Columnas

Constelación del virus, coronación del goce
por Juan Trepiana

En el planisferio se instala la peste, una de miles, el inconsciente colectivo es politeísta y dinámico y creativo ad infinitum, una matriz de nuevas versiones de viejos demonios, de nuevas investiduras a dioses pertenecientes a antiguos eones. His Majesty the virus devora en espejo a los viejos, como Cronos a sus hijos.

Cuarentena masiva: “Matrix 2020”
por Diana Sahovaler de Litvinoff

Poner a toda la humanidad en cuarentena obligatoria es posible porque la humanidad globalizada ya viene entrenada a las respuestas masivas, uniformes, dirigidas, calculadas. Una cuarentena en la que todos son potenciales enfermos. La concepción previa de una sociedad individualista en la que el otro es contagioso o peligroso, se materializa. Y contamina la concepción del sí mismo: “yo soy potencialmente contagioso o peligroso, culpable”… Podemos vislumbrar que el hombre aislado es más fácil de controlar y manejar.

Un enemigo invisible “COVID-19”
por Mónica Cruppi

La enfermedad y su riesgo de contagio generan: angustias, ansiedades, temores y pánico, que se anudan con contenidos inconscientes agudizando el peligro real. La pandemia implica un tiempo de suspensión y de readaptación a la realidad con gran incertidumbre porque desconocemos sus alcances y sus consecuencias… Estos tiempos nos empujan a realizar una deconstrucción del sujeto posmoderno centrado en sí mismo hacia un sujeto solidario con conciencia del otro como semejante.

El COVID-19 y la amenaza a la subjetividad
por Marta Gerez Ambertín

La Peste no será vencida con actitudes negadoras, egoístas, irresponsables o llanamente estúpidas como la de ciertos payasos mediáticos. La necesidad de distanciarse físicamente de los otros debe tener el reverso de estar más cerca que nunca en lo moral, afectivo, económico y social… Ni negar ni exagerar, sí colaborar, acatar, denunciar, estar en permanente contacto “virtual” con propios y extraños, respetar y agradecer a los que “ponen el cuerpo” (que en este caso es “la vida”)… Se trata del futuro propio y del país ninguna tarea es demasiado complicada. Algunas veces debe intentarse incluso lo imposible.

Coronavirus, un nombre de lo Real desnudo
por Amelia Haydée Imbriano

La mutación que produce la “gestión capitalista” (así me refiero a la mutación del discurso del amo, devenido este en un amo multinacional omnipotente) aparece en las escenas, enmascarando una mutación estructural, en donde el sujeto del inconsciente es destituido… Su aparición ha sido provocada por la geopolítica de la globalización –tanatopolítica‒ y con consecuencias letales para el sujeto. Están en curso figuras de patentización de un sujeto de goce que expresa las evidencias de la pulsión de muerte, de las cuales una máxima expresión es “Conavid-19”.

El otro en tiempos de peste
por Irene Meler

Oscilamos entre el repliegue angustiado ante la proximidad del semejante, que podría ser un siniestro mensajero de la muerte, y el anhelo, la nostalgia de la comunicación, la risa compartida, el abrazo solidario ante el dolor de las pérdidas. ¿Van a prevalecer los acaparadores, que perciben al otro como un competidor por los escasos recursos? ¿O, por el contrario, se va a instalar la comprensión de que no es posible sobrevivir sin el otro?…Tal vez convenga deconstruir esas antinomias, y entender que somos responsables de modo individual de la situación colectiva… para poder construir de modo reflexivo y colectivo, las defensas posibles.

Cuarentena y distancia física
por Leda Martyniuk

¿Qué sucede con el Otro-social de la pandemia? ¿Cuál es la verdadera pandemia? Ya vimos que la vida contemporánea arrasa con nuestra singularidad provocando vínculos cada vez más efímeros y distantes donde los cuerpos se desencuentran para encontrarse luego a través de una pantalla… La distancia en cuarentena es física, no social ni moral. Resulta imprescindible mantener los afectos para volver al tacto cuando finalice el aislamiento.

Fallo inédito: dos padres, una madre, tres familias
por Marta Gerez Ambertín

En un fallo inédito, una Jueza argentina fundamenta su intervención a favor del deseo de una niña de 9 años para tener dos padres y una madre. Así, otorga la triple filiación y reconoce a la familia como una “constitución pluriparental devenida de la filiación socioafectiva, biológica y originaria”. Por tanto, declara inconstitucional el artículo 558 del Código Civil y Comercial de la Nación por considerar la existencia única de sólo dos vínculos de paternalidad (una madre y un padre)… Lo trascendente de declinar prejuicios y paradigmas perimidos que impiden el reconocimiento de la multipluralidad y diversidad de deseos, géneros y filiaciones, marca un camino a imitar por la justicia y por cada abordaje a favor de la salud.

Entre el ocio y el negocio
por Amelia Haydée Imbriano

Desde la imagen impuesta, el sujeto-consumidor, queda adherido por el perceptum, cuyo precio suele ser alto: el riesgo de perder su máxima intimidad e identidad, la identidad del pensamiento… Cuándo predomina la identidad de percepción y el proceso primario, la pulsión no se encuentra con obstáculos tales como la represión y el surgimiento del deseo… En realidad se trata de ese trabajo letal que convierte la vida en más de lo mismo, constituyendo un reinado cuya política es el goce del trabajo de la pulsión de muerte… Esa es la perversión del capitalismo, propiciando un sistema social en donde el todo-compacto es el modelo que siguen las partes. Un modo de suplir el vacío constitutivo del sujeto, y creyendo rellenarlo, en un instante, en un relámpago, el sujeto se resuelve en el ataque al vínculo social que lo instituye. El mundo del negocio no es sin consecuencias.

El acto de “colegir”: Katharina, Freud y las vacaciones
por Julián Ferreyra

En “Estudios sobre la histeria” conocimos sobre Katharina, una joven que Freud escuchó durante un rato mientras vacacionaba en las montañas. ¿Se trató, estricta y estéticamente hablando, de un caso? Más bien, diremos que fue una conversación peculiar, en donde colegir fue el acto crucial: en modo alguno medio o técnica, sino estrictamente el síntoma representante del analista, la analizante y esa Otra escena: las vacaciones. ¿No resulta curiosamente sintomático que los acontecimientos más interesantes de un psicoanálisis se produzcan en el instante en que nos abstenemos de formalizar y reducir en “caso” a la experiencia que hemos decidido hacer advenir?



Recibí los newsletters de elSigma

Actividades Destacadas