Introducción al Psicoanálisis

Sección coordinada por Liliana Donzis
El pago como acto
por Olga Cuadra

Este trabajo surgió a partir del seminario que dí durante el primer cuatrimestre en la EFBA,"El pago y el dinero como obstáculo en la dirección de la cura", el cual fue muy fructifero y debatido con los colegas que participaron en el mismo de manera muy activa, con sus interrogantes, planteos y viñetas clínicas, a ellos mi agradecimiento. Por qué hablar de ese tema no siendo unos de los cuatros conceptos fundamentales pero con seguridad el tema del pago y la deuda participa de modo regular en nuestra práctica y varias veces de manera de obstáculos. ¿Cuál es la función del dinero? se paga con dinero o este es subsumido a los matices de la pulsión o la economía libidinal de cada analizante ¿Hay otras formas de pago?.

En búsqueda de la media naranja
por Daniel Fernández

Es sabido por todos los psicólogos que la problemática más común que lleva a una persona a hacer una consulta profesional suele estar vinculada, de un modo u otro, a la vida amorosa. Están aquellos que aman y se angustian porque no son retribuidos de igual forma, están los que sienten que han perdido el amor y les duele poner fin a una relación antes prometedora, están los que pese a amar y ser correspondidos encuentran diversos obstáculos por los cuales es difícil sobrellevar la relación y están aquellos otros que, contra viento y marea, buscan anhelantes a ese otro ser que los complete para poder así de nuevo enamorarse y alcanzar la tan esquiva felicidad. Sin embargo… ¿es posible hallar a alguien con tales características? ¿Es factible dar con ese alguien que complete nuestro ser? ¿Es acaso justo pretender que otro sea el responsable de nuestra felicidad?

XX ¿Y? “El sexo nos hace hombres o mujeres... o las dos cosas”
por Sandra Larrachado

La clínica psicoanalítica pone de manifiesto que cuando un ser hablante es convocado a responder como hombre o mujer no sabe hacerlo, la sexuación depende de un decir, un decir que reúne ciertas características, que no esta escrito pero puede escribirse…( el pasaje de la lectura desenfrenada de libros sobre lo sexual de Alex a su propia palabra quizá lo testifique en el film) Esta lectura de la clínica de la sexuación abre un campo de operación, el campo que es el nuestro “el campo del deseo” , “el psicoanálisis es una teoría que considera al deseo como motor del funcionamiento subjetivo y la psicosexualidad es la referencia a partir de la cual se decodifica cualquier relato”[1] . La sexualidad se haya radicalmente modificada después de Freud, arrancada del reino biológico, mas allá de este es necesaria una implicación subjetiva del sexo, una asunción, y es esto lo que rescato del film, el foco en la asunción en la medida en que el discurso delimita esa idea de poder no hacerlo o rechazarlo, demarcando que “la declaración soy hombre, o soy mujer es siempre problemática y requiere que se precise desde donde, desde que punto de mira se ubica el sujeto para afirmarlo”[2] , evidentemente la película testimonia como progresivamente Alex va tomando posición para poder llegar a seguir con el destino que deja abierto la ambigüedad de su nombre… En un sujeto pueden coexistir posiciones encontradas de la diferencia entre lo que la sexuacion le debe a lo imaginario, a lo simbólico y a lo real. Por una lado esta el sexo biológico localizado en un cuerpo eminentemente imaginario, que solo se rige por los caracteres sexuales primarios y secundarios, es “el cuerpo que se ve”, la imagen del cuerpo.

El Lugar del Analista
por Gretel Esandi

Para poder introducirnos en la configuración del lugar del analista, primero debemos acercarnos a algunas ideas producidas por Freud y Lacan. Sin embargo, antes de ello, podríamos pensar en la escena burda y colectiva de una sesión con el analista. Muchos de nosotros imaginamos a dos personajes, uno hablando y otro escuchando, uno angustiado y otro distante, en un lugar acorde con la calidez y la tranquilidad, en un espacio de tiempo recortado una o dos veces por semana; pero ésta escena, en verdad, ¿Se asemeja con la realidad?. Se podría pensar que este cliché de nuestro imaginario social coincide a la hora de pensar la posibilidad de un análisis, en dónde alguien nos escuche tranquilamente y sin críticas para poder responder a la pregunta paradigmática de todo sujeto: ¿Qué me pasa?....”Sé que usted sabe sobre mi goce, aunque de mi goce nada quiero saber”. Sujeto que se configura por el simple hecho de llegar al análisis, sujeto escindido que de su goce nada sabe.

Niños y Adolescentes: Sistema Educativo en Problema
por Mónica Beatriz Peisajovich

Tomamos como base que se aprende a través de un ser humano, el cual tiene sus propias limitaciones al enseñar, su ayuda a nivel global, su método de enseñanza-aprendizaje lo traspola, así, ¿es efectivo para todos los alumnos? El rol del docente está cambiando: en su adecuación de roles, él está aprendiendo gracias a continuos estudios y a nuevas teorías. Lo cual es fácilmente notable, aún cuando la lamentable lentitud de tal proceso en relación al ritmo mucho más rápido de los alumnos, sea tan desparejo, a expensas de la experiencia educativa por parte de los alumnos, lo cual no es sin consecuencias para ellos. Howard Gardner, reconocido Neuropsicólogo e Investigador de la Universidad de Harvard, actualmente presidente del Comité Gestor del Project Zero de la Escuela Superior de Educación de Harvard, tomó su tiempo para evaluar a los niños de diversas poblaciones, así como a las tareas docentes y a los padres. Luego de efectuar exhaustivas evaluaciones postula su Teoría de las Inteligencias Múltiples, con la cual da un giro radical en el concepto de Inteligencia, así como también al modo de Enseñanza y la posición del alumno y del docente. Sus investigaciones no habrían podido llevarse a cabo sin la amplia colaboración de ambas partes, sostiene recurrentemente en sus escritos.

