Subjetividad y Medios

Sección coordinada por Bruno Bonoris
El sujeto mediático 13/ Segunda parte
por Enrique Guinsberg

No pueden dejarse de lado aspectos de la estrategia comunicacional, entre los que sólo a modo de ejemplo puede señalarse lo que C. Guevara entiende se produce por la unión entre un sustantivo siempre ligado a idénticos adjetivos y atributos explicativos que convierten una frase en fórmula hipnótica que, infinitamente repetida, fija el significado en la mente del receptor (Guevara, 2003). Sin olvidar el concepto de violencia simbólica acuñado por Bourdieu y Passeron que Pross reelaboró para aludir a la violencia que ejercen sobre los ciudadanos los medios públicos de comunicación mediante la selección del acontecer y su reinterpretación a través de los códigos y símbolos que se utilizan para su transmisión.

El sujeto mediático/ 13. Interludio: control social mediático
por Enrique Guinsberg

Estamos ya en una nueva etapa de la sociedad, que se caracteriza por el predominio de las formas persuasivas de control social -basadas tanto en la multiplicación de los soportes tecnológicos de la comunicación moderna (imagen, televisión, radio) como en la comunicación-red (autopistas de la información, Internet, etc.)- y donde se ha dado una extremada extensión de los contenidos persuasivos, que estructuran una nueva forma de control cuasi-totalitario a través del control cultural.

El sujeto mediático / 12: El agendamiento de los sujetos
por Enrique Guinsberg

La ahora muy conocida agenda setting, o teoría de la agenda, es muy clara en su formulación inicial al señalar que como consecuencia de la acción de los periódicos, de la televisión y de los demás medios de información, el público es conciente o ignora, presta atención o descuida, enfatiza o pasa por alto, elementos específicos de los escenarios públicos. La gente tiende a incluir o a excluir de sus propios conocimientos lo que los media incluyen o excluyen de su propio contenido.

Sujeto mediático/11: medios, salud mental y locura
por Enrique Guinsberg

Si en anteriores escritos sugería el papel de los medios actuales en la construcción del principio de realidad y se transcribían citas coincidentes de intelectuales de distinto origen en el sentido de que hoy los medios son lo que construyen nuestra realidad, ahora debe recordarse que una de las acusaciones constantes a los medios es precisamente que distorsionan, falsean y ocultan lo que realmente acontece para presentar otra realidad adecuada a su particular visión o interés, de modo tal que el hombre piense, actúe y proceda en base a lo que se le indica que es la realidad.

El sujeto mediático /10: medios, salud mental y locura
por Enrique Guinsberg

Las fuentes que tomo como parámetro en esta nota hacen referencia de manera exclusiva al campo microsocial de la familia, pero sin transpolaciones mecánicas, es importante comenzar a pensar en un doble vínculo a niveles macrosociales, que llevaría a la creación de un estado esquizoide compartido a niveles masivos. Cuando una persona se ve atrapada en una situación de doble vínculo, responde defensivamente de una manera similar a la del esquizofrénico.

El sujeto mediático / 9: Medios, salud mental y locura
por Enrique Guinsberg

La publicidad fomenta entonces una situación donde el hombre se siente dominado por los objetos, convertidos en un universo omnipresente y omnipotente. “La connotación de valor -señala Michèle Mattelart- no se sitúa más en el ser, sino en la cosa [...] En este movimiento de transposición constante uno no sabe quién es quién. La vida amorosa y sensual se cristaliza, por ejemplo, en las medias o el lápiz labial, promovidos al rango de actores esenciales. La relación humano‑humano desaparece frente al surgimiento de la pareja humano‑objeto, que aparenta descansar sobre las mismas tendencias libidinal‑afectivas y tiende a satisfacerlas de manera mucho más eficaz y menos dolorosa”.

El sujeto mediático/8: Medios, salud mental y locura
por Enrique Guinsberg

Lo predominante en los medios masivos de difusión, sobre todo en los electrónicos, es un discurso que refirma los valores de la sociedad establecida, es decir del statu-quo, rechazando y estigmatizando todo lo que se le opone en general. Es decir que lo que en definitiva puede ser una diferencia de opiniones no es presentada en tal forma, es decir como visiones distintas u opuestas acerca de la vida, la cultura, sino como alteraciones psicopatológicas que evidenciarían anormalidad y locura. Algo por supuesto nada nuevo sino clásico a lo largo de toda la historia para denigrar a quienes no entran dentro de los parámetros de salud mental en una perspectiva estadístico-adaptativa. Ironiza Milan Kundera: La emisora de radio que escucho pertenece al Estado, por eso no hay anuncios y entre noticia y noticia ponen las últimas canciones de éxito. La emisora de al lado es privada, así que la música es reemplazada por los anuncios, pero éstos se parecen a las canciones hasta tal punto que nunca sé que emisora estoy oyendo.

El sujeto mediático/ 7: Superyo mediático
por Enrique Guinsberg

El aporte de los medios masivos de difusión a la construcción del aparato psíquico por supuesto no puede dejar de lado a la instancia del superyó. Las sociedades para mantenerse y perpetuarse necesitan de sujetos con un determinado tipo de yo y de superyó (...) Los medios se han convertido en la principal institución ideologizadora del mundo contemporáneo (...) El medio de comu­nicación es el dinamizador de un consenso internalizado frente al sistema y sus estrangulamientos, precisa A. Mattelart.

Sujeto mediático / 6 . La guerra
por Enrique Guinsberg

"...En un contexto cada vez más parecido al del nazismo por la presencia de ideas de superioridad y necesidad de predominio, utilización de mentiras que repetidas se convierten en 'verdades' y que generalmente no pueden probarse, el uso de la 'guerra psicológica' y de la información tienen una importancia estratégica..."

El sujeto mediático /5
por Enrique Guinsberg

"...Este proceso identificatorio implica un mecanismo psicológico relacionado con el filosófico y sociológico de alienación, donde la introyección de figuras admiradas coloca la propia identidad en tales modelos pero internalizándolas. Esto se produce de diversas formas, tanto a través de la señalada creación de figuras -reales o de ficción- como de los omnipresentes anuncios publicitarios que fomentan múltiples deseos, fundamentalmente el de ser reconocidos y valorados a través de ellos, convirtiendo al poseedor en propiedad del objeto (mercancía)..."



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas