Cine y Psicoanálisis

Sección coordinada por Laura Kuschner
Sección coordinada por Juan Jorge Michel Fariña
Una película de amor (última parte)
por Andrea Buscaldi

La película Amour de Michael Haneke pone en escena una serie de cuestiones de debate en la actualidad . El 9 de mayo de 2012 se promulgó de hecho en nuestro país la Ley 26.742, denominada comúnmente ley sobre la muerte digna . Los efectos de la ley son alentadores en varios sentidos. No sólo resguarda la dignidad de las personas, sino que por añadidura sanciona regulando los siempre posibles excesos de una economía de mercado .

Sin contemplaciones. Sonríe: la heroína y la tv te aman. Acerca de Réquiem para un sueño
por Hugo Dvoskin

Desde la perspectiva de la psicología general, Marion, Harry y su madre podrían entrar en el amplio campo de las adicciones bajo modalidades diversas (…) Los problemas son distintos, las adicciones no son las mismas y la psicología general pretende ponerlas en un cuadro común: adictos, como si la conducta fuese lo determinante del cuadro. Puede formularse que los tres protagonistas atraviesan una crisis, incertidumbre, proyectos difusos, algunos padecimientos. Nos referimos a los sufrimientos que dan lugar a las adicciones y no los que, por las adicciones, se irán produciendo. Dicho así, los objetos, heroína o anfetaminas serán respuestas posibles al sufrimiento.

Solas. Acerca de Sonata otoñal.
por Hugo Dvoskin

Una madre, diremos, es aquella que mira a sus hijos. Que los mire demasiado, que los mire entre-ojos, que los mire bien o que los mire mal, podrá definir o sobredeterminar diferentes destinos a esos hijos y el entramado que se hace con la madre.

Caramel o los usos de la mascarada
por Ana Cano

En un salón de belleza de Beirut, es donde convergen cinco mujeres y sus cinco historias (…) Mujeres que desvían su mirada en un imaginario que les impide acercarse a su deseo. Mujeres que sitúan su mirada en la Otra esperando encontrarse con la respuesta que pueda dilucidar algo de su femineidad.

Metegol
por Nicolás Cerruti

Que una película de animación (de la mejor calidad) esté basada en un hito como es el metegol (un juego de mesa, porque es una mesa en sí mismo) no nos tiene que hacer retroceder a la hora de rescatar una vez más el lazo que la palabra nos trae. Aunque esa palabra simplemente sea un grito, y ese grito un desgarro que le hacemos al silencio ruinoso del mundo: ¡Gol!

Una película de amor (Primera Parte)
por Andrea Buscaldi

La película Amour de Michael Haneke resulta interesante para analizar algunas cuestiones sobre la muerte propia y de seres queridos. Tiene como protagonistas a una pareja de ancianos jubilados pertenecientes a la clase media intelectual europea: hija, nietos, mínimas tareas domésticas, libros y conciertos. Los días transcurren sin sobresaltos hasta que a la mujer le diagnostican una enfermedad irreversible y de deterioro progresivo. En ese punto, se plantea un dilema.

El señor de los anillos (o sobre el poder y la transferencia)
por Marcelo Altadonna

Si no se es un hobbitt entre los héroes es imposible la posición de analista. Por eso ocupar ese lugar sólo lo da el propio análisis, estar curado de ser el héroe en todas sus formas.

Hamlet, aprendiz de detective IV
por Hugo Dvoskin

A lo largo del texto los dos Hamlet dan algunas puntadas para minimizar las responsabilidades que le caben a Gertrudis en la podredumbre en que vive Dinamarca (…) Por un lado, en el texto no hay ninguna explicitación con relación a cuál era la vía sucesoria en el reino en aquellos tiempos (…) Por otro lado, la posición lujuriosa de la madre -que Lacan saca a la luz- y su necedad con relación al duelo quedan situadas como efecto de un desenfreno del cual tampoco sería responsable.

La dolce vita
por Carlos Paola

Toda producción artística tiene una dimensión discursiva. En tanto se da a ver, escuchar, leer, está dirigida a un otro. ¿Para quién se escribe? es el título del capítulo más extenso del ensayo de Sartre sobre literatura. Y lo primero que enseñaba Simón Feldman era que el punto de partida de toda película era definir qué se quería filmar y para quiénes estaba pensada. Entonces, ¿“qué dice” y a “quién se dirige” Fellini con La dolce vita?

Hamlet, aprendiz de detective III
por Hugo Dvoskin

“Hamlet no retrocede frente a demasiadas cosas, y no le tiembla el pulso. Lo único que no puede hacer es, precisamente, el acto que está destinado a llevar a cabo, y ello porque el deseo falta”, dice Lacan. Nuestra diferencia con esta lectura no es menor, pues si el deseo falla en Hamlet es justamente para no sentirse obligado por el espectro. Será por falta de deseo que termine cumpliendo el mandamiento del ghost allí donde el deseo lo habría llevado a formularse algunas preguntas sobre esa acción a la que lo impulsa su padre.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

Actividades 2018
Leer más
Realizar consulta