La Obesidad: Puntos de convergencia del conjunto de los llamados síntomas contemporáneos
por Edit Beatriz Tendlarz

Dentro del imperativo de goce del superyó actual, el cuerpo cobra un nuevo estatuto.Esta novedad puede trazarse en la enseñanza de J. Lacan a partir del giro teórico conceptual que imprime a su seminario sobre la angustia (1962-1963). Hasta entonces, resultaba hegemónica la posición de los vínculos del sujeto con los registros de lo imaginario y de lo simbólico. Desde entonces, aparece la concepción del objeto a como objeto que se desprende del cuerpo. En ese momento, Lacan ve al objeto a como un fragmento del cuerpo desde una óptica que puede presentar diferentes modalidades. Ya que el objeto a no puede reducirse a la nueva lógica del significante, aquí postularía que “se asimila al cuerpo como viviente”. Como se halla del otro lado de la frontera del significante, el cuerpo gana vida gracias al objeto.

Celos e infidelidad en la vida amorosa
por Daniel Fernández

Hablar de celos es hablar de interés. Si celamos a alguien es porque ese alguien nos importa. Por ende, queremos que nos elija y no elija a otra persona. Es decir que celos e infidelidad son obviamente dos conceptos vinculados. Para hablar de celos, en principio debemos mencionar los casos en que una persona sabe a ciencia cierta que su pareja le es infiel porque ya lo ha sido en reiteradas veces y porque sólo dice arrepentirse una vez que es descubierta. En este caso, la persona que siente celos tal vez debería cuestionarse por qué insiste en continuar su relación con una alguien así, por qué sigue luchando por cambiar a quien sabe que no va a cambiar, por qué persiste en continuar invirtiendo en una pareja que le genera celos cuando estos celos la hacen vivir mal.

Sobre la homosexualidad y el deseo
por Valeria Soledad Zaldivar Mir

Muchas son las opiniones con respecto al matrimonio gay. En lo personal, creo que hay que festejar el acto de aprobación por parte de la justicia, ya que siempre nos concentramos en criticarla y una vez que se permite a la gente expresarse sin autoritarismo, algunos se dan el lujo de cuestionar.

La aureola del padre, los cuernos de la madre y la sordera del analista.
por Lucía Beltrán

Coral llega a consulta vislumbrando una posibilidad que –fantaseada por largo tiempo- comenzaba a mostrar su viabilidad: tomar distancia de la madre.

- Quisiera no volver a verla, pero no puedo, el problema no es sólo ella, también está mi papá y mis hermanos… Ella se va a enfermar y todos dirán que yo tuve la culpa. Siempre hace lo mismo, si alguien no hace lo que ella quiere, si no la estamos alabando permanentemente, se enoja y pone a los demás en su contra. A mi también me ha tocado ser de las que la apoyan y le retiran el habla a quien no está de su parte… Ya no le voy a llamar y no me importa lo que digan los demás.

- No sabe que bien me he sentido en estos días. No le he llamado y no me siento mal.
- Me dan ganas de ir a hablar con ella, decirle todo lo que pienso, que es injusta, que es soberbia, que no puede hablar así de la gente, que estoy harta de estarla halagando, que me enferma cómo trata a mi papá, le voy a decir… bueno, le diría… le diría que se la pasa pidiendo que la alabemos: “¡ay, que buena eres mamita!”, “¡ay qué bien arreglada tienes la casa, mamita¡”, “¡estás tan bien conservada!”, “¡qué bonita familia tienes!”… Le voy a decir, le voy a decir que me doy cuenta de cómo es ella, que yo no creo que es perfecta… Pero me da miedo.
- ¿Miedo de qué?
- De que se muera.
- Usted cree que puede morir por lo que usted diga.
- No sé, a lo mejor sí… pero, bueno… no creo.

El analista es al menos dos
por Estela Schab

El analista es al menos dos Sabemos que la función del analista se enmarca en la dirección de una cura, de este modo esta dirección define un psicoanálisis porque implica a la transferencia. La transferencia, que en principio consiste en la investidura de un Sujeto supuesto saber, tiene una función estructural porque liga al sujeto al Otro, razón suficiente que orienta al neurótico en una búsqueda de saber. Sin embargo, para el analista el no saber es central a la hora de escuchar. Se propone un saber del des-ser del sujeto supuesto saber. Se insiste en la importancia de estar advertido de la investidura de saber, de posibilitarla sabiendo que es un engaño, lo cual significa que el analista no sabe porque el saber es inconciente. Los esfuerzos de Lacan por diferenciar el psicoanálisis de cualquier saber totalizante conducen a pensar que, en ocasiones, se pone en juego una sustitución del psicoanálisis por la clínica. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de clínica? Se dice de una clínica de la pulsión, de lo real, del fantasma, de las identificaciones, clínica con niños, adultos, adolescentes. De este modo se toma a la clínica respetando su origen como concepto médico, y se pierde lo que tiene de analítico. En este punto interrogamos: ¿Qué particularidad le otorga a la clínica que sea psicoanalítica? La particularidad radica en que el psicoanálisis es caso por caso y en cada caso la clínica se reinventa. Entonces no se trata de una sustitución sino de especificar la singularidad que hace a la clínica psicoanalítica.



Recibí los newsletters de elSigma






Actividades Destacadas

Escuela de Psicoanálisis del Borda

ACTIVIDADES 2017
Leer más
Realizar consulta