Columnas

Divanes de Procustes
por Juan Trepiana

Hay maestros procusteadores. Hay, o pareciera haber, analistas siempre dispuestos a llenar de sentido común la falta, a no dividir, a poner en juego asuntos contratransferenciales al estilo Procustes. ¿Inhibidores profesionales? Si enseñar es “poner en signo”, ¿será ese signo el lecho –o los lechos– de Procustes? Si el viejo Procustes, posiblemente hijo del mismo Poseidón, no hubiera sido asesinado por Teseo, el gran celador de la ley, como decíamos, sería imaginable ver su última morada en la Argentina…

Política y Juego
por Germán Spangenberg

Podemos conceptualizar “el jugar” como una práctica social. Dado que está articulado a un espacio marginal a la demanda y respecto de la cual un niño se instituye como sujeto en un orden social determinado… La sociedad capitalista actual, su forma de multiplicar y distribuir los objetos de goce, es decir, la forma en que estructura las relaciones humanas, conlleva individualismo y segregación. Por algún motivo parece obviarse la relación entre la emergencia de una suerte de “autismo de la vida cotidiana” y las estructuras sociales; como si los pequeños actos íntimos como el jugar no estuvieran influenciados por la cultura y viceversa.

Apuntes sobre el diálogo entre los psicoanálisis y los feminismos
por Irene Meler

Se exponen algunos conceptos de los desarrollos teóricos de Nancy Chodorow, una autora representativa del enfoque psicoanalítico intersubjetivo con perspectiva de Género, desarrollado en los Estados Unidos.

Feminismo lacaniano
por Ernesto Pérez

El aporte de Lacan a los debates sobre el género no va a estar centrado en ninguna perspectiva política o ideológica sino estrictamente al planteo de las formas de gozar en la época, lo que el feminismo viene proponiendo como alternativa histórica. Por lo tanto la cuestión del poder patriarcal y su correlato en una hegemonía del hombre sobre la mujer, de lo hetero sobre los otros géneros, son una consecuencia del discurso del Amo.

Infierno bajo el puente
por Sergio Zabalza

En Buenos Aires, la barbarie irrumpió de la peor manera cuando unas personas en situación de calle que pernoctaban bajo un puente fueron quemadas y filmadas por al menos dos sujetos. Ningún hecho, discurso o circunstancia es ajeno al momento y lugar en que acontece, de allí que este infierno bajo el puente no sea fruto del arranque individual y aislado de algunos ciudadanos desvariados, sino antes bien un signo de una subjetividad en ciernes: el Otro es descartable, no existe.

Hacia un feminismo freudiano
por Sofía Rutenberg

Ir hacia un feminismo freudiano supone dar cuenta que Freud es un síntoma, porque es el problema y la solución al mismo tiempo. Es gracias a su descubrimiento de que el inconsciente habla, que existe un saber no sabido… Sin embargo, es necesario formular una clínica que tenga en cuenta que el inconsciente no es algo abstracto, sino que se configura dentro de relaciones de poder… La invitación no es a dejar en desuso a Freud, porque negarlo es negar al psicoanálisis. Se trata de apropiarnos de su escritura y su ética en pos de construir un horizonte clínico que sin eufemismos esté a la altura de la subjetividad de nuestra época.

Duelos ¿eran los de antes?
por Ana Esther Krieger

En el siglo XX se produce un giro hacia la negación de la muerte y la eliminación del duelo, en consonancia con el proceso de industrialización del capitalismo que se extendió con la globalización… Aparece un cierto deber ser moral y obligación social de evitar todo motivo de tristeza. Los ritos funerarios también cambian… Sin embargo, resguardados en la virtualidad, los usuarios se animan a hacer públicos algunos de sus dolores más hondos. Las redes se hacen eco… ¿Nuevas formas de simbolización?

Brasil, Nueva Zelanda: locura y segregación en el planeta
por Sergio Zabalza

Dos trágicos sucesos perpetrados por móviles sólo en apariencia disímiles, pero que confluyen en la más demencial locura, se dieron cita en sendos países y estados muy diferentes en sus políticas, historias, conformación social y ubicación geográfica. Un síntoma revelador de la locura segregativa que asola el planeta… El acto loco jamás está desvinculado del entorno, antes bien: es el producto del discurso que vehiculiza una comunidad hablante.

Una conversación necesaria entre psicoanálisis y feminismo
por Nora Merlin

El sexo para el psicoanálisis, a diferencia de las teorías feministas, no es una construcción discursiva ni un argumento que se deconstruye, Butler hace de la sexualidad algo que se comunica vinculando el sexo con el significante y la significación. Para el psicoanálisis la noción de sexualidad es inseparable de la existencia del inconsciente y no se reduce a un deseo conciente… Son las prácticas las que construyen discursiva o culturalmente lo masculino y femenino como entidades diferenciales; el sexo “se hace” y puede deshacerse en el plano de la significación, que siempre está en proceso…

El poder de la denuncia
por Ana Esther Krieger

Estamos asistiendo al fenómeno de la denuncia que aparece como una herramienta con reconocimiento público, en el marco de la desarticulación del pacto heterosexual que viene sosteniendo la lógica del patriarcado… Términos como parrhesía, mentira, retórica, ayudan a pensar –también desde Foucault–, las implicancias de la denuncia y el alcance de la sororidad en el lazo social y el sujeto, en pos de una verdad emparentada con la ética.



Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas