» Salud Pública y Psicoanálisis

Manifiesto por una Salud Mental Colectiva en tiempos de Coronavirus

20/03/2020- Por Cátedra Salud Pública Salud Mental II de la Facultad de Psicología de la UBA - Realizar Consulta

Imprimir Imprimir    Tamaño texto:

Desde el Colectivo de Docentes de la Cátedra Salud Pública Salud Mental II de la Facultad de Psicología de la UBA, compartimos el siguiente “Manifiesto por una Salud Mental Colectiva en tiempos de Coronavirus”… Es necesario entender a las medidas de aislamiento obligatorio adoptadas como una acción colectiva, al servicio del bien común. Si con ellas logramos frenar la pandemia en nuestro país será un éxito de todes, un triunfo de la comunidad… Pensando al cuidado en su dimensión social y política, sostenemos que son las salidas colectivas las productoras de potencia de vida y, consecuentemente, de salud mental.

 

 

                       

                                      “El eternauta” por Damián Chamena*

 

 

                         20 de Marzo 2020, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

  

  Desde el Colectivo de Docentes de la Cátedra Salud Pública Salud Mental II de la Facultad de Psicología de la UBA compartimos el siguiente “Manifiesto por una Salud Mental Colectiva en tiempos de Coronavirus”.

 

  Frente a la pregunta sobre cómo promover la salud mental comunitaria en un período de aislamiento social impuesto por la pandemia del COVID-19 proponemos:

 

  1-Entender que el distanciamiento social y el aislamiento son estrategias para enfrentar la epidemia pero esto no implica reclusión ni encierro en soledad, promovamos nuevas formas de encuentro. La falta de contacto no tiene que implicar la deshumanización, podemos conectarnos amorosamente aún desde lejos… ¡tenemos las palabras!

 

  2-Propiciar redes de apoyo no presenciales y estrategias de cuidado social. Estemos atentes a aquellos miembros de la comunidad más fragilizados y busquemos formas de facilitarles lo que necesiten. Si estás en esa situación hacé saber lo que necesitás, pedí ayuda.

 

  3-Inventar formas de manifestarnos en apoyo a les trabajadores de la salud y de servicios esenciales. También reclamar por la aplicación de medidas de cuidado en dichos espacios laborales. Cuidemos a quienes nos cuidan.

 

  4-Comprender que al enfrentarnos a una situación desconocida podemos vivir momentos en los que nos sintamos angustiades, asustades, con estrés y ansiedad. Está bien sentirse así, pero recordemos que como humanidad hemos atravesado muchas epidemias, y esta también será transitoria.

 

  5-Acompañar práctica y emocionalmente a las personas en aislamiento, en especial a niñes y adultes mayores. Esta situación puede producir mucho padecimiento subjetivo y por eso es importante mantener el contacto no-físico y la comunicación fluida.

 

  6-Favorecer una escucha respetuosa y la circulación de la palabra teniendo en cuenta que no sabemos qué efectos produce la situación epidemiológica actual en cada quién. Reconozcamos que podemos estar frente a una persona que está sufriendo y que podemos hacer algo para aliviar ese padecer.

 

  7-Circular información chequeada y de fuentes confiables. Sobreinformar o malinformar no es inocuo y puede producir sufrimiento, evitemos el bombardeo de información. También proponemos difundir las prácticas solidarias novedosas que van apareciendo con el fin de multiplicarlas y que tengan mayor alcance en la comunidad.

 

  8-Compartir tanto material cultural que reconforte (películas, música, literatura) como actividades y recursos virtuales. Favorezcamos actividades que ayuden a expresar miedos, ansiedades y preocupaciones. Hagamos que el tiempo en casa sea de calidad y no produzca un mayor padecimiento. Defendamos el humor y la ternura para con les otres y para con nosotres mismes.

 

  9-Generar reconocimiento y solidaridad al interior de los espacios laborales en los que no se ha cesado la actividad evitando la multiplicación del enojo. Podemos exigir condiciones de cuidado en el ámbito laboral junto con nuestres compañeres, no tenemos que resolver las cosas en soledad. Prestemos especial atención a les trabajadores precarizades.

 

  10-Exigir a los gobiernos que garanticen las condiciones para enfrentar esta crisis: licencias especiales, reducción de impuestos, aumentos en transferencias de ingreso por jubilaciones, pensiones y AUH y otras asignaciones. Acompañar las políticas sociales basadas en el enfoque de derecho, de protección de las infancias y políticas de géneros, para promover la inclusión desde la diversidad y el desarrollo social.

 

  11-Celebrar la restitución del Ministerio de Salud de la Nación valorando especialmente su función en tanto órgano rector del diseño de las acciones a seguir frente a esta crisis sanitaria mundial.

 

 

  La situación de pandemia actual da cuenta de la importancia que tienen los sistemas de salud públicos y universales, que se encuentran al servicio del pueblo y enfrentan estos procesos críticos con mejores resultados.

 

  Las políticas implementadas por cada gobierno, en especial las referidas a las poblaciones de riesgo y a los sectores vulnerabilizados, dan cuenta de la concepción de lo humano que estos sostienen. Estemos atentes para exigir que se instalen prácticas y políticas de prevención y cuidado que tiendan siempre a la subjetivación.

 

  Seamos concientes de la potencia de lo vincular y de lo colectivo, de la fuerza que tienen las relaciones intergeneracionales y de los sistemas de solidaridades que se despliegan a partir del “nos cuidamos entre todes”.

 

  Es necesario entender a las medidas de aislamiento obligatorio adoptadas como una acción colectiva, al servicio del bien común. Si con ellas logramos frenar la pandemia en nuestro país será un éxito de todes, un triunfo de la comunidad.

 

  Entendiendo al cuidado en su dimensión social y política, sostenemos que las estrategias individualistas nos debilitan y no brindan soluciones para superar la emergencia sanitaria actual. Son las salidas colectivas las productoras de potencia de vida y, consecuentemente, de salud mental.

 

 

Imagen*: Damián Chamena es un artista argentino destacado por pintar a mano a figuras icónicas de la cultura. https://www.facebook.com/ceciliachamena/

 

“El Eternauta” es una historieta ¿atemporal? creada en 1957 y guionada por Héctor Germán Oesterheld (desaparecido por la dictadura), que empero tiene plena vigencia y habla de la lucha por la supervivencia colectiva en todos los tiempos frente al peligro externo.


© elSigma.com - Todos los derechos reservados


Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas


Del mismo autor

No hay más artículos de este autor

Búsquedas relacionadas

» Salud Pública
» pandemia
» manifiesto
» aislamiento
» redes de apoyo
» cuidado social
» compartir