una inteligencia artificial, se vuelve capaz de acceder a operaciones simbólicas que hacen de ella un personaje que pone en evidencia la insuficiencia inherente al mundo de la imagen. Klara transgrede, piensa, siente, realiza equivalencias, pero aún así, la novela no pierde verosimilitud.

 

  De todas formas, aun cuando lo imaginario sea un registro sumamente lábil, no por eso diremos que es prescindible, ya que el yo se configura a partir del otro, el otro del espejo, el otro de la imagen externa que se asumirá como propia (Michel Fariña, 2013). Pero, si el yo se ve compelido a ir hacia esa imagen que porta las virtudes de “la unidad y de la buena forma” (Carbajal et al., 1985, p 94), esta operación se completará en la medida en que el Otro esté allí para sostenerla. Para que la identificación imaginaria se produzca es preciso un tercer lugar, que es el lugar del Otro, el lugar de la instancia simbólica encarnada en la madre o equivalente (Michel Fariña, 2013).

 

  Si el carácter simbólico hace a lo estructural de la especie humana (Kletnicki, 1999), y quien más receloso se muestra por cuidar ese registro es una inteligencia artificial, ¿qué nos quiere decir el autor con esto? ¿Hay que leer allí una crítica a la desmedida fascinación de nuestra época por las imágenes?

 

  Se introduce, así, que el problema no es la imagen en sí, sino la sobredosis de imágenes, el culto al registro de lo imaginario, a la ilusión que nos puede llevar a creer que con lo imaginario basta, cosa que haría que el sentido mismo pueda llegar a estallar (Michel Fariña, 2002).

 

  Otra coordenada fértil que introduce la novela, es aquella que refiere a cómo opera la ciencia. Tal como lo señala Kletnicki (1999), existe en el discurso científico una vocación totalizadora, una búsqueda implacable por dar con un saber absoluto capaz de una plena formalización que propicie el aplastamiento de la potencia significante de la palabra, transformándola, de esta forma, en un mero signo. Ishiguro, con mucha lucidez, construye un personaje que hace de portavoz de esta empresa absolutista propia de la ciencia:

 

“Podré darte la prueba científica de que es así (...). Nuestra generación todavía arrastra los viejos sentimientos. Una parte de nosotros se niega a abandonarlos. La parte que quiere seguir creyendo que hay algo inasible en el interior de cada uno de nosotros. Algo único, que no puede ser transferido. Pero ahora sabemos que no hay nada de eso (...). No hay nada ahí (...). No hace falta tener fe. Solo ser racional”. (Ishiguro, 2021, p. 233)

 

  Por fortuna, la novela se encargará de ponerle un límite a ese intento por transparentar aquello que de enigma tiene la existencia humana, de ponerle coto a eso que de irrestricto suele tener la ciencia.

 

  Para finalizar, quiero presentar algunos interrogantes que se escuchan a lo largo de la novela ‒aun cuando no son dichos de manera explícita‒: ¿es posible anticipar lo que se va a perder cuando se pierde el objeto que porta las marcas de lo irrepetible (González Pla, 2015)? ¿Se pueden realizar preparativos para mitigar una ausencia? Es decir, ¿se pueden, a priori, generar condiciones que permitan hacer más liviano el trabajo del duelo?

 

  Interpelaciones, reflexiones, comentarios, todos ellos propiciados por esta gran novela. Un grato encuentro con una obra de ficción que permite extraer consecuencias para el pensamiento del lector.

 

 

Bibliografía

 

Carbajal, E., D'Angelo, R., & Marchilli, A. (1985). Una introducción a Lacan. Lugar Editorial.

Fariña, J. J. M. (2013). Milgram con Freud y Lacan. Aesthethika (Ciudad Autón. B. Aires), 91-97.

Fariña, J. J., & Gutiérrez, C. (2001). La encrucijada de la filiación. Buenos Aires: Lumen.

Fariña, J. J. M., Lewkowicz, I., Gutiérrez, C., & Mosca, J. C. (2002). Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba.

Ishiguro, K (2021). Klara y el Sol. Anagrama.

 

 

Imagen*: https://www.blogvera.com/book-review-klara-and-the-sun-by-kazuo-ishiguro-blogvera/

 

 

 


© elSigma.com - Todos los derechos reservados


Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas


Del mismo autor

» Lightyear: la moral y el acto
» Supervivencia al desnudo: una crítica a su esencia eurocéntrica
» Cadáver exquisito

Búsquedas relacionadas

» "Klara y el Sol"
» Kazuo Ishiguro
» novela
» lo simbólico
» imaginario
» inteligencia artificial