Columnas

Múltiplos de dos
por Ana María Gómez

La buena forma se completa en la escena -y en la imagen esperada y tranquilizadora- a partir de los múltiplos de dos. El uno o el tres despiertan, en la mayoría de los casos, suspicacias y comentarios.
En este rasgo se destaca cuanto padecemos aún de exceso de imaginario, cuanto nos cuesta atravesar el complejo del semejante o que poco tramitado tenemos, en general, nuestro tránsito por los espejos.
Nuestra sociedad, en gran medida, tiende mas a destacar el parecer que el ser y de ello se desprenden muchas de nuestras desdichas .

El analista en la brecha: la autorización
por Verónica Cohen

"...La autorización no podría construirse sin pasar por una desreligiosidad que pone en causa un deseo en lugar de una servidumbre inconciente a un lugar del Otro, al deseo del Otro, a algún otro en ese lugar. Si autorizarse es con algunos otros, el lazo con los otros es posible cuando no se está hablándole al Otro o algún ideal que lo simbolice. Pasaje del Otro al otro..."

Las amor-exias
por Mirta Goldstein

"...Al llamarlos amor-exias, no intento crear otra categoría nosográfica, sino jugar con el significante para descubrir nuevas posibilidades de abordaje psicoanalítico. Entonces las considero amor-exias por dos razones: la primera -ya mencionada- es que tienen que ver con un fracaso de la operatividad de la demanda de amor en la estructura, y en segundo lugar, porque el amor al padre no se inscribe como síntoma que estructura al sujeto..."

Sobre el Amor y la Locura
por Norma E. Alberro

"... Mi lectura de este texto resalta los aspectos psicoanalíticos de este debate entre el Amor y la Locura. El 'Debate' (Débat de folie et d'Amour por Louise Labé) expone los conflictos entre dos tipos de discursos de la libido: el que toma el Amor como principio ordenador de una armonía imposible de lograr, y el de la Locura que rechaza y aleja los límites del saber. La 'loca curiosidad' del ser humano, no puede ser condenada sin condenar al mismo tiempo su sed de saber..."

Muerte y análisis
por Elena Jabif

"...La muerte concebida como primordial en el nacimiento de los símbolos y la sepultura como el primer símbolo de los vestigios del culto a los muertos, lo conducen a Lacan a afirmar que el rol y el deber del analista es presentificar la muerte para el analizante.
Es nuestra eventual muerte la que sostiene el propio deseo y nos proporciona el sentido de la existencia..."

Trabajar publicamente con los furcios públicos ¿sirve para algo?
por Sergio Rodríguez

¿Es pertinente interpretar formaciones del inconciente fuera de la transferencia que se establece en el consultorio? Considero que sí. Lacan lo ha hecho repetidamente y Freud también. La transferencia no es un fenómeno privativo del consultorio psicoanalítico sino que es la operación que condiciona todo vínculo social.
El derecho a hacerlo proviene de que el furcio ha sido proferido públicamente y tiene efectos sobre sectores sociales considerables.

La angustia de la libre contratación en psicoanálisis
por Teodoro Pablo Lecman

El contrato en psicoanálisis parece un elemento extrínseco a la cura psicoanalítica y sólo aparece como 'usos y costumbres', como regla en instituciones de diverso sesgo, o como procedimiento de prestigio que trasciende de las manos de los grandes personajes como Freud, M. Klein y Lacan (...) Todos sabemos ahora que las tradicionales cuatro sesiones por semana prácticamente no existen, que todo es flexible y que ya no se puede ni interpretar la envidia por el abandono de las vacaciones. Quizás porque la modalidad de turismo breve impuesta por la época lo desaconseja.

El porvenir de la infancia
por Juan Carlos Volnovich

El porvenir de la infancia dirige el foco de atención al imaginario social. Es la infancia que trasita por el imaginario social como efecto de sentido, como atribución de significados producto del discurso que decide sobre el lazo social y ordena la relación con lo real, la que reclama nuestro interés.
San Agustín contribuyó a instalar en el imaginario social la figura del niño pecado que Freud legitimó; con Descartes se convalidó la figura del niño equivocado que Piaget desmintió.
Con el correr del tiempo el niño pecado, el niño equivocado, el niño esclavo, aunque no han desaparecido del todo, cedieron el lugar al niño objeto, al niño consumidor, propio del capitalismo actual.
Quisiera una infancia respetada y no tutelada. Una infancia dónde los chicos fueran reconocidos como sujetos deseantes, sujetos epistémicos, sujetos de derechos. Sujetos, y no objetos.

Repetición y clínica psicoanalítica con niños
por Mirta Goldstein

La repetición impone no reducir el análisis al Edipo y más aún, no detenerse ante pegan a un niño, puesto que lo que del Padre se abrocha como síntoma, justo es deshacerlo. ¿Mas como deshacerlo en un niño? ¿Cuál es la índole del síntoma infantil sin un sujeto del síntoma, en la repetición?...Síntoma de la estructura fantasmática que se obstina en desconocer que algo se inscribe como indecidible.

De un saber que no alcanza para cubrir la verdad y alguna de sus consecuencias
por Alberto Franco

Sin duda es necesario, para cualquier lector de Lacan, periodizar los conceptos que el maestro francés va desarrollando. En efecto, se trata de ir ubicando los puntos de viraje en que los conceptos centrales se modifican o rearticulan para poder avanzar en el desarrollo de la teoría... No está de más, cuando es posible, apoyarse en la lectura de aquellos que, con su propia lectura, ayudan, como veremos, a dar un paso más hacia adelante



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta