Colaboraciones

Sección coordinada por Florencia Fracas
Fobia, literatura, cine y leyendas urbanas
por Isela Segovia

El excelente texto nos invita desde los aportes de Freud y Lacan, a pensar en la clínica las fobias infantiles. Analiza su articulación con la sexualidad, con la castración, con la posibilidad de enfrentar la angustia de la existencia, del lugar que el niño tiene en el deseo del Otro. Su significación, los miedos infantiles y la angustia que subyace a ellos, forman parte de lo reprimido y retornarán como formaciones de lo inconsciente. Pasado el tiempo también serán recreados como los cuentos infantiles, el cine y más en la actualidad los videos de internet.

El amor (segunda parte)
por Bruno Javier Bonoris

“Parece mucho más fácil responder por qué comienza una relación que responder por qué continúa o por qué termina. ¿Qué queda luego de la fascinación amorosa? Tal vez lo que nos una no sea el amor, sino el espanto. En el conflicto, la fascinación puede convertirse en pacto, y el amor narcisista puede tomar la forma del autoerotismo. Tú eres la voz que me tranquiliza, la mirada que me cautiva. Eso es lo que amo en ti más que tú.” (…) “Amar es dar un salto al vacío, realizar una apuesta en donde la única garantía es nuestra libertad. Asumir el amor es aceptar el absurdo y abrirse a un horizonte de sentido que sobrepasa la razón humana. El amor es la última experiencia de fe… luego de la muerte de Dios.”

El amor (primera parte)
por Bruno Javier Bonoris

“El amor nos convierte en un fin en sí mismo, en un valor absoluto, en una singularidad excepcional. En vez de sentirnos, como antes de ser amados, inquietos por nuestra injustificada existencia, ahora sentimos que esa existencia es recuperada y querida en sus detalles por una libertad absoluta. Ese es el fundamento de la alegría del amor: sentirnos justificados por existir. Amar es arrancar a otra persona del mundo, quitarla de escena. Si soy amado, ya no soy un elemento que se destaca sobre el fondo del mundo: soy aquel a través del cual otra persona ve el mundo. Si soy amado, me convierto en el mundo mismo…”

La envidia: pecado capital
por Luis Buero

Cuando envidiamos fuertemente a alguien lo vemos como el Sujeto que tiene, mientras que nosotros estamos, en ese aspecto, según parece, imposibilitados. Castrados. Impotentes. “El envidiado” (creemos) que porta el falo y nosotros ante él pareciera que estamos agujereados, divididos, incompletos, y por ende solo nos resta envidiarlo, sentados en nuestro sentimiento de inferioridad ante ese Gran Otro subido al pedestal por otros, y a veces solo por nosotros mismos…

La Mimesis como antesala de Juego
por Leticia Spezzafune

La actividad mimética se dirige al analista. Quien se vuelve espejo plano, una superficie que refleja y convalida su imagen desde un punto de mirada exterior. Se apunta a afectar lo mimético con algo que lo refleje lo más parecido posible pero con alguna variación. El analista muestra un reflejo, convocando a que aquello dado a ver deponga armas dirigiéndose a lo visto. Fundando la dimensión de lo otro, como signo de presencia y armado especular. La función del analista como corte arma otra superficie.

Acerca de “la vocación” del analista
por Maximiliano Vecchio

Este escrito aborda "la vocación" del psicoanalista en lo tocante a recibir el sufrimiento del paciente. A lo largo de sus líneas, reflexiona de manera original y hasta poética sobre nuestro quehacer, recurriendo al pensamiento de la filosofa Simone Weil en su texto “La gravedad y la gracia”.

Breve comentario al margen sobre la noción de deseo en psicoanálisis
por Esteban Ruiz Moreno

Este texto nos impulsa a pensar cómo bordear la idea del deseo, de un sujeto "sujetado" al deseo. El deseo sería esa instancia que habla como ninguna otra, junto con el goce, de la división constitutiva de cada ser hablante: se desea algo, pero no se sabe qué es, si se nombra ya no es, en fin, esta más allá del orden simbólico, se le escabulle.

Destino: encrucijada o trama
por Érica Raquel Rocha de Oliveira

En el Seminario 23 Lacan trabaja la figura del destino como ficción, trama, lo que no estaba antes. Este texto intenta dar cuenta de cómo con estas contingencias construimos nuestro destino, ya que en tanto seres hablantes somos nuestros propios artesanos.

Amor y trabajo
por Ana Esther Krieger

A partir del enunciado freudiano: “El tratamiento no podrá proponerse otro fin que la curación del enfermo, el restablecimiento de su capacidad de trabajo y de goce”. La idea del texto es promover la reflexión sobre algunas preguntas: ¿Qué es trabajar y amar hoy?, ¿siguen teniendo estos dos fines el mismo valor?, ¿Cuáles son los modos de trabajar y amar hoy?, ¿El paradigma freudiano está aún vigente?, ¿Qué otras salidas son posibles?

“De cómo el 'melli' Guillermo nos enseña teoría del discurso y nos introduce en la pregunta por la ciencia y su método.”
por Oscar Pablo Zelis

Lacan nos introducía a la noción de discurso como aquello que por un lado tiene que ver con la lengua hablada, y como funciona como aparato regulador del goce y es sinónimo de lazo social. Cuando le da la categoría de concepto dice “el discurso es un lazo social” e indica la regulación del goce en la relación del sujeto con el otro. El autor nos muestra en este texto de una manera original, la utilización de aquel discurso que Lacan denominó como "amo" (aquí científico) para crear una "sugestión" de verdadero en el campo social donde interviene. Y se pregunta: qué relación tiene este discurso de la "ciencia" con el Sujeto.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta